Conecte con nosotros

OPINIÓN

Con los ojos en la cara. Les encargo una pluri de lo que sea.

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Mtro. Ramiro Cisneros García*

Todo se llenará de ruidos de altavoces, perifoneos, cumbias que hablan de las virtudes y valores de los elegidos, por no haber más cera que la que arde en muchos casos; se contaminará todo: los muros, antaño descoloridos y como despellejados por la erosión del tiempo y el abandono serán repintados para que allí aparezca el pensamiento nítido de los candidatos escogidos con razón y sin ella y profundamente cercanos y llegadores a las personas del pueblo, si señores, así como lo oyen. Allá en lo más alto una fotografía reciente en la que debemos advertir la sonrisa, la blanca dentadura de quienes aspiran legítimamente a dirigir nuestros destino querámoslo o no. Los espectaculares, allá en las altura diciéndonos hacia dónde dirigirnos, hacia donde encaminar nuestros pasos y que papeleta cruzar para que tengamos un futuro diferente y por supuesto, mejor. Comenzarán las largas letanías y sarta de promesas para todos y cada uno de los ciudadanos que elijan la mejor opción, por supuesto, la suya. Llegan ya los salvadores de la patria y nos harán entrar de lleno en los beneficios del primer mundo; los que convertirán a nuestro país en una potencia mundial para que acompañemos a los países poderosos a bombardear a los niños sirios, a la población civil de ese país. Para eso se requieren pantalones y armas letales y de lo más sofisticadas, Así, cada día que pase, escucharemos más estupideces sin fundamento porque las estupideces no se fundamentan pero sobra quienes las crean y más si va un billete de por medio acarreado por los mapaches que comenzarán a hacer su labor de convencimiento y distribuyendo beneficios pecuniarios por única vez cada tres o seis años y en caso de que adviertan dudas, entonces vendrán las amenazas de que quedaran al margen del progreso, de que les van a quitar a sus hijos y de que el país será conducido a la pobreza jamás imaginada. Otros más dirán, que quedaremos al margen de la modernidad y de todos los avances técnicos y tecnológicos y que este país necesita de los mejores hombres y mujeres. Algunos más dirán cuanta cosa se les ocurra con tal de alcanzar el poder decir, yo soy quien soy, soy el único, soy yo, el hacedor de la historia nueva de este país, el que los va a llevar a donde están los ríos y los mares de abundancia y a donde manan leche y miel; haré llegar a ustedes los beneficios de la revolución… ¿dije revolución? Bueno, un resbalón cualquiera lo tiene, un “lapsus linguae”  es involuntario y no previsto ya que no es tan fácil enfrentarse a las multitudes ávidas de buenas noticias y mensajes de esperanza sobre todo si ya son escépticos y por tanto inmunes a palabras de buena voluntad y con las mejores intenciones de conseguir su voto. Todos: los dos, los cuatro, los tres, los cinco o los seis en términos generales, dirán lo mismo pero con algunas variantes que den más consistencia a o que se dice. Todos dirán lo mismo casi como si fuera un rito perverso y como si los guiones los hubiera escrito el mismísimo príncipe y padre de la mentira.

Poco tiempo antes de morir Margarita María de los Angeles Septién Rul, fundadora de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga en una conversación que tuvo con Sergio Villa Godoy y que él nos recuerda en el prólogo del libro que sobre Margarita escribió Adelina Palomar Romo y que se refiere a esas palabras como proféticas: “Se inventaron legisladores de partidos a manera de golosinas para los partidos chicos, pero con altos costos para la comunidad”. Sergio dice también: “Ahora en este 2008 los que mandan en las cámaras son esas golosinas de antaño y esos legisladores de partido; esas voces de resonancia de la fuente de donde proceden. La partidocracia conduce la política de nuestro país; es el fruto prohibido de las alianzas y los acuerdos inmorales; de los golpes bajos, del desprecio por la sociedad; vivimos en la anarquía. La inseguridad es evidente; no sabemos si el que nos asalta es policía ni si la autoridad a la que acudimos pertenece al grupo de asaltantes. La corrupción es conocida y tolerada. La conducta cívica es concepto olvidado. Convivimos bajo una amoralidad social sin normas claras, sin compromiso. Terminaba así: La degradación acelerada prevista por Margarita, se ha consumado”.

Sabias palabras de Margarita y de Sergio. De allí procede nuestra amada escuela y debemos cuidar que esta ola de excremento no nos alcance por el bien de la sociedad a la que servimos o decimos servir. Por nuestro propio bien y el de nuestros hijos. Las palabras de ambos, proceden del fondo e personas conocedoras de la realidad, visionarios pro también conocedores del evangelio de Jesús  de Nazareth.

Hoy, los partidos políticos seleccionan y eligen a sus mejores hombres y mujeres para que participen en la danza macabra y frívola de las elecciones en busca de las golosinas que se llaman: poder, dinero, lujos, locura, corrupción, depravación. Todos en una carrera frenética y llena de trampas y descontones avanzan queriendo llegar a su destino y ver coronadas sus expectativas personales, individuales. La comunidad, el pueblo, las personas y sus necesidades no les importan porque necesitas saciar su sed y para ello se beberían un rio de mugre y pisotearían a quienes se les atraviese den su camino. Es claro que no todos son así  y que también hay personas inteligentes, buenas, generosas y que en la práctica y con hechos demuestran que pueden ser una buena opción. Son los menos, están escasos y somos tan absurdamente tontos que nos inclinaremos a los que nos han pisoteado. A las pruebas.

Ya los partidos, los llamados grandes y los chicos, reclutan  sus hombres y mujeres más leales, no a los mejores, esos que están dispuestos a todo; los que acatan sin chistar, los incondicionales; los que son capaces de traicionarse a si mismos; los que se se jactan  de ser muy inteligentes porque viven de la corrupción y de la tranza; los que no tienen principios ni fin; los que claman y proclaman que el fin justifica los medios; “aiga sido como aiga sido” “ en la guerra y en el amor todo se vale”. Si, son triunfadores porque saben que les crecieron las uñas, las garras, los colmillos, son colmillones y matan para vivir bien. No, no son sicarios, son mercenarios, mapaches. Embozados en su propia máscara que llevan por cara, incapaces de arriesgar nada pero en el fondo, son despreciados por sus propios hacedores porque saben de sus alcances. Son los que abren brecha, los que se manejan en la oscuridad de su propio instinto pervertido y soez. Acechan, atisban, hacen muecas, sacan cuentas y hay momentos que sienten nauseas pero no identifican que el asco es de sí mismos y de su vida vergonzante.  Éstos no son mencionados ni por Maquiavelo a quien la frivolidad le causaba grima y estupor.. Estos seres abyectos, viles, observan a escondidas pero son incapaces por burdos del anonimato. Tienen mala sombra y hasta les encajaría que les dijeran “los mala sombra”.

Ya están por salir a la calle, solo esperan la fecha aunque esto es solo un decir; ya andan en las calles. Así está previsto. Margarita y Sergio ya habían visto esta película se terror o no sabemos si sea tragicomedia. Hasta aquí le dejo, ya recibí una llamada en la que me solicitan me incorpore a una campaña pero yo la neta, lo único que anhelaba era una pluri.

* Asesor de la Escuela de Trabajo Social “Vasco de Quiroga”

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.