Connect with us

LOCALES

Gobiernos fantasmas

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 


Ciudades y estado sin gobiernos

Si uno decide recorrer las colonias de las cabeceras municipales, de los dos municipios más grandes de la zona metropolitana de Colima, podrá observar los camellones repletos de desechos vegetales y basura. Los camellones descuidados, funcionando un número de luminarias a penas suficientes para que haya un mínimo de luz. Se trata del fenómeno de la transición de poderes de los ayuntamientos y del gobierno estatal. 

Si a ello le sumamos una policía estatal con un mínimo de movilidad, la burocracia estatal paralizada, casi al 100%, por carecer de insumos, de salarios y de ánimo para laborar, entonces se crea la tormenta perfecta para los órganos públicos del estado de Colima. Parálisis es la palabra que los define.

Octubre transita entre la incertidumbre, la semiparálisis y una esperanza rota.

Los municipios de Colima y Villa de Álvarez, que iniciaron con dos gobiernos naranjas terminan con uno verde y otro naranja y ciudadanos morados, pero por el coraje.

Estamos en tiempos intermedios en los que nadie se responsabiliza de nada. Lejos quedaron las campañas, las ofertas inalcanzables e irrealizables y los gobiernos municipales electos no se atreven a abrir la boca para no regarla y también porque lo que enfrentarán para nada será un día de campo.

Ese es el panorama de la zona metropolitana colimense que está pagando los pecados de mantener una sociedad política ladrona, inepta e irresponsable.

Locho, no se sabe dónde ande.

Felipe, buscando el agua para su cementerio particular y firmar un contrato con el sindicato a toda velocidad.

Nacho, quejándose del ensañamiento de Colima con él. Jura y vuelve jurar que él no quería ser gobernador y todo Colima se empecino en ponerlo y ahí están los resultados. Un pobre Nacho deprimido y casi al borde de un ataque de nervios que lo pueden llevar al suicidio. Pobre hombre que lo único que tiene es dinero mal habido.

Lo que si da coraje es el estado deprimente de los dos municipios más importantes de la parte norte del estado llenos de baches, basura y camellones llenos de maleza. 

Locho, Felipe y Nacho terminaron sus gobiernos abandonando las ciudades y al estado a su suerte y como buenos miserables culpan a la gente de sus desastres.

Quedan 9 días para el cambio de gobiernos, en las ciudades de Villa de álvarez y Colima, y 25 para el cambio estatal. 

A pesar de ellos la sociedad sigue en pie.

El Congreso ya cambió

El Congreso del estado ya cambió de titulares y la vida sigue igual. Bueno, llevan seis días en el cargo y nada se extraña, la vida sigue igual. Unos se fueron y otros llegaron y la vida sigue igual.

Usted dirá que merecen tiempo para ver sus acciones. No, ellos fueron electos el primero de junio y tuvieron cuatro meses para preparar sus agendas y proyectos parlamentarios para asumir con prontitud y atender lo importante y urgente y hacer a un lado lo importante pero que puede esperar. 

La verdad es que no se observa que traigan nuevas ideas y proyectos. No toman decisiones. Solo aporrearon al gobernador saliente, que se lo merece, pero fueron incapaces de trazar una ruta urgente y prioritaria para enfrentar la crisis financiera. La seguridad sigue detenida, la burocracia está en vilo y los ciudadanos no vemos gobierno alguno. 

La Legislatura LX no dio color en sus primeros seis días. En tiempos normales su arribo hubiera sido normal, pero no, estamos en tiempos de urgencias porque una crisis marca diablo tiene en jaque al Gobierno del estado.

Noviembre llegará, el Ejecutivo estatal se renovará, y al parecer, la crisis permanecerá.

¿Dónde están los gobiernos?

En los ranchos dicen que el matrimonio se parece a los chiqueros donde unos puercos chillan por querer entrar y otros chillan porque quieren salir. Así andaban en las campañas los candidatos unos chillando porque ya se van y otros chillando por querer agarrar el hueso, pero como están viendo la cosa muy difícil chillan porque el hueso no tiene tanta carne como esperaban.

Mientras tanto los ciudadanos la estamos pagando. Colima no tiene gobierno y octubre será un meses difícil pues al parecer la ausencia de los políticos hará que la crisis se agudice y cuando el Gobierno del estado electo tome posesión las medidas que anuncie ya serán cosas viejas.

Los diputados nuevos entraron con un discurso viejo al Congreso. Los nuevos alcaldes entrarán con un discurso que pretenderá administrar los problemas. Y la gobernadora electa cuando asuma el poder, legalmente, sus propuestas serán ya viejas porque la crisis está escalando aceleradamente. El nuevo gobierno estatal está destinado a caminar atrás de los acontecimientos porque así lo ha decidido.

Los colimenses estamos en la inercia de la crisis nadando de muertito. Los gobierno por venir no saben qué hacer, eso está muy claro, y cuando alguien no sabe cómo resolver el problema lo fácil es hacer pagar la crisis a quienes no tiene mecanismos para defenderse y esos somos nosotros los ciudadanos colimenses.

Espina uno.- Pocos estadunidenses se imaginarían que vivían en uno de esos países que ofrecen servicios para que los ultrarricos –empresarios, políticos, criminales– oculten sus fortunas, pero entre las revelaciones más sorprendentes de los Papeles de Pandora es que Estados Unidos se ha vuelto uno de los mayores paraísos fiscales del planeta; menos sorprendente es que empresas y ricos estadunidenses, incluyendo muchos bajo sospecha o investigación criminal, continúan escondiendo sus fortunas en paraísos fiscales en el extranjero.

Así inicia la nota firmada por David Brooks en el periódico La Jornada que es lo que tiene a mucha gente impactada, pues resulta que los más “preocupados” por contener el narcotráfico y al crimen organizado son quienes protege mejor el dinero de los criminales.

La economía clandestina de empresas fantasmas y fideicomisos bajo prestanombres en paraísos fiscales es un lucrativo negocio internacional con el propósito de ayudar a los ricos a evadir impuestos o investigaciones criminales o para lavar dinero, o sencillamente para disfrazar sus activos.

Ahora uno entiende porque los Prianistas y los empresarios mexicanos pueden asociarse con el narcotráfico –sin tener consecuencias-  y hacer dinero fácil a costillas del envenenamiento y muerte de la juventud. 

Roberto Saviano dijo que para erradicar al narcotráfico y a todo el entramado del crimen organizado era necesario desmantelar las redes de lavado de dinero. Ahora resulta que los Estados Unidos son los más interesados en proteger las fortunas de los narcotraficantes. No cabe duda que los Estados Unidos es una nación en decadencia y acelerando cada días más su caída.  

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.