Conecte con nosotros

LOCALES

Ya no me gusta Diario Avanzada

Publicado

el

Compartir:

EDITORIAL

Causó furor extremo en las redes sociales el hecho de que Avanzada haya publicado el artículo de opinión “Hombres 52; mujeres 6”, de nuestro colaborador Federico López Ramírez, quien presenta una visión que no coincide con la de las organizadoras y simpatizantes (mujeres y hombres) de la marcha feminista realizada en la Ciudad de México contra la violencia hacia las mujeres.

Aunque lo expresado en el citado artículo de opinión es de estricta y total responsabilidad de su autor, Avanzada se ve en la necesidad de fijar un posicionamiento frente al rumbo que han tomado los ánimos de una parte de nuestro respetable público lector.

Una lectura inicial de las reacciones provocadas por el artículo es que buena parte de la población no distingue la diferencia que hay en la naturaleza de textos de información, de opinión y los editoriales de un medio.

Los textos informativos son aquellas notas, entrevistas o reportajes investigados y escritos por periodistas que, aunque cuentan con las propias fuentes que los sustentan, su enfoque es responsabilidad y decisión de quien los firma y del medio de comunicación que los publica. Los textos de opinión son aquellos artículos o columnas que escribe un colaborador, generalmente externo, que sólo expresa sus puntos de vista personales sobre algún tema en cuestión y se responsabiliza de todo el contenido y el enfoque de su escrito. En estos casos el medio únicamente brinda el espacio para su publicación, pero esto no quiere decir que suscribe lo que se dice. Y, finalmente, los editoriales son aquellos textos que reflejan totalmente la posición editorial del medio. Van sin firma porque es la postura institucional, como es el caso del presente texto.

En lo que se refiere a “Hombres 52; Mujeres 6”, se trata de un artículo de opinión firmado por su autor, quien desde hace meses colabora con escritos sobre temáticas diversas, por lo que resulta equivocado culpar, juzgar y reprobar a Avanzada por la opinión de un colaborador. En todo caso, quien no esté de acuerdo con el punto de vista del autor del artículo, podría debatirlo con él mismo de manera respetuosa y seguramente él tendrá la apertura de discutir al respecto.

Sin embargo, fue evidente que muchos usuarios de Facebook emitieron su opinión sin siquiera haberse tomado la molestia de abrir el artículo para leerlo, pues pedían que diera la cara quien estaba detrás del texto, cuando éste se encuentra claramente firmado por su autor, que sí da la cara. Otros daban la impresión de haberlo leído, pero aún así asumieron de manera ligera que se trata de una posición de Avanzada. Y fueron poquísimos quienes dirigieron sus comentarios directamente al autor.

Las situaciones extremas fueron las de algunas lectoras y lectores con espíritu censurador, que preguntaban de qué manera podrían reportar a Avanzada para lograr su expulsión de las redes sociales. Otros reprochaban haber publicado el artículo y exigían que fuera eliminado o borrado. Seguramente, si estuviera a su alcance, estas personas quemarían en leña verde a este medio de comunicación.

Pero más patético fue el caso de la organización Proceder, que se presenta como defensora de los derechos humanos, pero ni siquiera se esforzó por analizar a fondo lo relativo al artículo. En una primera publicación en su espacio de la red social Facebook se refirió al texto como un “editorial” y de manera tramposa únicamente publicó una captura de pantalla de un fragmento del texto, en la que no aparece el autor, dando a entender que se trataba de la opinión de Avanzada.

Los siguientes tres párrafos forman parte de la publicación que hizo Proceder sobre el artículo, al que primero llamó “editorial” y después “nota”, que se reproducen textualmente:

“Y en esta impresión de pantalla (compartimos esta imagen por dos razones, 1)luego las borran, 2)no les queremos generar más tráfico a su sitio) de este editorial compartido por el equipo de Redacción de Avanzada Diario ahora sí, se muestran tal cual, resaltando lo poco que le importa a los medios colimenses la violencia que sufrimos a diario las mujeres.

“Solicitamos una disculpa pública, solicitamos una rueda de prensa en la cual den la cara quiénes están detrás de la nota, y en la cual se comprometen a capacitarse sobre perspectiva de género, para cuando tengan que abordar temas de violencia de género en Colima.

“También solicitamos al H Congreso del Estado de Colima, la Facultad de Letras y Comunicación UCOL – Oficial, al @Instituto colimense de radio y la televisión Canal 12.1 Colima se pronuncien al respecto”.

Horas después, Proceder eliminó una parte de su publicación, incluidos los tres párrafos reproducidos anteriormente, aunque mantuvo la captura de pantalla de Avanzada, donde aparece un fragmento del texto sin el autor. 

Para Avanzada resulta sorprendente y penosa la intolerancia mostrada por no pocas personas ante un artículo que refleja la opinión de un colaborador, que si bien difiere de la opinión de manifestantes y sus simpatizantes, lo hace de una manera respetuosa y sin insultos, esto es, sólo hace uso de su libertad de pensamiento y su libertad de expresión.

La línea editorial de un medio no se define con la orientación de los artículos de opinión, como equivocadamente lo entendieron varios de los feisbukeros inconformes, pues los espacios de opinión suelen ser los que albergan la mayor pluralidad en un medio. La línea editorial puede percibirse sobre todo en los editoriales y en el enfoque generalizado de los textos informativos.

Es injusto que por el contenido de un artículo de opinión de uno de nuestros colaboradores, a quien seguiremos publicándole sus textos, algunas personas pretendan crucificarnos sólo porque no les gustó. Quienes conocen y han seguido de manera analítica y reflexiva a Avanzada saben muy bien que es uno de los medios colimenses que mayores espacios han dedicado a la publicación de textos informativos que muestran y denuncian la violencia contra las mujeres.

Las causas femenina y feminista han encontrado amplios y generosos espacios aquí, desde la fundación de este proyecto periodístico en 2002. Sin embargo, ello no nos impide dar espacio a artículos de nuestros colaboradores, aunque contengan puntos de vista diferentes. No somos voceros de nadie en particular, sólo hacemos periodismo.

Por lo tanto, Avanzada no tiene por qué disculparse con nadie, ni por qué someterse a la intervención de nadie, como lo exigió Proceder en su publicación antes de editarla.

En las horas que siguieron a la polémica por la publicación, la página de este medio perdió alrededor de 50 seguidores en Facebook. Están en su derecho, si es que consideran que ya no les gusta Avanzada.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.