Conecte con nosotros

LOCALES

¿Qué es la CNTE y cuál su lucha?

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Josué N. De la Vega Morales

1.- Siempre en los momentos de lucha como los actuales, es imprescindible clarificar quienes son los protagonistas en virtud de que el Estado y los defensores del establishment generan una cortina de humo de perversidad para obnubilar al contrario, en este caso, a la CNTE, bajo acusaciones infundadas con el propósito de confundir a la gente y crear condiciones propicias que legitimen al Estado y al gobierno para llevar a cabo acciones contra la organización democrática de los maestros. 

2.- Entre las falsas construcciones que hacen los corifeos del Estado de lo que la CNTE es está presentarla como un sindicato: monolítico, extorsionador, corrupto y antidemocrático e integrado por vándalos. En otras oportunidades, cuando así conviene, es señalada  como un simple grupo con las características anteriores, que a decir de sus detractores, apenas alcanza una pequeñísima parte de 5 secciones sindicales del SNTE. 

3.- Como intelectuales del Estado, los calumniadores de la Coordinadora dan gran peso al aparato sindical y no a las ideas, “olvidan” que gracias a que su presencia desborda lo local y regional, ha roto el silencio estatal y facilitado la discusión de la reforma educativa. Sin la presencia de la CNTE el debate sobre la reforma educativa no hubiera sucedido en las dimensiones y con la intensidad en que viene dándose, desde Peña Nieto hasta AMLO. Del SNTE desaparecieron las corrientes sindicales históricas. La CNTE se convierte desde finales de la década de los setentas en la agrupación opositora sindical hegemónica y catalizadora de nuevas estrategias de lucha por la democracia y la defensa de los derechos laborales del magisterio; hoy, además de lo anterior, su posición  -buena o no-  ha fomentado el debate de la llamada reforma educativa. 

4.-Al principio de su existencia, en la Coordinadora se confrontaron tres posiciones, aquella que considera que la nueva organización tiene que ser una corriente político sindical; otra posición pugnaba por constituir una organización sindical paralela a la ya existente, y por último, aquella que impulsa Coordinadoras de masas en los diferentes espacios sociales a nivel nacional que  piensa a esta nueva forma de hacer política como un “frente” cuya elasticidad agrupara corrientes sindicales, grupos político-sindicales, luchas locales y regionales, cuyo propósito es realizar una nueva manara de ser y hacer vida política. De este manantial nace la CNTE. El proceso de definición fue largo y sinuoso, entre luchas y largas discusiones internas, hasta afirmarse como un “frente” de masas, plural, democrática e independiente del Estado al interior del SNTE, que nace en Chiapas en 1979 y cuya forma de actuar ha mutado desde aquel entonces a la fecha y permitido que cuente con gran fuerza como ninguna otra agrupación democrática en la historia del SNTE, y combata toda forma de charrismo sindical, como el de Vanguardia Revolucionaria de Carlos Jonguitud Barrios, y el “nuevo” sindicalismo de Elba Esther Gordillo y hoy: el proyecto de reforma educativa que vulnera derechos laborales históricos. Así la Coordinadora ha venido construyendo la democracia. Esta no es algo dado, es un proceso en permanente construcción, con aciertos y errores, con avances y retrocesos.

5.-En el “frente” de masas se agruparon las corrientes históricas del magisterio, entre ellas la nacionalista revolucionaria, la comunista, la trotskista y sobre todo, la de orientación maoístas en sus distintas expresiones, sin faltar la burocrática autoritaria; algunas de ellas eran, en ese entonces, la corriente ideológica dominante en algunas regiones, como en Chiapas donde en principio Línea Proletaria asentaba sus reales; en la Ciudad de México, la OIR-Línea de Masas; en Guerrero los llamados Cívicos (ACNG). También se integraron grupos históricos como el Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM), la Corriente Sindical Independiente y Democrática (COSID), Alianza de Trabajadores de la Educación (ATE), el Frente Nacional Independiente del Magisterio (FMIN) entre otras de menor importancia, expresiones todas de partidos o grupos políticos de izquierda. El respeto a la pluralidad también es aprendida.

