Connect with us

LOCALES

La apuesta debe estar en lo local

Published

on

Compartir:

Durante la campaña electoral, la próxima gobernadora hizo la promesa de conducir un gobierno cercano a la gente, incluyente de la participación ciudadana en la toma de decisiones y atento y sensible a las necesidades de las y los colimenses.¹˒² Dar cumplimiento a esta promesa supondría la construcción de un proyecto de gobierno que, junto con la ciudadanía y los actores interesados, definiera las prioridades y problemas específicos de los sectores (social, educativo, gubernamental, económico, ambiental, agropecuario, portuario, de desarrollo urbano, entre otros) y planteara soluciones coherentes con las particularidades y realidades locales. De esta manera, el próximo gobierno estaría en posibilidad de convertirse en un agente funcional para resolver las problemáticas reales presentes en el territorio e impulsar el desarrollo local. 

Sin embargo, el próximo gobierno parece apostar a reproducir el esquema que la federación ha definido y puesto en marcha desde el centro del país. Hasta ahora, el proceso de transición ha privilegiado la relación con actores y dependencias del gobierno federal, existen ya anuncios de que se replicarán instrumentos de programas federales y hay decisiones ya tomadas que han carecido de espacios de diálogo y discusión con actores locales. Esto significa que la oferta del próximo gobierno para enfrentar los problemas y necesidades que aquejan a las y los colimenses, estaría relegando las visiones, opiniones y particularidades de la población y del territorio local. A continuación, muestro dos ejemplos: uno que tiene que ver con la política social y otro con la funcionalidad del gobierno.

La política social del próximo gobierno estatal replicará los instrumentos de los programas sociales diseñados desde la visión del centro del país. La gobernadora electa anunció ya la decisión de aumentar el alcance de los programas sociales federales.³ Esto, sin justificar abiertamente la decisión con base en estudios o diagnósticos locales, consultar a especialistas e incluir la opinión y perspectiva de la población y las comunidades del estado. Así, a pesar de la oportunidad que existe para innovar y construir una política social local, que complemente a la federal y que atienda problemas específicos de la región mediante la oferta de servicios (de cuidado a población infantil, adultos mayores y personas con discapacidad; de tutorías escolares o de salud comunitaria, por mencionar algunos ejemplos) o de instrumentos de seguridad y protección social (como un seguro de desempleo), el próximo gobierno estatal ha decidido hacer lo mismo que la federación: entregar transferencias monetarias.

Además, el próximo gobierno estatal carece de una propuesta seria e integral para fortalecer y construir las capacidades institucionales del sector público local. Bajo la misma premisa de austeridad del gobierno federal, la gobernadora electa propuso ya a diputados del Congreso la disminución del número de secretarías del poder ejecutivo estatal. El problema es que este tipo de modificaciones mantienen intactas las condiciones locales que favorecen la corrupción, la opacidad y la baja calidad del aparato burocrático. Y, de igual manera, la construcción de esta propuesta careció también de espacios de diálogo y discusión con especialistas en el tema y con actores de los sectores afectados. Así, la construcción de un gobierno funcional y capaz de impulsar el desarrollo local podrá verse obstaculizado y entorpecido por decisiones locales que están orientadas por premisas y políticas públicas que responden a otras realidades.

Indudablemente, para el próximo gobierno es fundamental mantener y fortalecer relaciones de cooperación y coordinación con la federación y otros niveles de gobierno. Sin embargo, esto no debe traducirse en que las prioridades de gobierno, la selección y definición de los problemas públicos, así como la construcción de alternativas de solución, sean planteadas desde la visión y la realidad de las oficinas gubernamentales del centro del país. Subordinar la agenda local a la federal es problemático no solo por los vaivenes y el cambio de las prioridades políticas, sino porque implica apartar la mirada de la construcción de un proyecto local con visión de mediano y largo plazo.

Así, siempre habrá un convenio de colaboración a formalizar con actores federales, una mesa de coordinación intergubernamental en la que participar, recursos extraordinarios que gestionar a oficinas centrales u obras públicas que inaugurar de manera concurrente con la federación. Sin embargo, se requiere una visión y esfuerzo más amplío para construir respuestas de Estado a los problemas de la entidad y para impulsar y detonar el desarrollo local. El desafío consiste en construir un proyecto común que, más allá de salir del paso, afronte los problemas presentes y futuros del estado con estrategia y visión de mediano y largo plazo. El reto es apostarle a lo local.

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.