Conecte con nosotros

GENERAL

Niega la Semarnat permiso ambiental de obra a la SCT

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (07/05/2018).- Por incumplimiento de la legislación ambiental, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) la autorización de un proyecto de modernización de un camino rural en el municipio de Minatitlán.

En octubre pasado, la SCT ingresó a la Semarnat, para su evaluación y dictaminación, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto de ampliación de un tramo de ocho kilómetros del camino “Agua Fría-Arrayanal-Palo Verde”, que fue registrado con la clave 06CL2017V0029.

La obra consideraba la construcción de una cuneta de un metro a cada lado, así como contracunetas y bordillos de 1.5 metros, los cuales se ubicarían en sitios donde se tuviera que cuidar la estabilidad del talud.

Por otra parte, para la formación del terraplén se consideraba un ancho variable de afectación del proyecto desde los 10 hasta los 33 metros de ancho, de lo cual no se precisaron los cadenamientos con los anchos aproximados por secciones puntuales correspondientes a dichas afectaciones a partir del eie del trazo del proyecto.

En su resolución, la Semarnat determinó que aún y cuando en la MIA y en la información adicional ingresada el promovente indicó una superficie de afectación total para el proyecto de 13.24 hectáreas, “no se aportaron los elementos suficientes que evidenciaran y permitieran realizar el análisis y evaluación de la viabilidad ambiental del proyecto, con la cual se pudiera determinar el alcance de las superficies adicionales que resultarán afectadas por su desarrollo”.

Otra de las conclusiones de la Semarnat estableció que derivado del análisis realizado por esa dependencia, “el proyecto no se ajusta a la política de protección, dado que no garantiza la permanencia de las áreas de flora y fauna; asimismo, en los usos incompatibles para las Unidades de Gestión Ambiental (UGA’s) que le aplican al proyecto, está el desarrollo de infraestructura, de lo cual el promovente no presentó evidencia de cómo las obras y actividades del proyecto cumplen con dicho uso”.

Así también, dado que el proyecto incluye el cambio de uso del suelo por la remoción de 8.16 hectáreas de vegetación forestal consistente en vegetación secundaria arbustiva de Selva Baja Caducifolia y Bosque de encino, la Semarnat determinó que en los términos manifestados el proyecto contraviene lo establecido en el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial del Estado de Colima (POETEC).

“De todo lo antes expuesto, se tiene que el promovente no aportó los elementos suficientes que le permitieran a esta unidad administrativa validar el cumplimiento de las obras y actividades del proyecto a lo establecido en POETEC, por lo que tampoco cumple con lo indicado en los artículos 35 primer párrafo de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) y 13 fracción 111 del Reglamento en Materia de Evaluación del Impacto Ambiental (Reia)”.

Durante el periodo de evaluación, la dependencia requirió al promovente entre otras cosas que evidenciara que las estructuras a construir sobre el cauce de los arroyos son suficientes para el volumen de escurrimiento de dichos cuerpos de agua o de lo contrario presentara la propuesta de obras de drenaje mayor.

Al respecto, para la construcción del vado el promovente indicó textualmente que “el vado es una obra que se construirá para permitir el paso del agua sobre la superficie de rodamiento” lo cual para la Semarnat “resulta incongruente con la finalidad que debería tener dicha estructura de librar la· corriente de agua por la que cruza; asimismo, dicha aseveración no aporta claridad a la funcionalidad y la seguridad en la operación que deberá tener la construcción del camino en ese sitio del proyecto”.

Aunado a lo anterior, en el estudio hidrológico presentado por la SCT no se aportaron los datos correspondientes del gasto hidráulico específico de esta obra, ni los elementos que evidencien que dicha obra no se verá afectada por las avenidas máximas de la corriente de agua en temporadas de mayor precipitación pluvial.

Otra de las razones por las que fue rechazado el proyecto fue porque incluye el cambio de uso de suelo por la remoción de vegetación forestal correspondiente a vegetación secundaria arbustiva de Selva Baja Caducifolia y Bosque de encino, lo que conlleva la afectación y alteración de los ecosistemas, el incremento del efecto barrera, pérdida de hábitat, pérdida de la conectividad de los corredores biológicos y disminución de los servicios ambientales, entre otros.

“Es importante destacar que con el desarrollo del proyecto en los términos planteados,

no se demuestra que se mantendrá la capacidad de asimilación, recuperación o

renovación de recursos naturales, que son elementos necesarios para determinar que

con las obras y actividades incluidas en éste, no se sobrepasará en ningún momento la

capacidad de carga de los ecosistemas”, concluyó.

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.