Connect with us

LOCALES

¡Huuuurra, excelente el Gabinete de la Transformación!

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 

En su libro de memorias “Mis tiempos”, el polémico ex presidente (José López Portillo) relata este pasaje: “Me pidió acuerdo especial Miguel de la Madrid y al único candidato que me propuso para el puesto (de subsecretario) fue a José Ramón (mi hijo) […] “Me negué, le advertí que tenía riesgos políticos para mí y para él. A uno, lo atacarían vía nepotismo y al otro de halagar la vanidad de padre, para avanzar en calificación política. […] Él insistió en dos o tres acuerdos en los que me suplicó. Dijo que no había otro prospecto. En fin, después de mucho porfiar con plena conciencia de lo que ocurría, pero también seguro de que el mejor hombre para ese puesto era José Ramón, acepté la proposición de De la Madrid.”

En una declaración pública, López Portillo explicaría con un extremado cinismo la decisión: “Es el orgullo de mi nepotismo”. Pero José Ramón no fue el único caso: a su hermana Margarita la designó directora de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC); otra hermana, Alicia, fue su secretaria particular; un cuñado suyo fue oficial mayor de la CFE y su primo Guillermo López Portillo ligó la dirección del Instituto Nacional del Deporte.

Eran tiempos de corrupción desbordada, hoy en pleno siglo XXI, cuarenta años después, gente de izquierda celebra orgullosamente el nepotismo de su gobernadora electa con euforia desmedida. Una maestra, de larga trayectoria en la izquierda colimense, sin ningún pudor lanza hurras y celebra con una alegría desmedida las actitudes nepóticas de su gobernadora electa. 

Legalmente la Ley General de Responsabilidades Administrativas establece que no se pueden promover ni nombrar, hasta el cuarto grado por filiación y al segundo por afinidad, a los parientes. Si bien, es cierto, que la ley en nuestro país a los políticos les vale un reverendo cacahuate, pero moralmente están obligados a respetar los valores y principios de la buena probidad.

El cinismo de la maestra, estimada y muy conocida en Colima, está a la altura de lo que  pregonó en su tiempo López Portillo al que la maestra atacó y criticó en su momento por inmoral, ilegal y corrupto. 

No cabe duda que, aquellos de entonces, ya no son los mismos. Ante decían odiar la corrupción y hoy la abrazan y la hacen suya con fervor y entusiasmo. Hoy, lo que decían odiar ayer, lo vuelven suyo y lo presumen en su feis para que todo Colima se entere.

El gabinetazo de la gobernadora electa contiene, entre sus miembros de primer nivel, a primos, amigos, padrinos e incondicionales que para nada nos hacen extrañar al viejo PRI. También se resalta, por ejemplo, el bajísimo perfil de la próxima secretaria General de Gobierno y la de Planeación que también fueron sancionadas por inhabilitación por tres años, además, varios de los propuestos, tiene una relación de parentesco que debieron abstenerse hacer sus propuestas, pues tienen una relación familiar estrecha. El gabinete es una reivindicación del nepotismo como práctica política del abuso. Los tiempos de López Portillo vuelven a las esferas del gobierno del estado con la gravedad de ser presumido por sus actores, de hoy, como los corruptos de los años setentas. El tiempo parece haberse detenido, no hay evolución, no hay avance. 

Como bien dice el periodista álvaro Delgado: no son iguales, son los mismos. Estamos en el umbral del gobierno de los primos y las amiguis.

El haber nombrado un gabinete de puros cercanos, más que buscar calidad moral, profesional y lealtad, lo que busca son complicidades.

Lo más grave será cuando el Congreso del Estado, seguramente, no dirá nada del nepotismo abierto y cínico y le aprobará los nombramientos.

No cabe duda que el haber pertenecido al gobierno de Nacho Peralta algo aprendió, pues con el casi ex gobernador no tuvo diferencias de fondo, dígase de programa de gobierno o proyecto político, pues sus diferencias de fondo fueran laborales. La diputada Viridiana Valencia relató en un programa del feis (Tercia de ases) que la renuncia de Indira al gobierno de Nacho fueron porque a ella la tenían a mitad de salario en relación a sus pares. Esa fue una de sus principales diferencias con Nacho. 

En síntesis, el gabinete es nepótico, de bajo perfil, contiene ausencia de idoneidad. Sólo busca complicidades no lealtades. 

Estamos en el fin de los corruptos gobiernos del PRI y este gobierno de alternancia opta por el nepotismo y la precariedad profesional, así las cosas.

Ruta de los errores 

Error uno.- Desde julio no hay gobierno en Colima. Nacho se ausentó y el gobierno electo decidió sostener un bajo perfil. En otras palabras, no asumió de facto el mando que la sociedad reclamaba que lo hiciera para generar certidumbre. Evadió su papel. Nos vemos el uno de noviembre, dijo la gobernadora electa.

Error dos.- Dado que el Gobierno federal adelantaría las participaciones el presidente les propuso reunirse para pactar las entregas y las dispersiones de los recursos. Nuevamente la gobernadora electa optó por el bajo perfil y no adelantó los nombramientos del secretario General de Gobierno, de Planeación y Finanzas, así como la del fiscal. La gobernadora electa no estuvo al pendiente para fiscalizar y controlar los movimientos del goberladrón, las consecuencias se verán más adelante. El vacío siguió creciendo y el problema de impago agudizándose. Los presidentes municipales prácticamente dejaron tirados los gobiernos municipales y las zonas metropolitanas lo padecimos al tener ciudades sucias y abandonadas.

Error tres.- Como consecuencia de la no acción (le llamaron bajo perfil) de la gobernadora electa el goberladrón continuó con sus movimientos ilegales (concensión de la alberca olímpica, fideicomiso del manejo de los residuos sólidos y concesión  de un espacio en Palacio de Gobierno). Dicho de otra manera, chamaquearon a la gobernadora por andar tomándose selfis.

Error cuatro.- Desde julio del presente año el goberladrón hizo público que cometería el delito de no pagar los salarios de todos los trabajadores al servicio del Gobierno del estado y, además, es público y manifiesto que no recibieron sus salarios en tiempo y forma.

La gobernadora electa no debe hacer ninguna investigación, pues ya existen pruebas públicas de los delitos del gobernador saliente; sin embargo, hasta el día de hoy no ha presentado ninguna denuncia penal. No parece un error parece más bien complicidad.

Los trabajadores solo le apuestan a un milagro y que el uno de noviembre todo cambie. Todos sabemos que eso no será; sin embargo, la esperanza no se marchitará y los trabajadores buscarán vías propias para resolver su problema y seguro que tendrán el apoyo de toda la sociedad colimense.

Mientras tanto los grupos de animación del gobierno nepótico y derechista que viene lanzan hurras y vítores  al nepotismo, recordando al populista de José López Portillo. 

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.