6.-Por lo anterior, la democratización del SNTE es un proceso prolongado en la construcción de mecanismos lo más colectivo posible, y de un andamiaje racional para el ingreso, promoción y mejoramiento de la vida y trabajo de los maestros; por obvias razones, su actuar ha llevado a enfrentar al Estado y su representante políticos: al charrismo sindical. Ambos prohíjan la corrupción y venta de plazas para el control y domesticación magisterial; entre ambos se las reparten, y las otorgan a amigos, familiares y correligionarios. Ambos han estado coludidos en persecución, despido de opositores y asesinatos de líderes magisteriales como la del profesor Misael Núñez, impulsor del primer Congreso de masas de la sección del Valle de México. Ambos son responsables del deterioro de la educación pública. En la actualidad, además de combatir la Coordinadora a los actores señalados, enfrenta a los empresarios nacionales y extranjeros y con ellos a su reforma educativa de tipo empresarial promovida y defendida, no solo por los diferentes gobiernos federales, sino también a través de organizaciones, como: Mexicanos primero, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), respectivamente; con las que mantiene alianzas el gobierno morenista. 

7.- Contra esas formas de ser y hacer luchan los integrantes de la Coordinadora. En los momentos actuales quien controla las plazas, la evaluación y decide de manera unilateral cualquier controversia, es el Estado, garante de la corrupción y control magisterial en un contexto no democrático. Escuelas que no forman ciudadanos. Universidades que no fomentan la participación, ni la utopía. Sindicato que alienta violencia y corrupción, y autoridades gubernamentales que engendran y cobijan lo anterior.

8.- La democracia de pesos y contrapesos, desde muchas décadas atrás, el Estado ha impedido por múltiples medios su florecimiento; la reforma educativa de Peña Nieto y su propuesta actual refrenda lo señalado. No porque la propuesta de hoy venga de AMLO el vacio anterior queda solventado y la oposición sindical deba guardar silencio ante ello. No hay viso de democracia y sí en cambio de cancelación al magisterio de derechos laborales. Eso obliga hoy a la Coordinadora a un cambio de  forma y objetivo de lucha. Ante la nueva ubicación del SNTE en el entramado legal, la lucha magisterial se ve obligada entonces a dirigirse directa y abiertamente contra el Estado en defensa de sus derechos, por la instalación de la democracia y contra la reforma educativa y la llamada institución de evaluación y capacitación, reedición del INEE. 

Es cierto, el campo de batalla ha cambiado radicalmente; hoy tenemos un gobierno con alta legitimidad electoral hasta el momento, que cuenta con apoyo de los principales promotores de la reforma educativa: los empresarios y sus grandes medios de comunicación; y un sindicato que continúa fomentando la política clientelar que tanto daño ha hecho a la educación en México. Las luchas serán entonces más difíciles. Por eso, la unidad democrática del magisterio y la firmeza de principios es un imperativo ahora más que nunca. 

9.- Para la coexistencia de la multiplicidad de corrientes ideológicas democráticas, este frente magisterial es concebido por sus integrantes como Coordinadora de corrientes nacionales y regionales, de luchas y protestas; como política interior tiene como principio el respeto a los tiempos y ritmos de las acciones magisteriales de cada una de las regiones y secciones sindicales, característica que explica la variedad de comportamientos, de planteamientos y formas de negociación de la CNTE, de alianzas y formas de lucha. No se plantea, por su conformación política, la unidad orgánica; en ese sentido, no es una corriente político-sindical, con una plataforma de principios y un programa de acción único. Tampoco es un sindicato, Su punto de unidad es la solidaridad en torno a demandas bien concretas y la independencia con el Estado. Eso explica su elasticidad en sus acciones y explica al momento su fortaleza.   

