Connect with us

LOCALES

Ponte narco León

Published

on

Compartir:

En Nuevo León, la disputa por la gubernatura dejó de ser una elección entre inconvenientes, impresentables e ineptos para convertirse en una elección entre cárteles, según Fabricio Mejía Madrid.

El estado de Nuevo, este fin de semana, se convirtió en el paradigma de lo que son las elecciones sin hipocresías pero que revelan la cruda y lamentable realidad en la que está sumida nuestra nación después de treinta y tres años de neoliberalismo económico.

Los tres principales candidatos mostraron su esencia y su verdadera identidad que no es nada dignificante: Clara Luz Flores, la priista, presentada a competir por los colores de Morena, fue desnudada y mostrada como una vulgar mentirosa que, para agravar las cosas, pertenece a la secta Nxivm, organización de los hijos de acaudalados empresarios que pretenden tomar el poder para aplicar el plan de los económicamente poderosos desde la perspectiva depravada y decadente de una clase social sin moral y sin escrúpulos; Adrián de la Garza, candidato del PRI, es acusado de tener nexos con el cártel de Los  Zetas; Samuel García, candidato del Movimiento Ciudadano, es acusado de tener nexos con el cártel del Golfo y; a Fernando Larrazábal, candidato del PAN, se le vincula a la mafia de los casinos pues éste no fue empático con las víctima del Casino Royal y se vio involucrado también en el llamado  Quesogate, sobornos que le dieron propietarios de casinos (vinculados al narco) a su hermano y a él. En síntesis podemos decir que las candidaturas de Nuevo León fueron puestas por el narcopoder. Los ciudadanos están en la indefensión ante el poder del narco y de la partidocracia que está a sus órdenes. Y esto es responsabilidad directa de los partido políticos y las instituciones como el Instituto Nacional Electoral pues, unos promueven o dejan hacer, y, otros, permiten la violación sistemática de la ley.

El colmo de la paradigmática narco-elección se dio la semana pasado cuando Samuel García fue exhibido como un producto genuino del narco poder pues fueron mostrados en video sus vínculos con su tío el June y él posteriormente reconoció que es su familia quien lo financia en su aventura político-empresarial.

Samuel García es un delincuente confeso, en muchos sentidos, pero recientemente, llama poderosamente la atención haber reconocido recibir dinero de su familia para financiar su campaña y con ello se convierte en un delincuente electoral confeso. Sin embargo, el INE, el árbitro, parece no darse cuenta.

De acuerdo con Luis Carlos Ugalde, ex presidente del entonces IFE, el monto máximo  de contribuciones privadas en esa entidad es de 7.2 millones de pesos, además el artículo 41 constitucional establece que el financiamiento público debe prevalecer sobre el privado; sin embargo, Samuel García reconoció que el Movimiento Ciudadano, partido en el que milita y que lo postuló, tan solo le ha dado 1.5 millones de pesos, pero de su familia ha recibido 20 millones de pesos.

Por lo tanto Samuel García reconoce varios delitos. Primero, recibió dinero de su familia, es decir, de una familia narca (su tío es el June, líder del cartel del Golfo), y dos, rebasa los límites del financiamiento privado que marca  la ley.

Estamos ante un caso de delincuencia en flagrancia y de un tipo confeso.

El INE, que dejo de ser árbitro, está más ocupado tratando de descarrilar las candidaturas de Raúl Morón en Michoacán y Salgado Macedonio en Guerrero. 

No está demás mencionar que Maru Campos, candidata a gobernadora del PAN en Chihuahua, con serias acusaciones de corrupción y bajo proceso y el INE no dice una palabra.

Por su parte Enrique Alfaro aprovechó esta semana para difundir propaganda  a través de un video en redes sociales sin que el árbitro diga nada. Además los camiones de la basura de Zapopan portan propaganda de Movimiento Ciudadano en sus medallones, será acaso una metáfora de donde verdaderamente se encuentra la política en Jalisco, en la basura.

El árbitro juega para los conservadores y ni se sonroja. Esto es muy peligroso y el INE lo sabe. Sabrá y habrá calculado también el riesgo que significa dar entrada a la violencia en un país donde la gente está harta del fraude electoral.

El INE juega con fuego.

Además su desacato a las resoluciones del Tribunal Superior del Poder Judicial de la Federación es una franca provocación al poder Ejecutivo y a la sociedad en general.

Bien hace Morena en impugnar las resoluciones ante el TSPJF y denunciar las actitudes ilegales del INE y demandar juicio político contra este organismo que pretende manipular el proceso electoral más grande de la historia reciente de México. El INE se comporta ilegal e irresponsablemente.

Las denuncias de desacato del Partido del Trabajo y de Morena son inéditas porque se hacen en pleno proceso electoral. Además, son inéditas porque van contra toda corrección política, es decir, son políticamente impropias según los usos costumbres de la política mexicana, que aconsejan no molestar al árbitro en pleno proceso electoral, sin embargo, la gravedad de las circunstancias lo demandan.

Es claro que el INE quiere reventar las elecciones. Yo sostengo que no lo va a lograr porque todavía falta la palabra del TSPJF y si éste no responde adecuadamente está, la última línea, la de los ciudadanos que no va a permitir violentar los comicios.

A golpe de votos el INE va a ser puesto en su lugar. La derecha está desquiciada. Lo verdaderamente atípico es que ya va cumplir tres años en ese estado de locura.

Los conservadores, derecha moralmente derrotada, y el INE como su penúltimo reducto ya hizo suyo el estribillo de la parodia de la canción propagandística de Samuel García:

Ponte narco
ponte León/
Ponte narco
Nuevo León.

Compartir:

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.