Conecte con nosotros

OPINIÓN

Con los ojos en la cara. Los viejos. Suele suceder cuando sucede.

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Mtro. Ramiro Cisneros García*

Hoy salió de nuevo a buscar trabajo y, es curioso…le ponen requisitos que no podrá cumplir. Como si fuera adrede, eso parece. Ni modo que se quite los años.  Los que tiene se le notan aunque no quiera…las arrugas van apareciendo cada día y por todas partes…son silenciosas, no hacen ruido ni dan ninguna explicación y en ocasiones vienen acompañadas de verrugas y otras huellas que deja el tiempo para no ir más lejos, las canas. El apenas sabe leer un poco y  d e  l  e  t  r  e  a  d  o. Los lentes, ya tiene rato que los compró en el mercado y poco le sirven. Además, ya están rayados y tallados por el uso. Ha buscado chamba hasta de velador pero no hubo quien le firmara la recomendación y no porque sea una persona de reconocida maldad e ingratitud. El asunto es más sencillo que eso: nadie quiere compromisos. Son tiempos de mucha desconfianza; la inseguridad…ya ven como está. Allí en el obrador y en la fábrica de tabicón la chamba es a destajo… eso le dijeron…por lo que haga, pero esta es la primera vez que ha ido a ver una fábrica de ladrillos. Quizá no gane ni para el refresco…se ve que el trabajo es matado… Ya se tanteó  y sopesó sus fuerzas y dice que allí no la hace. Va a donde le dicen, pero ya sabe, ya imagina lo que le dirán…No necesita que le digan que a su edad…sabe que está viejo pero  no espuelado  y…que “los pastores ya no llegan a Belén”…Ya se la sabe porque a donde ha ido se lo han refregado en su mera cara sin pudor, sin piedad. Tendrá que regresar a su casa… al cuarto, si a eso se le puede llamar casa. “bueno y que… viejos los cerros”. ¿En qué se equivocó? ¿Qué pecados cometió?…Ya más tarde se revuelve en la cama y toma agua. “Hoy no gané ni para cigarros…para nada”. Dios aprieta pero no ahorca, dice, arrullado por el insomnio y el cansancio de tanto andar de arriba para abajo; de Herodes a Pilatos. Lo bueno que ya faltan dos días para que nos den la pensión del gobierno. Dos días como quiera se pasan…Con eso vamos a comprar medicinas. Dicen que el gobierno que ya va a entrar nos va a dar un poco más…ojalá.

Uno, no está acostumbrado a vivir de la caridad y aunque no faltan almas caritativas yo siempre he ganado para comer pero como dice el doctor: “Todo por servir se acaba y acaba por no servir”. Es cierto eso de que no somos eternos. Eso solo Dios. Yo si llegué a pensar que las fuerzas nunca se me iban a acabar pero ya veo que sí… y también, se le acabaron a mi  mujer. Tanta ropa que lavar y planchar…ya  noestá para esos trotes. Llega muerta y luego eso último que le resultó. Eso que le dicen alta presión…eso ha de ser de lo nerviosa que está y de lo trabajada que está…vive con los nervios de punta, anudados o engarruñados…solo Dios sabe…antes la platica. Antes, digo yo. Ella con sus pensamientos y yo con los míos…cada quien con sus dolencias. Yo ya ni me quejo para no preocuparla más de lo que ya está. Ella no dice nada de sus dolores ni de sus achaques…cada quien con sus dolencias. No dice nada para que yo no me ponga más triste. Es triste la tristeza. Ella ya está dormida o al menos eso parece… se sienta y mira a su mujer, se conocen de toda la vida desde que estaban “asinita”. De muchacha era muy bonita y tenía muchos tiradores… Su respiración, la de ella, es pausada, tranquila, sin sobresaltos…en ratos sonríe. “Cuando esto pasa pienso que su sueño es bueno, que en el sueño mira cosas agradables…por eso es bueno soñar…con suerte está soñando a Dios o a los hijos que se fueron a buscar la vida  lejos, muy lejos y ya no han podido regresar y como están las cosas, es mejor que allá se  anden. Los sueños son disparejos, la vida es dispareja. Uno quisiera que siempre todo fuera bueno pero es vida y la  vida es así. Así como en el mundo hay tantos colores y en la comida, sabores pasa los mismo con la  vida. No podría ser de otra manera. Por eso hay cerros y barrancas, parejos, tierra árida y tierra fértil, ríos y mares. Cuando vamos a recoger la pensión que nos da el gobierno, allí veo a mis amigos, todos viejos, unos sordos, otros ya casi no ven y unos más cuarracos que otros…todos lacrados. Ora que, si se pone uno a pensar… no todo es tan peor. Por algo estamos vivos. Buena que es mi mujer, buena que es mi suerte…Dios me bendijo al dármela como compañera. .Ya son más de cuarenta años de caminar juntos, casi cincuenta  y esos años no se cuentan ni dándole dos vueltas a los dedos. Con eso tengo para no renegar de nada. Así ha sido siempre aunque algunas veces no saliéramos de acuerdo. Ella sigue sonriendo y suspira enredada como está en el sueño. Siempre tuvo el sueño quieto. Él también suspira y sonríe. Ah que mi vieja..!  !bienaigan” sus sueños¡.

