Conecte con nosotros

OPINIÓN

Vislumbres. Abelardo Ahumada

Publicado

el

Compartir:

LUNES 15. –

Este lunes 15 de octubre fue un día muy movido en Colima en términos políticos, un día al que quienes nos dedicamos al periodismo, la crónica y la historia deberemos tener muy en cuenta, porque mucho de lo que a corto y a mediano plazo sucederá en nuestra entidad, estará marcado por lo que aconteció ese día.

Lo más relevante que tendríamos que resaltar es la visita de Andrés Manuel López Obrador, no sólo porque ésta es la primera ocasión en que un presidente electo visita Colima antes de asumir la titularidad del cargo, sino porque con ello le demostró al pueblo que lo eligió que él sí está dispuesto a cumplir sus promesas, y que esta nueva venida suya corresponde al cumplimiento puntual del compromiso que públicamente asumió durante su segunda gira de campaña, en la que dijo que, si ganara la elección presidencial, volvería a Colima a agradecer los votos recibidos.

No menos importante acción que la anterior fue, también, la de ir a sentarse con el gobernador de la entidad, tanto para entablar una relación cordial y de trabajo, como para revisar y cruzar información sobre las tareas más importantes que ambos niveles de gobierno (el federal y el estatal) deberán realizar juntos, durante los próximos tres años, en bien de Colima y su gente.

Y la tercera acción, que tal vez algunos lectores miren como una mera coincidencia, fue la de realizar esa visita justamente en el día que todos los nuevos presidentes municipales tomaron posesión de sus cargos. Dándoles el claro mensaje de que deberán volver al pueblo y gobernar con él y para él. Un mensaje que, si bien pudo haber sido dirigido eminentemente a los alcaldes de Morena, vale también para los de los que provienen o militan en los demás organismos políticos.

EL ENCUENTRO CON JIPS. –

En el año 2000, cuando se llevó a cabo la transición gubernamental entre Ernesto Zedillo, del PRI, y Vicente Fox, del PAN, gobernaba en Colima el hiperactivo Fernando Moreno Peña, que ni sudó ni se abochornó cuando se encontró con el nuevo presidente; tal vez por suponer que Fox no tendría el suficiente apoyo del Congreso para apretarles las tuercas a todos los gobernadores priistas, y la segunda parte del sexenio fernandiano transcurrió, en ese sentido, sin confrontación alguna con Fox, pues éste, con apariencia de sonso, pero nada nango, evitó confrontarse contra los gobernadores, a varios de los que había tratado cuando él lo fue en Guanajuato.

En el 2006, cuando Felipe Calderón asumió la presidencia de la república, ya gobernaba en Colima Silverio Cavazos Ceballos, y ambos se llevaron bien, tal vez porque los dos eran (Calderón lo sigue siendo) personas de buen humor y no tenían remilgos para actuar en el poder como personas sencillas, francas, directas.

Hoy, pese a que, si se encontraran solos, en la calle, ni siquiera se saludarían, AMLO y JIPS están tratando de iniciar una relación política sin roces ni resquemores, porque, independientemente de que sean militantes de bandos contrarios y no se caigan nada bien, saben perfectamente que tienen que comportarse de manera institucional. Debiendo ser, en este caso, JIPS, al que le cueste más trabajo acomodarse a esta nueva realidad, totalmente diferente a cuando hace tres años el presidente Peña y el secretario Videgaray lo tenían entre sus amigos favoritos.

Pero por el bien de Colima, insisto, esperamos que AMLO y JIPS sepan llevar esa buena relación.

EL RECHAZO A INDIRA. –

Varias pancartas aparecieron este lunes en la tarde, junto a los sabinos de la Calzada Galván y frente al parque de La Piedra Lisa, donde sería el mitin de López Obrador, con al menos un par de letreros que decían: “AMLO: Rechazamos a ‘Lady Altozano’ como virreina de Colima” … “AMLO: Que primero regrese los 100 millones de Altozano y luego la nombras delegada”.

Si los contenidos de ambas pancartas fueran ciertos, cualquier lector perspicaz entendería que cuando Indira Vizcaíno fue alcaldesa de Cuauhtémoc hizo transas con los propietarios del famoso fraccionamiento para millonarios, y que, en última instancia, ella se quedó con esos cien millones. Pero ¿realmente fue así?

