Exigen renuncia del titular de la SSP; quedará paralítico el menor baleado por policías

Colima, México, Avanzada (19/12/2018).- Luis Ricardo González, el adolescente de 14 años baleado durante una persecución por parte de elementos de la Policía Estatal, quedará paralítico como consecuencia de las lesiones sufridas, informó su padre, Héctor González, quien advirtió que irá hasta las últimas consecuencias en búsqueda de justicia.

Familiares, amigos y estudiantes del colegio salesiano Fray Pedro de Gante, donde Ricardo cursa el tercer grado de secundaria, realizaron este día una jornada de cantos, porras y oraciones por la recuperación de su compañero, afuera del Hospital Regional Universitario de esta ciudad.

El menor recibió dos balazos por la espalda la noche del lunes 17, luego de que él y cuatro de sus amigos habían estado tronando cohetitos en un jardín, cuyo sonido presuntamente fue confundido por los agentes policiacos con balazos y los persiguieron hasta que lograron detenerlos con disparos de arma de fuego.

Héctor González dijo que su hijo y sus amigos, quienes traían un vehículo Jeep, huyeron asustados porque inicialmente trataron de abordarlos hombres armados vestidos de civil, a bordo de un automóvil marca Tsuru color blanco sin insignias oficiales, y fue hasta más adelante cuando los jóvenes de entre 14 y 16 años de edad fueron detenidos por uniformados de la Policía Estatal.

Frente a estos hechos, la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Colima, exigió que se investigue a fondo y se juzgue a los responsables de los hechos, además de que todos los protocolos de seguridad “sean revisados exhaustivamente y perfeccionados para que los ciudadanos conozcamos de quién nos debemos de cuidar y quiénes son los que nos cuidan, y con ello evitar que tragedias como ésta se repitan”.

El presidente del organismo empresarial, Luis Javier Siordia Alcaraz, dijo estar seguro de que lo sucedido fue “una cadena desafortunada de malas decisiones y como consecuencia se ha dañado lo más importante que tiene Colima, que son sus familias”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Abogados Penalistas del Estado, Mario García Solórzano, condenó los hechos en que resultó herido el menor y exigió que el gobernador, José Ignacio Peralta Sánchez, de manera inmediata separe de su puesto al secretario de Seguridad Pública del estado, el coronel retirado Enrique Alberto Sanmiguel Sánchez.

García, quien es además delegado de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México AC (Concaam), aseguró que desde la llegada de Sanmiguel a la titularidad de Seguridad Pública “sólo ha atentado en contra de menores de edad y el índice delictivo se ha incrementado en el estado”.

El padre de la víctima, Héctor González, en declaraciones realizadas este día afuera del hospital, dijo que la Fiscalía General del Estado está encubriendo a los policías con el argumento de que éstos cumplieron con su trabajo y que las heridas fueron causadas por esquirlas.

Aunque el gobierno del estado emitió ayer un boletín de prensa diciendo que estaba brindando todo el apoyo a la familia, que un policía se encuentra detenido y que se deslindarán las responsabilidades del suceso, Héctor González dijo que han existido intentos de presionar a los menores testigos y que la fiscalía ni siquiera ha accedido a entregarles copia de la carpeta de investigación, que se encuentra en la Mesa I bajo el expediente 765/2018.

“Sólo falta que mañana le den una medalla a la persona que dejó paralitico a mi hijo”, ironizó y denunció que los agentes del carro Tsuru blanco el martes estaban afuera de Fiscalía cuando los menores acudieron a declarar y “con el dedo les indicaban que se callaran; son niños de 14 y 15 años, ¿cómo no les va a dar miedo eso? Los tenían asustados, les hacían señas, los interrumpían y les decían que las cosas no fueron así, los callaban, querían que dijeran que tenían un arma, ¿de dónde, cuál arma?”

Dijo haber leído en la red social Facebook comentarios en el sentido de que deben de encarcelar a los padres de los menores, “la verdad sí, yo quisiera cambiar el lugar de mi hijo por mí, quisiera que a mí me hubieran dado el balazo; si a las diez de la noche son altas horas y no puedes circular libremente, ¿entonces en qué ciudad estamos? No fue un acto delincuencial, son los mismos elementos policiacos lo que hicieron esto, sin ningún argumento, lo único que los niños hicieron fue asustarse y salir corriendo”.

Puntualizó: “¿Cometí un error al dejar salir a mi hijo?, pues sí, es un error y el más grave de mi vida, si es cierto, pero qué tiene que ver eso con la persona que le disparó por la espalda, la verdad ya no se ni que decir”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*