Conecte con nosotros

OPINIÓN

La Universidad de Colima, una institución antidemocrática (IV y última)

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Manuel Salvador González Villa.

Como las sociedades de alumnos representan para la FEC la vía más rápida para detectar problemas estudiantiles y de inmediato poder intervenir y resolverlos a tiempo y evitar volverse una amenaza para la estabilidad institucional, es en este nivel donde precisamente la FEC buscar asegurarse que quienes conformen e integren las sociedades de alumnos y principalmente los presidentes sean alumnos sean del mismo lado.    

Para lograr lo anterior, la FEC dispone de los estatutos que rigen y norman su funcionamiento, siendo entonces éstos el instrumento “legal y legítimo” más eficaz para asegurarse. Así, cuando abre la convocatoria para integrar las sociedades de alumnos en los planteles de la U de C en realidad busca, apoya o promueve estudiantes manejables.

Sin embargo, los estatutos son lo menos ejemplificante que posee la FEC para formar e interiorizar alumnos con valores y principio democráticos sobre todo porque resulta   paradójico que  solamente el  dirigente y muy allegados a la FEC los conozcan,  mientras que la mayoría de estudiantes no. De esta manera, la FEC al no dar a conocer las reglas que rigen las condiciones de participación y elección de las sociedades de alumnos incurre en una descarada falta  de respeto del ejercicio democrático, es decir, coarta de raíz toda educación cívica democrática desde el fondo mismo de la  Universidad de Colima, siendo  los estudiantes  lo más valioso que posee, y aunque  a la  FEC  por el contrario le sirva en los hechos para hacer bueno y válido el adagio de Porfirio Díaz de que “ quien cuenta los votos gana las elecciones”.

¿Por qué los estatutos de la FEC que norman su funcionamiento son reprobables?: 

a). Primero porque le dan la prerrogativa de tener en sus manos la convocatoria para la formación e integración de las sociedades de alumnos en la U de C, es decir forma y tiempo para manejar, dominar y cuidar como deben quedar finalmente constituidas. 

La FEC así desde la apertura de la convocatoria y arranque ya opera discrecionalmente haciendo distingos entre aquellos estudiantes probadamente identificados con la FEC de aquellos que no lo están -sean estudiantes rebeldes, pasivos o indiferentes- por el interés en participar políticamente en la escuela; así, el líder FEC mientras a los primeros el líder les avisa con tiempo cuando se abrirá la convocatoria con semanas de antelación, a los segundos no. Se trata en todo caso de favorecer a los primeros en tiempo para que integren la planilla y hagan trabajo proselitista, pero eso si haciéndolo lo más discretamente posible  

Después cuando es abierta la convocatoria, el líder de la FEC otra vez en forma soterrada usa los tiempos para establecer y fijar la fecha para el registro y la elección de las planillas estudiantiles casi siempre siendo solo tres días como máximo, de tal manera que para los estudiantes ya avisados no es sorpresa la convocatoria y saben actuar al respecto, mientras que para los otros estudiantes en realidad resulta poco tiempo integrar la planilla electoral y registrarla ante la FEC. Hay que destacar que, en cuanto a la integración de las planillas y su registro, la FEC entre otros requisitos exige como condiciones: que los  alumnos sean de calificación aprobatoria mínima de 8 o más según sea la categoría -presidente, vicepresidente o secretario y demás- en la planilla, y que no tenga antecedentes reprobatorios en el plan de estudios escolar. Esto, en realidad para la FEC resulta un primer filtro de estudiantes selectivamente.

Cuando la FEC tiene ya en sus manos  las listas de todas  las planillas estudiantiles  a participar y oficialmente aceptadas,  impone la condición  más importante que es la obligatoriedad de asistir a lo que denomina “escuela de cuadros”,  siendo los dos requisitos:  destacables: primero comprar  la credencial de la FEC con un costo de $ 80 pesos,  que considerando la cantidad de estudiantes que participan como aspirantes a formar e integrar las sociedades de alumnos en cada Escuela y Facultad representa una bolsa de dinero apetecible, y  segundo  asistir  a la flamante “escuela de cuadros”, es decir, a “cursos formativos” durante dos días, diez y seis horas en promedio, y en un espacio universitario como por ejemplo  el paraninfo universitario; son “cursos formativos” desde luego impartidos entre otros por: ex dirigentes de la FEC -como Fernando Moreno Peña; Fernando Mancilla Fuentes, etc.-.; funcionarios priistas -como ha sido el caso de Francia Beltrán de la SEJUV-.; y también por el propio dirigente de la FEC en turno. 

Pero para la FEC más que cursos de contenido académico, los “cursos formativos” que promueve  tienen como objetivo crear “conciencia” a quienes aspiran a las sociedades de alumnos, siendo entre lo relevante que: la FEC como organización estudiantil está al servicio, defensa y reivindicación de los derechos estudiantiles; que ser  parte de esta organización estudiantil es motivo de orgullo; que cualquiera puede llegar a convertirse no solo en  líder de la FEC sino también y sobre todo aspirar a un cargo público a futuro, y de esta manera un largo etc.

Sin embargo, más allá de que los cursos son realmente ideología “coco wash”, lo que es de destacarse es que la FEC mientras duran estos cursos simultáneamente ejerce un estricto control de asistencia mediante un sello oficial usándolo cada hora, de tal manera que, si a un alumno le faltan dos sellos al finalizar los cursos, pierde automáticamente el derecho a participar en las elecciones a la sociedad de alumnos. Sin embargo, esta regla la FEC la aplica según sea el alumno en cuestión. 

Una vez terminada la asistencia a la “escuela de cuadros”, el líder de la FEC habla con todos los estudiantes juntos para entre otras cosas exhortarlos a participar limpiamente durante las elecciones; después procederá a entrevistarse con cada uno de dichos alumnos en forma individual.  Todo queda listo así para proceder a la elección de las sociedades de alumnos.    

  Pero no obstante que las sociedades de alumnos se conforman a partir de una convocatoria  por la FEC abierta, ante la cual se registran las planillas contendientes, las que después de dos o tres días de campaña abierta pasan a elecciones por voto directo, y también no obstante que la FEC logra siempre el objetivo de contar con sociedades de alumnos afines a sus intereses, Facultades como la Derecho y Ciencias Políticas y Sociales presentan  ocasionalmente no sólo expectativas potencialmente proclives al  cambio y la renovación estudiantil universitaria, sino también y sobre todo resistencia y brotes de oposición manifiestas a lo que representa la FEC imperante.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.