Conecte con nosotros

LOCALES

Buscan proteger con Denominación de Origen a productores de la Sal de Colima

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (15/10/2019).- Académicos y estudiantes de la Universidad de Colima (Ucol), así como representantes de la Secretaría de Fomento Económico del gobierno estatal, desarrollan un proyecto multidisciplinario encaminado a obtener la Denominación de Origen de la sal de esta entidad, que se extrae de la laguna de Cuyutlán con un método artesanal de origen prehispánico.

De esta manera se busca proteger legalmente a las sociedades cooperativas locales que mantienen formas tradicionales de producción de la “Sal de Colima”, cuyas características físico químicas provienen del entorno geográfico, del suelo y del proceso que conserva su método ancestral, comunicándoselo de manera generacional, refirió la doctora Arianna Sánchez Espinosa, profesora investigadora de la Facultad de Derecho de la Ucol y coordinadora del proyecto.

La investigación empezó en 2012 a partir de una convocatoria que lanzó un Fondo Mixto del Gobierno del estado y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para atender una demanda específica de un sector productivo en el estado, el salinero, con el propósito de identificar cualidades y características del producto y determinar la estrategia legal para afrontar la competencia desleal.

En apoyo al proyecto, dijo la investigadora, se conformó un grupo multidisciplinario en la Ucol, con estudiantes y profesores de diversas facultades como Derecho, Economía, Arquitectura y Diseño, Ciencias Químicas, Contabilidad y Administración y Mercadotecnia, entre otras, quienes trabajan en conjunto con personal de la Secretaría de Fomento Económico del gobierno estatal y los productores de sal.

Aunque en la primera etapa del proyecto, que concluyó en 2014, se determinó que la figuro jurídica idónea para proteger la “Sal de Colima” es la Denominación de Origen y se iniciaron los trámites ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), en 2018 se reformó la ley de la materia para incorporar la figura de Indicación Geográfica, por lo que actualmente se analiza si de acuerdo a los cambios legislativos la figura jurídica Denominación de Origen sigue siendo la idónea o si pudiera hacerse un análisis para ver cuál figura en un contexto actual pudiera ser más aplicable y que atienda las necesidades del sector.

De acuerdo con la académica, la sal colimense tiene características culinarias especiales reconocidas por un sector gourmet, pues no sólo contiene una menor concentración de cloruro de sodio, situación que ya impacta de manera positiva, lo que deviene del efecto natural, del geográfico y de los procesos de producción.

Por otra parte, “tiene un sabor característico ‘a mar’, como dicen algunos consumidores, una mayor concentración de humedad, lo que permite que se disuelva con mayor facilidad —a pesar de su presentación en grano—; no tiene otros minerales ni compuestos biológicos perjudiciales para la salud, posee una mayor concentración de potasio y es capaz de potenciar el sabor de los alimentos”.

Este proyecto, explicó Arianna Sánchez, trae inmerso el modelo de “la triple hélice”, pues es un trabajo colaborativo entre el sector gubernamental, el sector privado y el sector académico para unir esfuerzos, porque no se puede solucionar un problema desde una sola perspectiva.

Sin embargo, los productores “son los que conocen, nosotros no imponemos nada, toda la información que obtenemos proviene de ellos y nosotros la analizamos, la sistematizamos y les decimos lo que consideramos que puede ser mejor, pero los que al final deciden son los productores y el gobierno del estado, que también es un factor importantísimo en el impulso de este proceso”.

La “Sal de Colima”, de la que se producen alrededor de cien mil toneladas anualmente, se distribuye actualmente tanto en México como en algunas regiones de Estados Unidos, Francia, Portugal y Canadá.

Sánchez Espinosa expuso que “no se trata de ver si esta sal es buena, si tiene bondades o propiedades, sino definir cuáles son las características que la hacen competitiva en el marcado nacional e incluso el internacional, qué la hace diferente de las sales de México o de otros países, y esa diferencia por qué le da ciertas ventajas competitivas”.

Puntualizó que una vez que se obtenga la protección de la figura jurídica para la “Sal de Colima” se debe diseñar una estrategia de defensa para evitar que se utilice de forma desleal o equivocada de parte de los consumidores o de los distribuidores, pues actualmente es ofrecida incluso en algunos establecimientos como producto gourmet, pero los beneficios de la comercialización en estos niveles no llegan a los productores.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.