Connect with us

LOCALES

El madruguete como estrategia política

Published

on

Compartir:

En punto de la seis de la tarde los tres dirigentes de los partidos PRI, PAN y PRD, integrantes ellos de la coalición Va por México, salieron a decir públicamente que habían ganado la elección. Lo hicieron simultáneamente y con un despliegue histriónico envidiado por cualquier compañía de teatro nacional, incluso, internacional.

La euforia de los conservadores era tan grande que tuvo que salir, el consejero Ciro Murayama, a desmentir las noticias alegres y palmariamente insostenibles, así como precisar que los actores políticos de oposición eran mínimamente  irresponsables. Y el presidente de Morena hizo lo propio con cierta prudencia y llamando a esperar los resultados oficiales de la autoridad.

El madruguete poco a poco fue aclarándose pues la intención de los partido de Va por México era evidente de quedar bien con sus partidarios y motivar el ánimo (que debe de estar por los suelos y más abajo) de sus partidarios, pues si pretendían generar condiciones para sesgar los resultados las declaraciones del consejero del INE Ciro Murayama los paró en seco. Su madruguete solo tuvo efectos en unos momentos, pero también es cierto, que los medios a partir del madruguete van a construir una narrativa muy optimista de la derrota de la derecha. Su estrategia será magnificar los pequeños triunfos, como la gubernatura de Querétaro, como un  gran logro de la derecha. Un triunfo de un estado lo van hacer sentir como la gran victoria de la derecha que sabe ganar, cuando en realidad, la derrota de la derecha es histórica y contundente. 

Las primeras encuestas, a boca de urna, de Alejandro Moreno  que le da a Morena el 47 por ciento de los votos versus el 43 por ciento de todos sus competidores sumados para la conformación de la Cámara de Diputados es un balde de agua fría para la estrategia conservadora. Será por primera vez en la historia que un partido político en el poder gane las elecciones intermedias. Es, además, la ratificación de un proyecto de nación que pone en el centro de sus programas a los pobres.

De acuerdo con los resultados del PREP Morena obtendrá, en el peor de los casos, 265 diputados y en el escenario más alto hasta 292 diputados, por lo tanto, Morena tendrá mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y tendrá el control del presupuesto para que la derecha haga chile y diga lo que digan: fracasaron.

Como se están dando los resultados es muy probable que Morena gane 10 de las 15 gubernaturas en disputa. Nada despreciable. Pero si pone en el centro del debate futuro la forma en que los partidos operan y eligen en sus procesos internos las candidaturas de las regiones, sobre todo de Morena.

La derecha perdió contundentemente este domingo 6 de junio y lo poco que ganó lo hará sentir como un gran logro, es decir, nada fuera de las marrullerías de siempre, querrán hacer sentir una gran derrota como una victoria sobre la sociedad mayoritaria. Los partido nuevos como Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Solidario, Fuerza por México y, muy probablemente el Partido de la Revolución Democrática no alcanzarán el mínimo porcentaje para conservar su registro, eso es una buena noticia.  El PRI, el PAN  y PRD tuvieron un gran fracaso y poco a poco el pesimismo hará presa de sus partidarios. Lo bueno de prolongar su agonía y su dolor es que se espanta el monstruo de la violencia física.

Por lo pronto, a nivel nacional, la Cuarta Transformación se reafirma como un proyecto nacional con una amplia base social de apoyo.

Las regionalidades serán otra historia que ya abordaremos según se conozcan los resultados oficiales a presidentes municipales, diputados locales y gubernaturas.

Una primera conclusión es que la derecha y sus publicistas siguen equivocándose en la narrativa política, pues quieren ver su fracaso en las filas de gobierno. Siguen equivocándose en su estrategia discursiva y en su estrategia política que los va a conducir a reducir su presencia a niveles ínfimos de representación política. 

La derecha sigue destilando odio y suda odio. Están muriendo en su propio jugo de odio decadente que no les deja ver que el país va en un sentido social y hacia una limpia de la corrupción gubernamental.

México metió el acelerador para acabar con la corrupción. México voto bien, muy bien.

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.