Por indagaciones personales que me tocó hacer cuando se abordó periodísticamente el tema por primera ocasión, supe que las cosas no ocurrieron de ese modo, pero es a ella a quien le corresponde aclararlas, para que desmienta de una buena vez a los que la acusan, o para que no estorbe, con esa mala fama que le están creando sus antiguos enemigos internos, el buen gobierno que quiere realizar Andrés Manuel. Es decir, que moral y políticamente Indira está obligada a expresar su verdad y a desbaratar, si lo son, los infundios que le endilgan. No debe (aunque puede) dejar que las cosas crezcan, porque si no aclara, ensuciará, como dije, al gobierno de AMLO. Y eso es algo que por simple lealtad y agradecimiento no debe hacer.

LOS CAMBIOS MUNICIPALES. –

No fueron, tampoco, muy tersos ni acicalados los recambios de caras en algunas de las diez alcaldías de nuestra entidad, y se notó que hay antiguos y amargos resabios entre “los allí presentes”. Resabios que podrían enturbiar la cortesía institucional que debería caracterizar el trabajo de los cabildos recién instalados y que, tomando en cuenta que han transcurrido ya más de tres meses del fin de las duras y desgastantes campañas que algunos candidatos realizaron, ya deberían de haber quedado atrás, pero que sin embargo perduran.

Dentro de ese panorama de recambios no muy cordiales que digamos, fueron muy duros los últimos momentos que como alcaldes debieron enfrentar, por ejemplo, Lupillo García Negrete, de Tecomán, a quien le tocó bailar con la más fea, siempre contrapunteado con el sindicato municipal encabezado por Audelino Flores; Horacio Mancilla, a quien su dolor y coraje por haber perdido la elección, lo llevaron a no asistir al evento público programado para que Lilia Figueroa, su sucesora en el cargo, tomara protesta; a Yulenny Cortés y a Héctor Insúa, a quienes algunos de los trabajadores sindicalizados les hicieron tragar hiel, en vez de despedirlos con porras y aplausos.

Más allá, sin embargo, de las rechiflas y de las mentadas que varios de esos alcaldes se llevaron cargando sobre sus espaldas, tiempo tendrán, los que quedaron en los Cabildos como regidores, de replantear y aclarar su situación cuando les convenga.

Y, viendo las cosas en frío, a ningún nuevo alcalde le conviene, si no quiere dentro de tres años verse en el mismo espejo en que se están viendo ahorita los que acaban de dejar sus cargos, echarle tierra a sus antecesores, porque si hay algo que resulte muy claro es que ninguno de los nuevos tendrá, como no tuvo ninguno de los “viejos”, ni la oportunidad, ni los recursos para solucionar todos los problemas que sus municipios enfrentan.

Criticar en campaña en muy fácil, y se entiende que incluso es algo que debe hacerse para intentar ganar, pero llevar sus pleitos y sus desavenencias hasta los cabildos que presidirán implica un desgaste constante, en el que, si no se muere alguno por los corajes, sí cabe la posibilidad de que se enfermen.

PLURALIDAD INESPERADA. –

Aun cuando ya había tocado este punto durante la campaña, hoy cabe concluir con que la pluralidad que se avizoraba para los futuros cabildos no resultó ser como la mayoría esperaba, puesto que hubo, incluso, sorpresas de última hora. Como la inclusión del ex candidato panalista, Roberto Chapula de la Mora, en el cabildo capitalino.

En este cabildo, por cierto, aparte del mencionado Chapula, quedaron insertos otros tres ex candidatos a dicha alcaldía: El mismísimo Héctor Insúa, del PAN; Walter Oldenbourg, del PRI, y Rafael Briseño, de Morena. Por lo que podemos muy bien suponer, ya de antemano, que será un cabildo de altura, del que, si Leoncio Morán sabe respetar y aprovechar las cualidades de cada cual, podremos esperar grandes cosas para Colima.

