Connect with us

LOCALES

Un debate sin ideas, sin argumentos

Published

on

Compartir:

El debate por la gubernatura de Colima estuvo muy aburrido, largo, tedioso y sin sustancia. Fue un  desperdicio de tiempo de energía y de recursos.

Evangelina Bañuelos fue una participante que lo se le veía en su cara cansada y en su actitud que lo único que le urgía era que terminara el debate. Nerviosa, descanchada, sin argumentos,  y sin propuestas.

Aurora Diana Cruz Alcaraz al principio parecía tenía ganas de entrarle al debate y se le notó un buen esfuerzo por involucrase parecía que le entraría, pero terminó por cansarse y su papel finalizó gris, plano, sin argumentos, simple retorica llena de espacios comunes. Su ímpetu inicial quedó disuelto en el tedioso tránsito de un debate largo e inútil.

Virgilio Mendoza Amezcua se perdió en el laberinto de lo concreto y los ejemplos inmediatos.  Parecía que cerraría con una visión estatal que partía de los particular a lo general pero entre pescadores rivereños y policías estatales su discurso terminó por extraviarse en lo regional e inmediato que dio la impresión de no contar con una visión global estatal.

Mely Romero Celis serena, bien ajustados sus tiempos y sus textos preparados. Dio muestras de tener tablas y hasta parecía no ser del PRI. Si le hubieran eliminado los logos a la coalición Va por Colima mucha gente la hubiera apoyando porque su discurso sonaba convincente. Su problema es que su discurso choca con una realidad que la sociedad ya rechazó por injusta, corrupta y abusiva.

Indira Viscaíno Silva, fiel a su espejo, se mostró soberbia, opaca y carente de toda humildad. Su discurso fue repetitivo y se refugió en la estima que le tiene al presidente –según dichos de ella misma-. No tenía otra alternativa pues ella por sí misma está llena de  negativos que, de entrada, le van impedir gobernar, si llega a ganar, con la autoridad moral que un líder necesita para impulsar un programa de transformación. Su carencia de argumuentos es manifiesta y su falta de dominio de sus emociones tambièn quedó evidenciado.

Leoncio Locho Moran fue el único candidato que manifestó una estrategia mediática que desarrollo de principio a fin. Su objetivo era demostrar que la candidata de Morena es una priista más y como tal, en su caso, desarrollará una política en el gobierno de corte priista. Locho se vio disciplinado, congruente y firme en su postura. Fue el único candidato que llevaba una estrategia clara y contundente para decirle a los colimenses: que la opción de cambio es un engaño; que Morena postuló a una priista y el PRI continuará en el poder por su vía.

Con base en lo anterior, desde mi punto de vista, Locho ganó el debate porque fue consistente de principio a fin y fijo bien su objetivo, evidenciar las limitaciones emocionales, morales y políticas de la autodenominada candidata del cambio y de izquierda. Indira nunca se deslindó de Nacho Peralta y eso la condena pues fue incapaz de explicar porque trabajó en el gobierno de Peralta y lo que es peor, ella, con su silencio y con su soberbia decidió no dar ninguna explicación de sus actos políticos más recientes. Eso la condena. Ella no demostró ser ni de izquierda ni humilde ni transparente. Eso lo evidenció Locho con sus preguntas incisivas y contundentes.

Del debate

El formato fue muy largo, los conductores fueron reiterativos hasta el cansancio. Lo cual lo volvió aburrido, insustancial y prescindible.

De lo evidente

El debate demostró lo que todos ya sabíamos. Los candidatos no cuentan con un diagnóstico preciso de las condiciones sociopolíticas, económicas y de seguridad que guarda el estado de Colima. Ninguno pudo articular algo sobre las condiciones administrativas del gobierno que deja Nacho Peralta. No dijeron nada del enorme endeudamiento del gobierno estatal y què impacto va a generar la deuda de seis mil millones de pesos y los vencimiento a corto plazo del  40% de la misma que, muy probablemente, generará la falta de liquidez en el gobierno entrante. Sus cálculos fueron puras cuentas alegres y promesas difíciles de cumplir en un gobierno con la enorme deuda contratada por Nacho Peralta, sobre todo la convenida a corto plazo.

Lo evidente es que quieren el gobierno para sus fines personales.

De las ausencias

Como es costumbre  no fueron invitadas: la verdad, la humildad y las propuestas. Ningùn candidato habló con verdad porque ese no es su fuerte. La humildad estuvo completamente ausente pues solo vimos candidatos y candidatas soberbias y prepotentes que hicieron gala de su ignorancia y sus carenencias.

Ninguno, y particularmente la candidata de Morena, fueron incapaces de transparentar sus vidas personales. Si algo no entienden las y los candidatos es que hoy en día para gobernar se necesita de una gran dosis de calidad moral que ninguno demostró tener.

De las propuestas

Se limitaron a decir que repartirán más dinero y harán crecer la burocracia. Más de lo mismo sin imaginación ni creatividad.

El combato contra la corrupción la hicieron en abstracto y no tocaron ni con el pétalo de una rosa a los ex mandatarios Mario Anguiano y Nacho Peralta que  cargan, ambos, con acusaciones serias de corrupción. De acuerdo con los candidatos Mario y Nacho dormirán tranquilos pues su sucesora o sucesor lo va a proteger fieles a las políticas de impunidad priista. Cualquiera que gane será una reedición del PRI, de eso no dejaron ninguna duda todos.

De los chismes

El más interesante  fue lo dicho por Mely Romero, pues confirmó lo que todo Colima sabe que Indira es una robamaridos. 

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.