Conecte con nosotros

LOCALES

La marcha fifí: una manifestación vacía

Publicado

el

Compartir:

Fue evidente que la marcha fifí estuvo vacía, eso no es una novedad. Fue claro que la marcha de los fifís estuvo vacía de contenidos, de consignas y de sustancia política.

Fue evidente la ausencia de cohesión política y propuesta programática.

Sí, en la marcha fifí, hubo excesos de cinismo y carencia de escrúpulos al humillar y ofender a  sus trabajadores del hogar al obligarlos cargar sus pancartas y hacerlos desfilar en forma coaccionada y; sí, estuvo llena de insultos y denuestos hacia la gente humilde y a la Presidencia de la República. 

La marcha fifí, también, fue la enésima derrota política del año de la oposición que la convirtió en la derrota organizada del PAN y el PRD donde los líderes encabezaron una maltrecha manifestación. Ahí estuvieron Santiago Creel Miranda, Marko “Guaido” Cortés, Gabriel Quadri, Gustavo Madero Muñoz y Kenia López Rabadán para rubricar su fracaso.

Pero no me refiero a ese vacío me refiero al vacío que hicieron las feministas vandálicas y violentas. La ausencia de éstas en la marcha fifí confirma lo que todos presumimos fundadamente, que la violencia es patrocinada por la derecha conservadora. No es casualidad que las marchas fifí –es un decir, por aquello de lo vacío que están- estén blindadas de la presencia de los escuadrones violentos y vandálicos de las supuestas feministas maximalistas.

La ausencia de las violentas confirma que éstas están al servicio de la derecha conservadora y forma parte de una orquestación que inicia como un golpe blando hacia gobiernos de izquierda que están instrumentando políticas públicas a favor de los pobres. Está claro que: Esas formas de violencia contra civiles son utilizadas para infundir miedo y terror en la sociedad, y para ejercer coerción o manipular a las audiencias a través del efecto multiplicador de los medios hegemónicos −usados como vehículos de propaganda−, y pueden ser empleadas como pretexto para instigar o iniciar una guerra, derrocar un gobierno o favorecer un golpe de Estado.” (Carlos Fazio. La jornada 03/12/2019).

Pero lo más grave es que feministas bien portadas toman partido a favor de ellas como si se tratara de verdaderas feministas aunque mal portadas –según ellas mismas-.

 Me llama mucho la atención que feministas bien portadas y militantes de Morena llamen a violar reglamentos administrativos, que al fin y al cabo son asuntos menores frente a la violencia brutal de que son objeto las mujeres -argumentan apasionadamente-. Tendrán consciencia de que es la violentación de los reglamentos administrativos es una de las variables que han provocado el exponencial crecimiento del índice de criminalidad que estamos padeciendo. 

En cuanto al vandalismo Elena Poniatowska dice: “Rechazo el vandalismo, me dicen, y yo estoy de acuerdo, sobre qué vale una mujer muerta, una mujer violada al lado de un edificio pintarrajeado de por vida, manchado de por vida, que cómo puedo establecer. Yo no establezco nada entre una cosa y otra, pero desde hace muchísimos años que no creo en la autodestrucción”. Y agrega “A quien le sirve la destrucción, destruir con rabia es algo que yo creo que nos lastima, no sólo lastima el físico, significa un coraje que uno tiene dentro y que te hace capaz de darle una cachetada a un niño. Esa es mi única diferencia con las feministas, además de mi total incapacidad de decir groserías, mi máxima grosería es pinche, pero no puedo decir puta. Bueno, ya lo dije.”

Son piedras que no tienen valor, dicen las feministas mal portadas, cuando hablan de los edificios artísticos y monumentos históricos. Bueno, si de piedras se trata vamos demoliendo la Pirámide del Sol y hagamos cercas y empedremos las avenidas que al fin y al cabo son piedras sin valor. Yo sostengo lo contrario estas piedras son historia y contienen el trabajo de miles de hombre que nos antecedieron, las piedras nos hablan. Solo quienes no tienen espíritu no las escuchan. Si el arte no las conmueve difícilmente las podrá conmover la vida humana.

Las cosas, los objetos se vuelven emblemáticos cuando sintetizan los valores y la idiosincrasia de un colectivo. Acaso la bandera nacional es un trapo o la virgen de Guadalupe una mona. No, son íconos que la sociedad les dio valor y sentido.

Cuando hablan de simples piedras y de simples objetos exhiben su ignorancia y su desprecio por la cultura y finalmente por la vida humana pues la cultura es producto del hombre.

Morena, por cierto, como partido no ha fijado postura. Sería conveniente que este instituto político lo hiciera reivindicando la lucha de las mujeres contra la violencia y su legítimo derecho a no ser agredidas, pero también deberá condenar la violencia y el vandalismo de estos grupos maximalistas financiados por la derecha moralmente derrotada. Morena debe dejar ya el inmovilismo y el cálculo político porque al final de cuentas puede perder más de lo que pretende ganar.

¡Y lo volvieron hacer! Escriben orgullosas en sus muros de Facebook, refiriéndose a los actos vandálicos de las violentas y golpistas, luego publican fotografías sonriendo con López Obrador. Que lo hagan ciudadanas comunes es normal. Que lo hagan cuadros destacados de Morena es inaceptable.

Lo volvieron hacer y lo volverán hacer para crear las condiciones de un golpe de Estado si los ciudadanos mexicanos se los permitimos. Ya quemaron libros en la FIL de Guadalajara como Hitler lo hizo, en su momento, en la Alemania nazi.

Dicen las bien portadas, que es la expresión de la rabia y el coraje de tanta violencia que se ejerce contra ellas. También cabe reflexionar que esta rabia y coraje, estas mujeres violentas,  lo saben contener cuando los que marchan son los fifís, pero cuando marcharon los padres de los 43 de Ayotzinapa  su rabia se desborda, ¿casualidad? 

Cuando los fifís son los que protestan saben contener su rabia y coraje. Calculan su coraje muy bien y se quedan en sus casas para no entorpecer la marcha de sus financiadores y promotores mediáticos. Su coraje y rabia contenidos son cálculo político y eso ya no es protesta social es lucha reaccionaria. La izquierda no puede apoyar eso.

Jamás imagine que un día presenciaría una manifestación abierta a favor de la corrupción y estoy que no doy crédito. 

Hoy las mujeres son fuertemente violentadas, es cierto, pero no por ello las feministas tienen el derecho de dinamitar un ambiente de consenso para con sus propuestas políticas. El gobierno actual tiene en su gabinete un 50 % de mujeres y los congresos federal y estatal –como es el caso de Colima- tienen también un paridad de género, por tanto las feministas no deberían dinamitar este ambiente favorable y deberían, sí, coadyuvar en la construcción de políticas públicas a favor del género femenino y un activismo afirmativo y pacífico. No tienen derecho a dinamitar el buen ambiente social hacia las políticas públicas feministas que el actual gobierno está poniendo en marcha.

Proponer patriarcado versus matriarcado es una apuesta por la violencia estéril que en el supuesto de que el segundo triunfe sobre el primero sólo estaríamos cambiando de tirano por tirana.

Yo apoyo el feminismo de la dramaturga Sabina Berman Goldberg y la escritora Elena Poniatowska donde hombres y mujeres erradiquemos la violencia contra las mujeres. Las feministas golpistas son la cara, en las calles, de los fifís reaccionarios y corruptos.

* Fotografía tomada de Twitter.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.