Connect with us

LOCALES

Editorial. No más muertes por negligencia o carencias médicas

Published

on

Compartir:

En su reciente visita a Colima, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó la atención sobre el tema de las carencias de la salud, con la advertencia de que no hay justificación para que los hospitales carezcan del personal médico necesario y de los medicamentos gratuitos e insumos que se requieren para brindar una atención adecuada a los pacientes.

Ante el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y el director del Insabi, el mandatario señaló lo que fue interpretado como un regaño a los funcionarios, en el sentido de que existen recursos económicos suficientes para que no haya excusas ni pretextos para dejar de atender de la mejor manera a la población.

Si esto es verdad, habría que preguntarse por qué siguen ocurriendo casos como el de un paciente que a finales de octubre sufrió en Colima un derrame cerebral y después de tres días de malas atenciones en varios hospitales terminó muriendo en el Hospital Regional Universitario sin recibir el tratamiento adecuado porque el médico especialista se encontraba de vacaciones y no había personal suplente para que no se quedaran desprotegidos los enfermos.

En ese caso, que en su momento fue denunciado por la Red Femenina Colima, se evidenció el mal funcionamiento del sistema público de salud, con un gobierno federal encabezado por López Obrador y una administración estatal todavía en manos del priista José Ignacio Peralta Sánchez.

¿Dónde recayó la responsabilidad de que esto hubiese ocurrido? Tal vez cada nivel de gobierno debe asumir la que le corresponde en cuanto a las carencias y el manejo de los recursos, pero la gravedad del caso es que fue una vida humana la que se perdió, junto con muchas otras que deben haberse perdido por razones similares en otros momentos y otras latitudes.

Igual ha ocurrido en el caso de los medicamentos contra el cáncer en niños y adultos, así como tantos otros tratamientos que implican para las familias gastos catastróficos y que las instituciones gubernamentales no garantizan a las familias para la atención y curación de sus pacientes.

Dijo AMLO que gracias al combate a la corrupción y a la liberación de contratos que impedían al gobierno adquirir fármacos en los países y laboratorios más convenientes, ha sido posible ahora allegarse del abasto de los medicamentos necesarios.

El hecho de que esto no se refleje en una óptima atención en los hospitales públicos puede ser resultado de que el manejo de los recursos no se ha realizado de la manera responsable y honesta que se esperaría del actual gobierno. Esto tendrá que ser revisado de manera minuciosa por las instancias fiscalizadoras, incluida la Auditoría Superior de la Federación.

En Colima no es un secreto que la Secretaría de Salud y Bienestar Social (SSyBS) es una de las dependencias más endeudadas y a pesar de ello no garantiza la atención médica plena ni el abasto de medicamentos a los usuarios de los hospitales públicos.

Ello constituye un reto mayúsculo para el gobierno de Indira Vizcaíno Silva, si es que de verdad se va a actuar para el saneamiento de las instituciones públicas y una verdadera transformación para Colima, tal como fue prometido.

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.