Connect with us

LOCALES

Viridiana Valencia y la incontinencia verbal

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 

Cuando un juez del Registro Civil, frente a una pareja, termina su discurso señalando “los declaro marido y mujer” la vida para ambas persona cambió porque a partir de ese momento su estatus jurídico ha variado y tendrán nuevos derechos y más obligaciones.

Cuando en una kermés nos dicen lo mismo, no pasa nada, porque el discurso es de mentira, es un juego.

El primero es un caso ilustrativo de lo que es un discurso o lenguaje performativo. La investidura de juez del Registro Civil le otorga la facultad de transformar nuestra vida real y legal.

El lenguaje performativo son palabras que hacen, es decir, que cuando las pronunciamos, la acción se realiza… el lenguaje permite una conexión con el mundo, y por lo tanto las palabras actúan sobre el mundo, son performativas. Significa que implican consecuencias y contratan una responsabilidad para la persona que las pronuncia.

El pasado viernes, uno de octubre, la presidenta del Congreso y además cabeza de la Junta de Gobierno y Coordinación Polìtica de la LX Legislatura recibió  el sexto informe de Peralta Sánchez y, entre otras cosas, expresó  que en esta ocasión sì habrá consecuencias para los culpables del Crack Financiero de Nacho.

No sabemos exactamente lo que significa el decir que habrá consecuencias porque el Congreso podrá iniciar investigaciones y realizar juicio político a los responsables, pero tendrá que dar vista a la autoridades, fìscales y judiciales correspondientes, para que éstas procedan conforme a derecho y se castigue, en su caso, a los responsables.

Suena bien que un miembro del Poder Legislativo hable de esa manera, sin eufemismo, para tratar el asunto tan vergonzoso como la corrupción del Ejecutivo estatal; sin embargo,  suena más a demagogia que a verdadera disposición para hacerlo. El Congreso no puede realizar acciones punitivas.

Recordemos que la pasada LIX Legislatura no hizo nada contra Mario Anguiano y los tres años se la pasó entre dimes y diretes sin fincarle responsabilidades al ex gobernador que está muriéndose en su casa, pero de risa. La entonces fracción parlamentaria del Morena, al principio, con mayoría absoluta, fue incapaz de tan solo investigar a Mario Anguiano y de dar vista a la Fiscalìa especializada anticorrupción, es decir, que cuando pudieron no quisieron, y al final de la misma legislatura, que no contaban ya con mayoría y, a horas de finalizar su periodo, interpusieron una solicitud de juicio político contra Nacho Peralta. Es decir que, cuando ya no podían, ya quisieron. 

Hoy en la LX Legislatura, Morena y sus aliados, hacen mayoría y dicen que quieren hacer justicia y su coordinadora en Congreso se deshace en incontinencia verbal al decir que esta vez sì habrá consecuencias.

Además, en un video que circula en el guatsap –de aproximadamente 16 segundos de duración-, donde la diputada Valencia Vargas habla de las diversas actividades del dìa, entre otras, la recepción del sexto informe de gobierno de Nacho Peralta se refiere a éste como un corrupto. Cosa que es cierta por las abundantes manifestaciones públicas; sin embargo, olvida una cosa, ella es presidenta de  la Mesa Directiva del Congreso y todo lo que ella diga tiene consecuencias legales. Y tal parece que, Valencia Vargas, no tiene la plena conciencia de ello, quizá derivado de la emoción que significa el haber asumido el mando del Poder Legislativo.

Los miembros del Prian siempre dijeron cuando se hablaba de casos de corrupción que: se llegará a las últimas consecuencias; se aplicará todo el rigor de la ley, caiga quien caiga; llegaremos tope donde tope; nadie por encima de la ley; aplicaremos todos el peso de la ley; entre otras frases que todos sabiamos en qué acabarìa: la impunidad. Después de escuchar cualesquiera de las anteriores frases todos sabíamos que nada pasarìa; que todo seguiría igual.

Viridiana Vargas al decir que habrá consecuencias, más parece evocar una frase de mitin electoral que una postura política seria. Los muchachos y muchachas de Morena parecen empecinados en seguir comportándose como activistas y no como políticos  serios que las condiciones demandan. La diputada presidenta de la Mesa Directiva del Congreso, coordinadora del grupo parlamentario de Morena y presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Politica, dice lo anterior y no presenta una mìnima hoja de ruta para llegar a las consecuencia (y lo que ello signifique) en las acciones interiores del Congreso y sus procedimientos frente a las demás instancias competentes.

Viridiana Vargas vive una incontinencia verbal que no tiene claridad dónde está diciendo las cosas. Su discurso, luego entonces, se vuelve demagógico, estéril y vacío. Lo que nos conduce a suponer, a fuerza de una lectura a contrasentido, que el Congreso no hará nada para castigar a Nacho Peralta y solo echará porras al Gobierno de México que, hasta ahora, es el único que ha iniciado investigaciones y  acciones por medio de la Unidad de Inteligencia Financiera. A estas alturas del partido no se conoce ninguna investigación del Congreso estatal, de la Fiscalìa especializada anticorrupción ni de ninguna otra institución local.

Viridiana en su voluntarismo por abandonar los eufemismos del sistema corrupto del Prian cae en una vil y vulgar demagogia que  disminuye la calidad política del Poder Legislativo.

Mal empieza el Poder Legislativo. A Viridiana Valencia le ganó la incontinencia verbal, desconoce lo que es el lenguaje performativo. Mucho tiene que aprender esta joven diputada.

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.