Connect with us

LOCALES

Sorpresas, ninguna; sorprendidos, muchos

Published

on

Compartir:

Las elecciones intermedias en Colima fueron dulces por fuera pero muy amargas por dentro. Fue una elección local decepcionantes frente a las federales en las que se ratificó a la Cuarta Transformación al haberse alcanzado la mayoría simple en Congreso federal, fue una dulce elección federal. Lo cual va permitir, sin ningún contratiempo, continuar con la lucha contra la corrupción; sin embargo, en contraste,  la elección local fue una lucha de contradicciones que permitirán pervivir a la corrupción, es decir, fue una amarga elección.

En Colima ninguna sorpresa

Empezando por Cuauhtémoc, la gente votó bien. Le dijo no a Marisol Neri León,  la propuesta del nepotismo  de Morena y Nueva Alianza, la prima política de la candidata a gobernadora perdió porque la gente de Cuauhtémoc votó bien y votó contra el nepotismo abusivo planteado por la mafia de Las Amiguis.

Siguiendo con el municipio Colima, la gente votó bien. Le dijo no a Gisela Irene Méndez, cuyo única virtud era haber sida compañera de gabinete de la candidata a la gubernatura en el gobierno priista de Nacho Peralta. La gente de Colima le dijo no al amiguismo en política. La mafia de Las Amiguis perdieron en el municipio de Colima.

Continuando con Villa de álvarez, la gente votó bien. La dijo no  a Guillermo el Tecolín Toscano, cuyo único mérito fue el haber sido impuesto por Mario Delgado y la candidata a gobernadora. En esta candidatura, la verdad, Delgado y Vizcaíno se pasaron. Haber propuesto un “presunto delincuente”  fue un exceso. Delgado entonces dijo: Guillermo Toscano es “un ejemplo de superación, de lucha, que hoy nos representa, los representa a todos ustedes en el Congreso del estado, siempre apoyando las reformas y la agenda legislativa de la Cuarta Transformación”. Delgado y la candidata a la gubernatura dijeron: vótenlo y la gente sencillamente acató y lo botó. Otra tacha para la mafia de Las Amiguis.

Prosiguiendo con Comala, la gente votó bien. Le dijo no a Guillermo Ramos Ramírez ex priista y ex panista que para hacerse del puesto y brincó a Morena para purificarse y, pues no, la gente le dijo no a los chapulines contratados por la candidata a gobernadora y Mario Delgado.

Prosiguiendo con el distrito XIV, la gente votó bien. Le dijo no a Andrea Naranjo Cortés, priista de hueso colorado y cuadro operador de Rogelio Rueda, pues representa los interés de la mafia del poder en Colima, pero hoy aliada con Morena a través de la mafia de Las Amiguis.

Las posiciones se perdieron porque fueron impuestas por la mafia de Las Amiguis y la gente fue muy contundente con su voto. El mensaje es claro: la sociedad no quiere nepotismo (Marisol Neri); ni amiguimos (Gisela Méndez); ni delincuentes (el Tecolín); ni chapulines (Guillermo Ramos); ni hipócritas priista disfrazados de morenistas.

De los sorprendidos

El protagonismo de Vladimir Parra de defender a ultranza las malas conductas de la candidata a la gubernatura de Colima le costó haber perdido la diputación federal, que era estratégica para apoyar el proyecto de la Cuarta Transformación. Los negativos de la candidata Vizcaíno los absorbió Parra Barragán y pagó el precio. Lo mismo le ocurrió a Marisa Mesina, Alejandro González, Blanca Livier y Grecia Navarro que por apoyar incondicionalmente a la candidata a gobernadora terminaron absorbiendo sus negativos, la inexperiencia, su ingenuidad y un poco de romantisismo los mató.  Lástima por todos ellos que son excelentes elementos, pero pagaron las consecuencias de apoyar a políticos señalados por la corrupción como la candidata a la gubernatura. La lección que deben aprender todos ellos es que la gente va en contra de la corrupción en serio no como pose. Ser poquito corrupto no aplica. Defender la corrupción tiene costos y los pagaron llevándose en su fracaso la esperanza de mucha gente de buena fe.

Por otro lado, y más de fondo, el haber perdido estas posiciones puso en riesgo la elección de la gubernatura pues si hacemos un comparativo con las anteriores elecciones veremos que Nacho Peralta fue electo con casi 30 mil votos más que la actual gobernadora electa, además se perdió la diputación del distrito uno federal que es una perdida muy importante para Morena.

El distrito dos, es decir, la costa tuvo resultados normales Morena se confirmó y demostró que en la costa está el verdadero obradorismo y la razón política de la Cuarta Transformación.

Votantes vergonzantes 

Mucha risa me dio leer a algunos votantes vergonzantes, varios se dicen analistas políticos, que dijeron que votarían por el cambio en Colima pero que no darían su voto como un cheque en blanco. ¿Habrá quien anote en el voto que se trata de un cheque en blanco? Y agregaron que estarían vigilantes del próximo gobierno (huyyy que miedo).

Por lo pronto, a estos anticheque en blanco, se les olvido vigilar a la candidata morenista en sus imposiciones de candidatos a alcaldes y diputados, si así la van a vigilar en su gobierno, pues estamos fritos. Pobres votantes vergonzantes.

Estos mismos analistas dijeron “habrá sorpresas”, yo creo que no, hubo sorprendidos que es diferente.

Colima votó bien. Los partidos pidieron que votáramos a sus candidatos, y la gente, a la mayoría de candidatos impresentables que pudo, los botó. 

Compartir:

MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.