Connect with us

OPINIÓN

“Corre, dijo la tortuga; atrévete, dijo el cobarde”

Published

on

Compartir:

Escrito por: Avelino Gómez

En tiempos de cambios políticos, como en los de crisis, la ciudadanía suele dividirse. A veces por situaciones tan sencillas como complejas. Puede ser el asunto de una caravana de migrantes o la implementación de nuevas medidas de gobierno. La gente toma partido según su forma de pensar, sus miedos o sus intereses.

Generalmente se agrupa en dos bandos, distinguibles el uno del otro por comportarse, o pensar, de manera opuesta. Y es hasta común que algunas personas, conocidas por tener opiniones con cierto de grado de estupidez, traten de ubicarse a la vanguardia de sus respectivos bandos. Hasta periodistas o artistas que uno creía ecuánimes, de pronto se vuelven atorrantes y extremistas. El colmo es que se llega a la polarización. Gente que uno esperaría que se quedara callada, les da por decir frases como “se las metimos doblada”. Y otras, al escuchar tal frase, gritan “auxilio, violación”. Y en ese contexto, absurdo, el pensamiento binario reina en el discurso público. Y se escriben o declaran cosas como: “Ese domingo de julio nos liberamos de la opresión, nos levantamos como un solo hombre contra la mezquindad de Sauron, el señor oscuro que nos impedía decir palabrotas”. O, si es por el bando contrario, este otro tipo de ideas: “El primero de julio entramos en una era incierta para la Tierra Media, la oscuridad avanza ya, como plaga incontenible para quitarnos la tranquilidad del agua tibia y la decencia”. Así, entre dos aguas (turbias), la vida pública se va volviendo un tanto previsible. La diversidad se apaga y todo torna o muy claro o muy oscuro.

A finales del siglo pasado, Noam Chomsky recordaba que los medios de comunicación eran controlados para imponer tendencias ideológicas, extender discurso favorecedores a intereses de la oligarquía y alimentar la falsa percepción de vivir en democracia. Pero el reinado de los medios de comunicación va en declive. Ahora son la redes sociales desde donde un ejército de opinadores improvisados lanzan sus retahílas de consignas, alentados, unas veces, desde un discurso oficialista no del todo exacto, y otra veces para difundir rumores simplistas, obtusos. ¿Qué hacer cuando nos empeñamos en pintar panoramas políticos y sociales en blanco y negro? Terminaremos aburridos, incrédulos y cargados de indolencia ante todo lo que (nos) está pasando. Tan sólo en los últimos días, en este pequeñito Estado, asesinaron a casi una decena personas. Y así, constantemente, las noticias cotidianas parecen partes de guerra. La vida de hombres y mujeres se desdeña y devalúa rápidamente, mientras los gobernantes miran para un lado o para el otro, divididos. Eso sí, se piden entre ellos “no politizar el tema de la inseguridad”. Como si evitando mirar y hablar del problema los eximiera de la responsabilidad, y de la culpa.

Compartir:
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.