Conecte con nosotros

OPINIÓN

Nacho, Mencho, Gerardo y “Changuito Antrax”

Publicado

el

Compartir:
Escrito por: Juan Gabriel Moctezuma Castellanos.
¿Qué tanta credibilidad les debemos a las narcolonas que aparecen casi a diario con cuerpos desmembrados en Colima? Probablemente habrá quien diga nada, poco o mucho, no lo sé; lo cierto es que ese “sutil lenguaje” entre los cárteles ha arrojado como resultado miles de muertos en las calles de nuestro estado, claro, bajo la observancia de los gobernadores en turno, quienes convirtieron a los trabajadores de la Procuraduría General de Justicia en levantamuertos.
Con la aprehensión de Gerardo Mendoza quedó claro que la información vertida por el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, sobre la existencia de dos únicos cárteles delictivos (Sinaloa y Cártel de Jalisco Nueva Generación) peleando por el control del trasiego de droga era falsa: en nuestro estado operaba también la organización delictiva del hoy detenido, con presencia en Michoacán y Colima.
Aunado a la desinformación del gobernador sobre la presencia, en el municipio de Ixtlahuacán, del presunto responsable intelectual del asesinato del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos –porque sería impensable que Gerardo Mendoza, ligado a Samuel Rodríguez Moreno, sobrino del candidato al Senado de la República Fernando Moreno Peña, estaría siendo protegido por las autoridades para operar en nuestra entidad– es grave el hecho de que el gobernador no estuviera informado sobre el operativo que se realizó para su detención. Lo anterior evidencia la desconfianza que la federación tiene sobre las autoridades estatales.
Cada una de estas tres organizaciones delictivas son responsables de los miles de asesinatos perpetrados en nuestra entidad. Sí, leyó bien, miles de personas asesinadas, mutiladas, desmembradas, torturadas y brutalmente expuestas en las calles donde las familias colimenses transitan a diario para infundir “narcoterror”. La hegemonía del uso de la fuerza pública en manos del Estado, donde el titular José Ignacio Peralta Sánchez es responsable, dejó en la indefensión a los ciudadanos, cuando dimitió a su responsabilidad y cedió esta facultad a la Federación al pedir su presencia para combatir a las bandas delincuenciales.
Con motivo de lo anteriormente expuesto, la senadora María del Carmen Ojesto Martínez Porcayo pidió la desaparición de poderes en Colima, lo que mereció una respuesta contundente del secretario de Gobierno, el profesor Arnoldo Ochoa González: Es normal lo que pasa aquí, sucede en todos lados.
Esos problemas “normales” a los que se refiere el profesor nos revelan que para las autoridades en Colima la crisis de seguridad recrudecerá más, que el umbral de tolerancia social aún permite que el gobernador destine el veinte por ciento de su tiempo a tareas burocráticas y el ochenta a hacer política.
Las declaraciones absurdas vertidas en medios de comunicación repitiendo la letanía de que los homicidios dolosos van a la baja, son un sinsentido cuando todos sabemos que son cifras maquilladas. La Procuraduría de Justicia del Estado de Colima envía la información de los homicidios dolosos al Secretariado Ejecutivo Nacional y este los publica, “el papel aguanta todo”, lo que es indiscutible es que los cuerpos mutilados y embolsados continúan apareciendo por montones. Hasta que dejen de aparecer estos macabros testimonios de la presencia de las bandas delincuenciales en el estado se podría creer en el trabajo del Gobierno, antes no.
Dicho por la Procuraduría General de la República, Gerardo Mendoza se dedicaba a traficar cocaína, mariguana y drogas sintéticas a Estados Unidos de Norteamérica, evidentemente el CJNG y Sinaloa también.
Entonces surgen preguntas ¿Cuáles son las vías de transporte que utilizan estos cárteles delictivos para el trasiego de los cientos de toneladas de droga hasta Estados Unidos? ¿Dónde cocinan las drogas sintéticas? ¿Dónde siembran la mariguana? ¿Quiénes los protegen? ¿Cuánto dinero pagan por esa protección? Son muchas las interrogantes y a ninguna hay respuestas por parte del Ejecutivo.
Los miles de millones de dólares resultado del tráfico de drogas hacia Estados Unidos con origen en Colima, permiten corromper y operar a los cárteles delictivos, dejando un saldo social terrible por sus consecuencias. La última cifra desgarradora que la autoridad informó sobre las personas adictas en el estado, refleja que el cuarenta por ciento de los adictos son niños de secundaria, si a este dato le sumamos que el setenta por ciento de los adictos en recuperación fracasan en su intento por dejar las drogas, tenemos que el futuro de nuestra sociedad está comprometido por la ineptitud del gobierno estatal.
En ese trasiego, pocas veces la autoridad informa sobre importantes detenciones de droga, la paridad entre las incautaciones y lo que pasa al vecino país del norte es totalmente desproporcionado.
Este año el gobernador nos informó que el aparato de su gobierno, podría detectar quienes son los empresarios que lavan dinero producto de actividades ilícitas: es el momento de actuar. No basta la aprehensión de capos del narcotráfico, es preciso que Nacho deje por un momento su ajetreado tren de viajes para mermar la capacidad financiera de las organizaciones criminales.
Nacho, aún estás a tiempo, si por algún motivo estás impedido para ejercer la autoridad que te fue conferida, renuncia, los colimenses te lo agradeceremos.

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.