Connect with us

LOCALES

Una sociedad de cínicos

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 

Ayer, a las 7 en punto de la noche, formalmente el gobernador anunció a los trabajadores y maestros que trabajan para el gobierno del estado –incluidos los pensionados y jubilados-  que hoy les cubrirían el 50% de la segunda quincena de julio y el pago de las futuras quincenas hasta el final del sexenio seguirán en la incertidumbre. Les pagarán en abonos chiquitos como en una famosa tienda de enseres electrónicos.

El anterior anuncio se da en el contexto de la confirmación de la próxima visita del presidente a nuestra entidad programada para el sábado 7 de agosto. Y también, en este contexto, llama la atención la solicitud de renuncia del gobernador por parte del sindicato de burócratas que, si bien es cierto, carecen de autoridad moral y política para demandar su renuncia, también es cierto, que resulta conveniente y útil que el desgobernador se aparte del cargo por razones obvias.

Las buenas noticias

A pesar del no pago a los trabajadores del gobierno del estado, llama la atención la tranquilidad y el orden en que se ha mantenido el estado (hasta hoy jueves) y el buen funcionamiento de la seguridad pública y algunos servicios de organismos autónomos y funciones burocráticas del propio gobierno del estado. La falta de autoridades gubernamentales no se nota. No hacen falta. La falta de gobernador no se percibe. No se le extraña.

La visita del presidente dentro del actual contexto dará un marco más relevante a su visita. Será ineludible tratar el tema del no pago a los burócratas. Ello provoca esperanza en los trabajadores pero también la vergonzante necesidad  que sea el centro quien venga a resolver los problemas de los colimenses.

Una sociedad de cínicos

El gobernador, como primer cínico del estado, debe renunciar para facilitar una solución al conflicto. Su renuncia permitiría que un gobernador interino pudiera, a la luz de los datos duros y objetivo, tomar las medidas urgentes y no se apresuren las que requieren de soluciones a mediano y largo plazos, como podrían ser la reestructuración de la deuda del estado con la banca de desarrollo, por ejemplo.

Los sindicalistas, cínicos de reparto, como actores de soporte del gran cínico, deben renunciar a sus sindicatos e instalar direcciones provisionales –coyunturales- para sacar adelante el conflicto en marcha e iniciar un proceso de democratización de sus respectivas organizaciones sindicales.

Tanto el sindicato de burócratas como la sección 39 del Snte tuvieron, en 1988, la primera llamada para democratizarse y separarse del contubernio con el gobierno y partido oficial; en el 2000 tuvieron la segunda llamada para abandonar el corporativismo e incrustarse en una sociedad de ciudadanos, pero no, optaron por continuar con el corporativismo y encontraron en el PAN otro gran aliado; 2006 y 2012 parecía ser que las aguas del corporativismo y la corrupción  volvían a sus cauces,  gozaban de cabal salud, nada más alejado de la realidad; 2018 golpeó fuertemente al Prian y los sindicatos de burócratas y Snte 39 continuaron en su vía y visión corporativas; 2021, ahora con Morena en alianza local, el destino los agarró con los dedos de la mano en la puerta, pues los sindicatos no pueden ni deben ser base orgánica de los partidos porque la sociedad es plural, amplia y diversa. Los sindicatos son gremios y tienen demandas e intereses concretos.

Los líderes de los burócratas y de Snte 39 deben irse. Zapatero a tus zapatos, el corporativismo está muerto y es nefando para los gremios.

El no pago a los burócratas no es un asunto aislado y concreto de la sociedad colimense y propio de una ineptitud particular del gobernador, de ninguna manera, es la expresión decadente del régimen corrupto que agotó sus límites y está colapsando.

El INE  a nivel nacional es, hoy en día, un obstáculo para la democracia; los magistrados del Tribunal Superior del Poder Judicial de la Federación y su decadencia, su presidente acusado de enriquecimiento ilícito, su antecesora (Otálora) apuntaló una red de amigos y familiares en el Tribunal; entre otra linduras. Los partidos políticos de derecha se apropiaron del discurso de la corrupción y su defensa, como una forma de resistencia, y pretenden la inmediata restauración de un régimen que no tiene viabilidad, el neoliberalismo.

En Colima, en particular, el gobernador, los sindicatos del gobierno y los dirigentes magisteriales, los diputados y toda la sociedad política que actúa en los partidos políticos no tienen otro fin más expresivo de su decadencia que su actuar ineficiente y su obsesiva disputa por el botín que representan los 18 mil millones de pesos, es decir, el presupuesto del estado. Ese es su verdadero objetivo y ya no lo disimulan. Fura mascaras es su consigna.

única conclusión 

Todo indica que será la federación quien pondrá orden en Colima. La sociedad política colimense, Morena incluida, sigue comportándose aldeanamente –como en su momento lo dijo Socorro Díaz  Palacios- y el gobierno saliente como el entrante serán sometidos a los criterios y directrices del gobierno federal, todo cuesta en la vida y la ineptitud de los prianistas y la novatez de los morenistas nos condenan a ser gobernados por el centro. Ni modo, la sociedad política colimense es más aldeana que sencilla.

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.