Connect with us

LOCALES

Chicken Little en fuga

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 

Ricardo Anaya fue uno de los más estridentes publicistas de la famosa frase “La ley no se consulta, se aplica” en la que la derecha sintetizaba su sentir respecto a la consulta popular donde, por primera vez los ciudadanos fuimos consultados acerca de un tema en particular, el enjuiciamiento o no de los ex presidentes. El primer ejercicio de democracia participativa fue boicoteado por la derecha creyendo que, con esa postura, los ciudadanos se sentirían desanimados a continuar ampliando y desarrollando la democracia en nuestro país. 

Hace una semana a Luis Ernesto Derbez, ex secretario de Economía y de Relaciones Exteriores de Vicente Fox,  le fue girada una orden de aprehensión por haber desviado 200 millones de pesos de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). Luis Ernesto Derbez Bautista fiel al coro de la derecha también hizo campaña a favor de la impunidad y se cubrió con el lema La ley no se consulta, se aplica. Incluso llegó a decir que él tenía cola que le pisaran, pero muy corta; sin embargo, a pesar de contar con una cola corta –según su dicho- fue más que suficiente para que le giraran una orden de aprehensión. Actualmente se encuentra en fuga.

6.8 millones de pesos recibió Ricardo Anaya como soborno para aprobar la ley energética promovida por el Prian. Sí, esa ley que aprobaron en un recinto alterno, entre risas, burlas y vociferando una cascada de frases de desprecio y triunfalistas por haber impuesto su modelo de negocios al que consideraron el triunfo cultural del PAN.

La Fiscalía General de la República lo investiga por enriquecimiento ilícito y cohecho. Es seguro que en breve le giren orden de aprehensión para ser presentado ante un juez; sin embargo, al parecer sus fuentes, infiltradas en la Fiscalía y el Poder Judicial, le han dado el pitazo para que ponga pies en polvorosa rumbo a Atlanta, Estados Unidos, donde radica la mayor parte del año.

Luis Ernesto Derbez y Ricardo Anaya tienen  algo en común, aparte de ser cobardes y bocones, son partidarios de la corrupción y la impunidad como forma de vida.

La lucha de estos personajes, como miembros de la derecha fascista, los pone en la vitrina del cinismo galopante que, sin escrúpulos ni pudor, reivindican a la corrupción y a su hermana bastarda la impunidad, como modelos de nación. 

El polo aglutinante del fascismo en México, denominado Va por México, se solidarizó con Ricardo Anaya argumentado persecución política, ninguna novedad en su discurso, lo suyo es la corrupción y la asociación delictiva. No son políticos asociados sino una asociación delictiva. Son parte de algo que debemos llamar cártel político por la corrupción y la impunidad que profesan.

El anuncio de la derecha fascista Va por México de denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la intromisión y preponderancia del narco en las elecciones pasadas no es sino el signo de políticos que ante su precariedad de programa, su pérdida de la agenda nacional y desánimo político de sus simpatizantes, recurren a un ente extranjero para  tener presencia y discurso político que les vuelva a dar aliento.

Ellos promovieron la infiltración del narco en todos los niveles del Estado mexicano y hoy se dan golpes de pecho porque la violencia no la podemos parar y porque la corrupción se volvió un ideal a seguir: quien no transa no avanza, decían.

Perdieron la consulta para el enjuiciamiento de los ex presidentes. Siete millones de  votantes, más allá de la relevancia de la cifra de sufragantes, fue una muestra contundente y, políticamente consistente, del deseo de la gente de la aplicación de la ley a los corruptos. El resultado de 97.8 % de mexicanos por aplicarles la ley a los corruptos es demoledora. No lo quisieron ver así, se rieren de los siete millones. 

Se trataba de votar una intención de justicia. Por eso al investigarse a Ricardo Anaya, y su eventual puesta a disposición de un juez, es visto por la abrumadora mayoría de mexicanos como un acto de justica. Ellos, Ricardo Anaya y Ernesto Derbez, pidieron sin ambages la aplicación de la ley:  la ley no se consulta, se aplica –dijeron con soberbia desmedida- y la ley se le va a aplicar, y ante la inminencia del acto, chillan como ratas cobardes.

Yo voté por el enjuiciamiento de  los ex presidentes, los prianistas dijeron que no era necesario que la ley no se consulta, se aplica.

La consulta por enjuiciar a los ex presidenes ganó con casi el 100 por ciento de los participantes. Los enemigos partidarios de la impunidad se cobijaron bajo el eslogan La ley no se consulta, se aplica.

Bueno, les tomamos la palabra. Anaya y Derbez al bote. Apliquémosles la ley a secas. Sus deseos son órdenes.

Pero, por favor, no chillen como puercos.

 Chicken Little y Derbez están en fuga, autodenominándose perseguidos políticos. Pobres políticos no tienen un solo gramo de dignidad.

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.