Conecte con nosotros

LOCALES

Hombres 52; Mujeres 6

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Federico López Ramírez

Datos de Muerte

En el año de 2018 en México se dieron 35 mil 964 homicidios, esto significa, que en México tenemos 29 crímenes dolosos por cada 100 mil habitantes. Una cifra elevadísima y escandalosa en sí misma. 

De esos 35 mil 964 homicidios 52 víctimas son hombres y seis mujeres (por cada 100 mil habitantes). Esto nos habla que el 88% de los homicidios cometidos en México son hombres y el resto corresponde a mujeres.

Las cifras son horrorosas porque la muerte de los hombres se ha vuelto algo cotidiano y “normalizado”. Ninguna muerte intencional y menos violenta debe ser normal, sin embargo, ver morir a los hombres es algo ya normal, pues a nadie conmueve y nadie hace manifestaciones para reclamar sus crímenes. Pues son hombres, es normal que los maten.

Datos de la impunidad

En México en el 2018 el 90% de las carpetas de investigación abiertas son desechas y no resueltas; Guanajuato tiene un 87% de niveles de impunidad y es el estado donde se resuelven más casos judiciales, es el más eficiente de los sistemas judiciales; Tamaulipas y Veracruz son los estados con un 99.99 y 99.98%  de niveles de impunidad respectivamente; y el promedio de impunidad a nivel nacional es de 94%. La impunidad es la reina de las causas que alimenta la rabia de la injusticia en México.

El sistema de procuración de justicia en México está colapsado.

¿Qué hacen todos esos burócratas que a diario van a las procuradurías, las fiscalías y los juzgados en México si no resuelven nada?

A lo anterior tenemos que agregarle que Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se encargaron de criminalizar a las víctimas al llamarlas “daños colaterales” y al insinuar que de una u otra manera estaban involucradas en el crimen organizado y, luego entonces, resultaba ocioso investigar las causas de su muerte. Todos los muertos o la mayoría se convirtieron en criminales para los señores del gobierno.

De la marcha de la vergüenza 

La fallida marcha feminista realizada en la Ciudad de México ya se convirtió en una vergüenza para el feminismo mexicano. No tienen justificación en su actitud violenta y pendenciera. No tienen justificación y sus argumentos frágiles se caen con un mínimo razonamiento. Por ejemplo: -dicen- que quienes las criticamos valoramos más los monumentos que a las víctimas de la violencia de género. Falso, un juicio no excluye al otro. Yo me conmuevo con las víctimas femeninas y masculinas, pero también me conmuevo con su violencia hacia la gente y los monumentos históricos, además, si de cantidad de víctimas se trata existen más muerte de hombres a diario y los hombres, organizadamente, no nos manifestamos ni destruimos edificios ni agredimos a los ciudadanos. A diario mueren 88% más hombres que mujeres. Lo verdaderamente horroroso es la espiral negra de muerte que Fox, Calderón y Peña nos impusieron con su tipo de país que promovieron.

¿Cómo medir la cantidad de indignación a partir de cantidades de muertos? ¿Cuáles muertos valen más o deben ser más honrados? ¿Los cadáveres de los hombres o las mujeres? Esa es una discusión tan estéril como inútil. La realidad es que tenemos un país colapsado y tenemos que reconstruirlo con unidad y paz, con concordia. La defensa de la violencia es insostenible hoy.

¿Qué pretenden las violentas? Pretenden decirnos que el contexto es el mismo de Fox, Calderón y Peña, que todavía tenemos un gobierno corrupto, autoritario y represivo y luego pretender usar la violencia como legítima defensa.

Claudia Sheinbaum es una gobernadora legítima que ganó abrumadoramente y que en su ejercicio gubernamental no ha utilizado la fuerza pública para reprimir la libre manifestación de las ideas o demandas sociales. En sus nueve meses no conozco un solo caso de represión hacia la protesta social.

El presidente de la República actual tampoco ha usado la fuerza pública para contener la protesta pública. Es más, desmanteló a la policía Federal, que Fox, Calderón y Peña, utilizaron para reprimir la protesta social; los casos abundan.

Las feministas que justifican la violencia argumentando que las feministas de antaño también hicieron lo mismo, vuelven a mentir, pues las primeras feministas fueron pacifistas y si usaron la fuerza física para defender su rebeldía fue porque en su contexto tuvieron que enfrentar gobiernos autoritario, en muchos casos, y dictatoriales en otros. Y lo hicieron heroicamente.

Hoy no es el caso, pues en la Ciudad de México y en el país, tenemos sendos gobiernos abiertos y democráticos que no está en sus planes el uso de la fuerza pública para reprimir la protesta social.

Es una lástima que feministas que están trabajando para  el gobierno Federal apoyen la violencia y que pretende caracterizar a los  gobiernos de la CDMX y de México como iguales de represores a los tres anteriores. Lo de ellas es una traición al presidente de la República.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.