Conecte con nosotros

LOCALES

Nacho: Candil de la calle, oscuridad de su casa

Publicado

el

Compartir:

EDITORIAL

Frente al conflicto derivado de las protestas de elementos de la Policía Federal en el país, el pasado jueves 4 de julio el gobernador, José Ignacio Peralta Sánchez, declaró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe escuchar a los agentes inconformes por la transición que los convertiría en miembros de la Guardia Nacional.

El mandatario estimó que estos elementos “están haciendo planteamientos y creo que hay que escucharlos; seguramente tendrán alguna razón, motivo o fundamento de sus planteamientos y la autoridad tendrá que escuchar y en la medida de lo posible atenderlos”.

Sin embargo, Peralta Sánchez no tuvo esa misma actitud hace más de dos años frente a las protestas surgidas entre elementos de la Policía Estatal de Colima, quienes enarbolaron demandas laborales muy parecidas a las que actualmente enarbolan los policías federales en el país.

Por el contrario, la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno estatal primero marginó y después despidió al policía Juan Nazario Alfaro Palacios, quien encabeza la primera organización defensora de los derechos de los policías estatales y municipales en la entidad, a la par que actualmente mantiene una demanda laboral contra el gobierno en busca de su reinstalación.

Las peticiones de los policías de Colima, hasta ahora no atendidas, tienen que ver con la mejoría salarial, equipamiento de trabajo, horarios justos, mantenimiento de patrullas, dotación de uniformes, seguro de vida y recientemente protestaron por su afectación a través del cambio de registro al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), etcétera.

En la entrevista ofrecida a varios medios de comunicación el jueves anterior, Peralta Sánchez refirió que en Colima no se ha suscitado ninguna situación por parte de integrantes de la Policía Federal y les reiteró el respeto y reconocimiento, además de que dijo:

“Veo disciplina y colaboración coordinada en equipo y cooperación y con ganas de apoyar y sacar adelante el problema de inseguridad en el estado”.

Cuestionado sobre el señalamiento de que hay grupos externos detrás de esta protesta, encabezados por el líder de la bancada del PRI en el Senado, Miguel Ángel Osorio Chong, y el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, el gobernador de Colima respondió que no tiene elementos para sostener esa versión.

En lo personal, Peralta Sánchez se manifestó a favor de la Guardia Nacional como una estrategia del presidente López Obrador, ya que consideró que será fundamental para resolver el problema de inseguridad, además que debe funcionar porque no hay un Plan B y deben trabajar todos en conjunto.

Qué contradicción que en estos momentos José Ignacio Peralta se muestre como alguien preocupado por los derechos de los policías federales cuando antes ignoró y sigue siendo indolente frente a las demandas de los policías estatales.

En fin, la actitud del gobernador deja al desnudo a un personaje sin credibilidad y muy poco confiable, que utiliza su presencia política y el foro que tiene a su alcance para tratar de denostar a personajes públicos de partidos diferentes al PRI sólo por motivos políticos, sin ser antes congruente consigo mismo.

Compartir:

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.