Conecte con nosotros

GENERAL

Buscado por más de 7 años… Gerardo Mendoza estaba en Ixtlahuacán

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (09/05/2018).- Prófugo de la justicia durante casi siete años y medio, Gerardo Mendoza Chávez, presunto autor intelectual del homicidio del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos, ocurrido el 21 de noviembre de 2010, fue detenido por las fuerzas federales en el municipio de Ixtlahuacán, de esta misma entidad.

De acuerdo con la PGR, Mendoza Chávez, capturado dentro del operativo Titán, era uno de los presuntos traficantes de droga sintética, mariguana y cocaína en Colima, que era enviada a Estados Unidos.

Aunque la identidad del personaje que según las corporaciones investigadoras dio la orden de asesinar al exmandatario era conocida desde mayo de 2011 —cuando la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció una recompensa de 10 millones de pesos a quien contribuyera a su captura—, hasta la fecha las autoridades no han explicado a detalle cuál fue el móvil del homicidio.

Desde que la PGR confirmó la probable implicación de Mendoza Chávez, —ubicado por las instancias policiacas como jefe de uno de los cárteles que operan en Colima— el entonces dirigente estatal del PAN, Raymundo González Saldaña, exigió que se esclareciera el móvil del asesinato de Cavazos Ceballos, pues “todos los colimenses nos preguntamos el motivo por el que una organización delictiva decidió asesinar al exgobernador”, refirió.

En noviembre de 2014, tras una acusación pública de la viuda de Cavazos, Idalia González Pimentel, en el sentido de que el entonces gobernador, Mario Anguiano Moreno, se había opuesto a que ella declarara en el caso, el procurador Marcos Santana Montes aseveró que se encontraba “totalmente descartado que el móvil del homicidio del exgobernador sea de naturaleza política”.

En rueda de prensa, el funcionario aseguró que el asesinato de Cavazos fue ordenado porque durante su administración combatió “de manera frontal y decidida” al crimen organizado, pero no ofreció ningún otro detalle o evidencia de sus afirmaciones en este sentido.

Presente en el encuentro con los medios, el vocero del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Félix Humberto Vuelvas Aguilar, rechazó las declaraciones de la viuda de Cavazos, con el argumento de que Idalia González fue llamada a declarar en los días posteriores a los hechos y “bajo protesta de decir verdad, manifestó la información que dijo conocer respecto de los hechos, sin referir que el suceso tuviera una connotación política”.

No obstante, Félix Humberto Vuelvas aseguró que a cuatro años del asesinato los hechos se encontraban “totalmente esclarecidos”.

Luego de encabezar una ceremonia conmemorativa del sexto aniversario del asesinato de su esposo, Idalia González fue más abierta al insistir en la posible implicación de funcionarios estatales y federales en el asesinato del exgobernador.

“Sé de grandes personajes de Colima que están involucrados en el asesinato de Silverio. Yo lo dije desde el principio y ni siquiera quisieron ampliar mi declaración, porque esas eran las instrucciones”, declaró entonces ante los representantes de los medios de comunicación.

—¿Quiénes son esos personajes que están implicados en el homicidio? —se le preguntó.

—Son funcionarios actuales del gobierno del estado y del gobierno federal también. Eso es todo lo que les puedo decir.

De acuerdo con las autoridades, fueron nueve los implicados en la ejecución de Silverio Cavazos, de los que estaban prófugos cuatro, entre ellos Mendoza Chávez como autor intelectual e Hilario Geovanny Pérez Loera, El Chihuas, considerado autor material, por el que hay una recompensa de 5 millones de pesos.

Otro implicado por el que la PGR ofrecía una recompensa, de 3 millones de pesos, era Óscar Ulises Mariscal Ríos, exagente de la Policía Estatal Preventiva, acusado de participar en la planeación del asesinato, quien fue encontrado muerto en una zona cerril del estado en mayo de 2012.

Hasta antes de la detención de Mendoza, permanecían presos Jesús Delgado García y/o José Luis Delgado García y/o Luis Delgado Torres, así como José Mora Delgadillo, Jorge Pineda Santana y Rafael Romero Camacho.

Poco antes del cumplimiento del primer aniversario del homicidio de Cavazos, en noviembre de 2011, la procuradora Yolanda Verduzco Guzmán convocó a rueda de prensa para dar a conocer que había sido abierta una nueva línea de investigación que involucraba a Samuel Rodríguez Moreno —sobrino del exgobernador Fernando Moreno Peña—, como hombre cercano a Gerardo Mendoza Chávez, y lo ubicó como posible coautor intelectual de la muerte de Cavazos.

Esta información fue divulgada por la funcionaria en una época en la que existía una confrontación mediática entre Mario Anguiano y Fernando Moreno, quienes se mantuvieron enfrentados políticamente durante todo el sexenio del primero.

A raíz de ese señalamiento, el 15 de diciembre de 2011 Samuel Rodríguez anunció públicamente, a través de un desplegado en la prensa local, la promoción de un juicio de amparo para evitar ser detenido por las autoridades policiacas.

Rodríguez, de profesión abogado, aceptó ser representante legal de una empresa minera ubicada en Casimiro Castillo, Jalisco, de la que Mendoza Chávez era socio, pero negó tener cualquier implicación en los actos ilícitos atribuidos a Gerardo Mendoza, entre ellos la autoría intelectual del crimen de Cavazos.

La procuradora Yolanda Verduzco no volvió a hablar del asunto.

Cuando se cumplíeron cuatro años del homicidio de Cavazos, el 26 de noviembre de 2014, al ser cuestionado sobre esa línea de investigación, el nuevo procurador de Justicia, Marcos Santana Montes, respondió:

“Esa línea no ha sido agotada y obviamente nosotros no encontramos elementos suficientes para determinar que tuviera hasta este momento una relación directa con los hechos, sin embargo, como lo señalamos, estamos abiertos a que se alleguen nuevos datos a la investigación”.

En enero de 2016, Samuel Rodríguez fue ejecutado a balazos en una llantera ubicada en el cruce de la avenida San Fernando y la calle Gabino Barreda de esta ciudad. Su tío, Fernando Moreno Peña, había sufrido un atentado al que sobrevivió el 12 de octubre previo y meses antes había sido asesinado otro sobrino del exmandatario.

Aunque en su momento el procurador Marcos Santana Montes aseveró que por indicaciones del gobernador Mario Anguiano, este caso “siempre ha sido una prioridad institucional, razón por la cual nunca se han abandonado las acciones encaminadas a la búsqueda y localización de los probables responsables”, al inicio del gobierno de José Ignacio Peralta el procurador Felipe de Jesús Muñoz Vázquez informó en una comparecencia ante el Congreso del Estado que a su llegada al puesto las investigaciones del caso Cavazos y del atentado a Moreno Peña “dormían el sueño de los justos”.

Al respecto, en noviembre de 2016 Idalia González señaló que esto confirmó “lo que he venido diciendo a lo largo de estos años: que desde el principio jamás hubo interés por esclarecer el homicidio (…) las investigaciones del caso han estado seis años en el abandono, con absoluta y total indiferencia por parte de las autoridades”.

Respecto del móvil de la muerte, la mujer sostuvo que Silverio Cavazos “no tenía nada, absolutamente nada de qué avergonzarse, a diferencia de lo mucho que se dice; él no pactó ni negoció jamás con el narcotráfico, por el contrario, desde su primer día lo combatió y quizás es la principal razón por la cual en vez de estar en este lugar (conmemorando su muerte) podríamos estar festejando sus cumpleaños cada 15 de diciembre”.

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.