10.- Los conservadores, a partir de identidades formales y prejuicios, acusan  falsamente a la CNTE de ser seguidora y aliada de AMLO. Tienen una visión monolítica de lo que es la Coordinadora. El término conservador no lo usamos como simple calificativo. Un conservador es aquel que manifiesta su desaprobación a todo cambio brusco, a actitudes y comportamiento que rompen o cuestiona la “buena” conducta, los “buenos” modales que impone el status quo, la clase dominante. En ese sentido, las manifestaciones, las acciones de calle, el uso de cánticos, la tomas o el cierre de edificios, los paros y huelgas, las califican de anodinas. Todo quien las use es calificado de vándalo sin reparar en diferencias sustanciales de tipo ideológico, de ahí la costumbre a empatar a AMLO con la CNTE, de señalar a ésta como aliada y seguidora del primero. No observa que el pensamiento del primero está en el marco del neoliberalismo, y el segundo conforma una corriente democrática radical. Esta manera de ver la realidad, lleva al conservador a confundir forma con contenido. 

11.- No negamos que hay corrientes y personas de la CNTE que se identificaron con la candidatura a la presidencia del Morena, también en su seno participan maestros miembros de ese partido político, no obstante eso no faculta a querer impulsar, como algunos desean, la unidad entre ambas entidades, ni tampoco impulsar una Coordinadora soporte del gobierno morenista. Es obligado revisar documentos y declaraciones oficiales, analizar comportamientos regionales y nacionales y se comprobará que la fracción hegemónica de la CNTE reivindica autonomía política de la organización ante el gobierno de AMLO, como lo ha hecho con anteriores. Son las decisiones, los productos de las decisiones, lo que abona toda alianza. No son las palabras ni los buenos deseos, ni los triunfos electorales.

12.-En esta disputa se enfrentan dos proyectos educativos encarnados en sus respectivos actores: el Estado y la CNTE. Cada uno responde de manera diferente a las preguntas: qué es la sociedad; qué tipo de educación requiere la gente para desarrollarse como persona; ¿con educación se resuelve el desempleo y la desigualdad?; ¿la educación es para el aprendizaje de competencias o el desarrollo de la persona?; qué tipo de profesor se requiere y cuáles sus aptitudes y actitudes. ¿La educación construye ciudadanos o esclavos asalariados? ¿Cómo implementar la participación de la sociedad en la escuela para el control de los recursos financieros? ¿Quién o quiénes determinan la orientación de la educación, el Estado o la sociedad? ¿Es aceptable liquidar o limitar derechos laborales para favorecer otros derechos, como el educativo? ¿Es válido que existan feudos donde no hay aplicación de la ley como el caso de los sindicatos en manos del charrismo sindical donde se promueven la corrupción y  la antidemocracia? Comportamientos todos ellos tolerados desde las alturas por un gobierno que se dice de izquierda. ¿Es de izquierda un gobierno que elimina la mediación-sindicato entre Estado y Sociedad? Dependiendo el tipo de respuesta a las preguntas anteriores es lo que define la orientación del sistema educativo: la ubicación regional de escuelas, el tipo de educación, el número y tipo de plazas, procedencia escolar del docente, el monto presupuestario, su jerarquización y orientación, y  los derechos laborales del maestro. 

13.- La CNTE lucha por salvar y hacer vigentes los derechos de los trabajadores de la educación; lucha por visibilizar el manejo de los recursos financieros y el establecimiento de un reglamento de plazas donde la representación del sindicato esté presente. La Coordinadora tiene un proyecto educativo crítico en construcción para la mejora educativa. Propone una lucha abierta de ideas, de proyectos educativos en un plano de equidad. Tiene muchos claro-obscuros el proyecto, es cierto, pero no hay que olvidar que es un proyecto en construcción;  quien debe afinarlo y completarlo es la sociedad. La actitud del Estado es contraria. Su proyecto para él está concluido y su aceptación, por ello, es obligada para todos, por el simple hecho de tener el consenso electoral. Lo meritorio entonces de la CNTE es propiciar el debate al hacer público su proyecto. Tenerlo y decirlo públicamente no es delito; es honestidad y firmeza democrática. 

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.