Connect with us

LOCALES

El peso de un muerto

Published

on

Compartir:

Columna
El puercoespín 

El gobierno lo mando a matar, es la frase más recurrente cuando personas como David Díaz Valdez son asesinadas.

Para encontrar los asesinos debemos aplicar la pregunta clásica que se hace invariablemente ¿Quién o quiénes son los beneficiarios de este crimen?

Su hijo en un video que circula en redes sostiene que él y toda su familia no tenían ningún problema con el narco. Por aquello que siempre sucede: la revictimización de la víctima.

 El forma en la que lo asesinaron fue típica de los narcotraficantes, hasta parece copiada de una escena de unos de los libros del escritos colombiano Fernando Vallejo, La virgen de los sicarios.  Díaz Valdez tenía  escasos 11 días de haber salido de la cárcel. 

Por su lado Peralta Sánchez tiene desde el 9 de enero del año en curso que no es recibido por el presidente de México. El proceso de elección están en su fase de impugnaciones, judialización, y las instancias competentes son los tribunales local y federal. Producto de lo anterior en Colima vivimos un vacío de poder enorme. El vacío de poder se siente con mayor peso en eventos como estos que generan especulación, a falta de explicaciones simples y llanas del gobierno del estado. Informar y explicar es sencillo y suya es la obligación para evitar la especulación.

Díaz Valdez tenía  escasos 11 días de haber salido de la cárcel y derrochaba optimismo.

David Díaz comentó, prácticamente al salir de la cárcel, “que una de las situaciones que molestaron a las autoridades fue el hecho de haber ganado un amparo para evitar que cualquier autoridad o empresa realizara obras en Campos en tanto no se contará con el permiso del pueblo indígena.”

El viernes fue asesinado y las autoridades locales guardan un ominoso silencio. 

Tan fácil que sería esclarecer lo sucedido. El gobierno debe cumplir sus funciones y no dejar paso a las especulaciones que abonan al terreno de lo arcano y crean condiciones de malestar y sospecha. Que, dicho sea de paso, son innecesarias. Los colimenses merecemos ser informados y tendríamos que pensar que el gobierno ya cerró la cortina y de plano decidió no trabajar más –si a lo hecho en su gestión se le puede llamar trabajo-, lo cual nos anuncia, cuatro meses de ausencia de gobierno y que cada quien se las arregle como pueda. 

Podrá terminar peor el gobierno. ¿Tendrá capacidad de terminar más desastrosamente? 

Colima es un cementerio y ya nos acostumbramos a serlo. Los muertos son tantos que ya aplastaron a este gobierno por concluir. Cualquier cosa que venga después de este gobierno deberá ser mejor, ni duda cabe. Porque es imposible ser peor. Como dice Juan Rulfo en su cuento El hombre: “Los muertos pesan más que los vivos; lo aplastan a uno.”

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.