Algo muy similar sucederá en el caso de Manzanillo, porque la nueva alcaldesa podrá contar, si también sabe conducirse con diplomacia y una buena orientación, con la indudable capacidad y la innegable experiencia que a su vez tienen en tales lances Martha Leticia Sosa Govea y Virgilio Mendoza Amezcua.

DARLES OPORTUNIDAD. –

Hace ya poco más de un mes comenté en esta misma columna que, al menos en cuanto a mí concierne, no iba a criticar ninguna decisión tomada por los alcaldes entrantes durante al menos tres meses completos, para darles un tiempo razonable en el que pudiesen no sólo acomodar sus respectivos equipos de trabajo, sino entender más y mejor, ya desde adentro de la administración, cuál es el verdadero estado de cosas que prevalece en sus respectivas alcaldías. Y hoy quiero ratificar mi intención, porque todos ellos, en la medida de que fueron legalmente electos, deben recibir esa oportunidad.

Vistas las cosas así, y entendiendo que todos ellos tienen el derecho a tomar las decisiones que desde sus perspectivas consideren más convenientes, no haré, en ese lapso, ningún señalamiento críticamente negativo en contra de alguno de los diez, y me ocuparé, entre tanto, de otros asuntos que desde mi propia visión también pueden ser del interés público.

A los que sí quiero, sin embargo, señalar como individuos en contradicción, son a nuestros muy nuevos y todavía flamantes diputados locales, de quienes, para comenzar, no hemos sabido, por ejemplo, que tengan la intención de bajarse sus dietas a la mitad, so pretexto de que deben cobrar lo que resta de aquí a diciembre con base en el presupuesto aprobado por la legislatura anterior para 2018. Un argumento que simplemente no se puede aceptar, porque carece de meollo, sustancia y verdad.

NO VER LA HISTORIA CON CRITERIOS ACTUALES. –

Durante el viernes y el sábado de la semana anterior, recibí (como supongo que los habrán recibido también muchos usuarios mexicanos del WhatsApp) varios “correos” alusivos a la “celebración del Día de la Raza” en México, o del “Día de la Hispanidad”, en España, criticando ¡todavía hoy!, los hechos de la Conquista de los pueblos autóctonos de nuestro continente y, obvio, me obligué a reflexionar en los contenidos de algunos…

Sin que podamos negar los innumerables e injustificables crímenes que tanto España como Portugal cometieron contra dichos pueblos durante los siglos XVI y XVII; y sin olvidar, tampoco, los que Inglaterra y sus aliados cometieron a su vez contra los llamados “pieles rojas” durante los siglos XVII y XVIII; y sin soslayar asimismo los horrendos tratos que todos ellos hicieron en contra de los cientos de miles de esclavos africanos que “importaron” hacia el Nuevo Mundo, no creo que sea ni muy sano, ni muy lógico seguir debatiendo todos esos asuntos con nuestros actuales criterios, no sólo porque “lo hecho, hecho está”, sino porque cuando cada uno de esos excesos fue cometido, se cometió bajo los esquemas mentales prevalecientes en aquellos años, cuando la inmensa mayoría de los conquistadores eran gente iletrada, apenas salida de la Edad Media, y que, por lo mismo, pudieron hacer lo que hicieron sin experimentar grandes remordimientos.

Al expresar esto último no pretendo justificar los hechos negativos que cometieron esos antepasados nuestros, ni minimizar la desgracia y el sufrimiento de los pueblos masacrados, sometidos y esclavizados por quienes participaron en todas esas conquistas, sino la de invitar a los lectores a tomar muy en cuenta el contexto que aquéllos vivieron para, en la medida que nos sea posible, entenderlos mejor, y no incurrir nosotros, en similares abusos, en nuestro propio contexto, como lamentablemente ocurre, por ejemplo, con la esclavitud disfrazada en muchísimas fábricas maquiladoras de la frontera norte de nuestro país, o con la trata de personas, a las que se les fuerza hoy mismo a vender sus cuerpos aun a los peores y más depravados clientes. O sea, que en vez de encorajinarnos contra lo que ya no podemos remediar, nos armemos de valor para evitar que sigan ocurriendo los muy lastimosos y deplorables casos que a cada rato se mencionan en los noticieros actuales.

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.