Connect with us

LOCALES

Marinos, Estatales y Ministeriales le robaron, extorsionaron, torturaron y asesinaron a su familia

Published

on

Compartir:

Colima, México, Avanzada (08/06/2021).- Los torturaron, robaron, extorsionaron y asesinaron, elementos de La Marina, Ministeriales y Policías Estatales estuvieron involucrados. Desde 2017 Nazario Garibay busca justicia para sus familiares.

Nazario Garibay Godinez tenía un próspero negocio de autolavado en Colima, lo que le permitió abrir una sucursal en Manzanillo en 2017, en ese lugar comenzó su viacrucis.

En noviembre-diciembre de 2017, iniciaron una persecución grave por no decir otra cosa, elementos de La Marina y Policía Estatal en contra de mi familia, trabajadores y de mi persona. 

El primer ataque fue a las 23:00 horas y no llevaron orden de cateo. Entonces me comuniqué con mi arrendador, Carlos Salazar Preciado, Delegado de SAGARPA, porque el tenía buena amistad con el gobernador, le pedí por su conducto que interviniera, me contestó que lo había hecho pero no obtuvo una favorable respuesta, entonces me sentí en estado de indefensión.

La segunda ocasión llevaban una orden de cateo y la utilizaron para robar, torturar, para sembrar delitos, para arrestar y encarcelar ilegalmente a familiares, incluso golpearon hasta destruirle el rostro a un menor de edad para robarle una moto.

Introdujeron camionetas del SEMEFO, La Marina y la Policía Estatal, y se llevaron todo lo que había en el negocio, desde zapatos, desarmadores hasta ropa, se llevaron todo lo que se encontraron, dejaron limpio. 

Me encarcelaron a familiares ilegalmente, los trasladaron a la Fiscalía, de ahí los llevaron a la PGR, en ese lugar, una juez federal de nombre Josefina Pérez Romo los liberó en el transcurso de 10 minutos porque no había delito, pruebas, ni nada. Y así fue como se robaron todo y torturaron a mi familia.

Mis familiares presentaron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por las violaciones graves cometidas por elementos de La Marina y Estatales, que fueron privación ilegal de la libertad, desaparición forzada, robo, tortura, y amenazas de muerte.

Al liberar a mis familiares, me extorsionaron con una fuerte cantidad de dinero para entregarme solamente los automóviles que se robaron y el negocio, todo lo demás, me dijeron que no me lo entregarían. 

Mediante la abogada que me asistía me dijeron que les mandara una caja de vino, se las llevé hasta la Fiscalía, bajaron por ella, se la llevaron y luego me dijeron que querían otras dos cajas pero de “Buchanas 18”, respondí que no les daría nada y que se robaran todo.

Después de eso yo ya no me presenté porque al que buscaban era a mi, y no entendía porqué, cuál era el motivo, interpuse un amparo para conocer la causa de la persecución y resultó que no había fundo jurídico, era una ilegalidad.

Estuvimos negociando dos semanas con Margarito Martín Saldaña hasta que accedió a regresarme el negocio y dos vehículos a cambio de ciento cincuenta mil pesos.

En esa ocasión se robaron los aparatos de videovigilancia que tenía instalados, previamente alcancé a almacenar algunos videos de sus arbitrariedades, mismos que hoy empleo en los juicios como elementos de prueba. Posteriormente tuve que instalar otros equipos de videovigilancia, gracias a eso tengo registro del tercer ataque, llegaron vestidos de civil con corte estilo militar, cuatro personas, dos se introducen al domicilio, toda la familia estaba trabajando, entran con armas con silenciador, primero le disparan a mi sobrino, el licenciado encargado del negocio y después a mi otro familiar que habían torturado tres días antes, exigiendo que les dijeran dónde estaba yo.

Luego que los asesinaron llegaron elementos de La Marina, policías Estatales y Ministeriales. Un elemento de La Marina agarró a mi niña de trece años, investigándola que si yo estaba ahí entre los muertos, y que si tenía más hijos, la niña me dice papi yo tuve mucho miedo y tuve que decir que no era tu hija por miedo a que me mataran, lo que le salvó la vida.

Me detuvieron a todos los trabajadores y no permitieron que los llevaran enfrente a un hospital a los heridos, porque quedaron con vida, les dijeron que ahí los largaran, apropósito, también se robaron sus pertenencias, cuando los trasladaron al SEMEFO, el dinero que tenían producto del trabajo de tres días y celulares, todo se robaron.

Tengo evidencia de que maltrataron los cadáveres de mis familiares (otro delito más) le dieron balazos en el rostro a mi cuñado, mi hija estuvo ahí presente, pero además, me enviaron fotografías por Facebook y me dijeron estos son tus regalos de Navidad, lo sucedido coincide con esas fechas.

Pasó el tiempo y luego que entró en funciones el presidente de la república, le pedí protección para mi hija y para mi, actualmente la tengo. Después de todo esto y mi persistencia en obtener justicia por todos los delitos de los que fuimos víctimas, llevo alrededor de 70 audiencias de control judicial en el estado de Colima, presionando tanto al juez como al ministerio público que haga su trabajo.

Como parte del proceso, pedí la revisión de las grabaciones que deberían estar registradas en las cámaras de videovigilancia que instalé, pero resulta ser que la Fiscalía las recogió y bajo su resguardo, alguien borró todos los videos en los que se registraron los homicidios que cometieron.

Hablé con el Fiscal y le advertí que me dirigiría con el presidente de la república para hacerle de su conocimiento de lo sucedido, me pidió tres días para recuperar las grabaciones, y sí, me mostró un avance del sesenta por ciento en la recuperación de los videos borrados.

Después de todas las vejaciones de las que fuimos objeto mi familia y su servidor, el Fiscal Gabriel Verduzco me dijo que yo no soy víctima, me molesté mucho y en ese momento le dije toma una pistola y dispárame para que me reconozcas la calidad de víctima si es lo que quieres.

– ¿Qué pasó con los ministerios públicos que lo extorsionaron?, se le preguntó.

– “El Fiscal Gabriel Verduzco les dio un regalo, los despidió pero no los procesó, los demás ahí siguen trabajando con total impunidad”, respondió Nazario Garibay.
– ¿Y porqué lo buscaban a usted?
– “Hasta hoy no lo sé, no hay autoridad que me requiera, nadie me ha detenido, si me buscaran aquí estoy”.

Esta es la primera de dos partes de la entrevista que realizamos. Continuará.

Compartir:

MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.