La otra semana vi a mi hermano; también es mi compadre; es el más chiquillo de la familia, mi mamá le decía que era “el sope de perro”. Ya tiene sus añitos y hasta hace unos días se veía más joven, estaba más conservado. La comadre siempre ha sido buena gentepero últimamente es más renegada. Sus razones no le han de faltar…Ora con estas matazones ya no supo de dos de sus hijos…dicen que de la nada los levantaron y se los llevaron unos desconocidos. Fueron a dar parte y no se ganaron nada… bueno si…, una hablada de esas que dan coraje y que arden como quemada o como machucón…”quien sabe en qué andarían”… eso fue todo lo que les dijeron. Ya con eso está dicho casi todo. Con eso tienen para dejar las cosas como están. Porque, ¿díganme ustedes que se puede hacer? Pinole con las sentaderas. Disculpen ustedes y que mis palabras no los ofendan pero son más que chingaderas. Hay modos de decir las cosas porque uno lleva sus penas y pa’ que te salgan con domingo siete. No se vale. Por eso pasan cosas. Hasta se enfermó mi hermano y dijo: “ni dónde buscarlos”. Mi comadre no hace más que llorar y cuando ve sus retratos llora más. Yo creo que ni mi hermano ni mi comadre duermen nomás de pensar. Es todo lo que pueden hacer. Pensar y darle  vuelta al asunto. Aunque uno no quiera. Y luego, la gente no para de hablar: que si esto, que si aquello; puras figuraciones. No saben nada pero son buenos para hablar. Hay gente que hasta da santo y seña pero de cierto, nada. Los dolientes, en lugar de dejar de pensar, más se acongojan, más se afligen. Ya con que la gente se callara estaría más que bien pero creen que opinando quedan bien. Todos  casi se atropellan al hablar, dicen y vuelven a decir con eso de que la lengua no tiene hueso.

Mi hermano hasta ha andado diciendo que mejor se va a ir para otro lado, que aquí ya no es vida; que ya quedaron hasta salados. La verdad yo no sé qué se van a ganar con irse… es la misma gata. Yo les he dicho y les he repetido que en todas partes está igual o peor… esto, está desparramado por todos lados… se extendió como una enfermedad como una maldita maldición. Mañana no voy a salir a buscar trabajo voy a encaminarme a casa de mi hermano y a decirle que piense bien las cosas, que aprudente. Vuelve a mirar a su mujer, la contempla y si no la acaricia es porque piensa que puede despertar y eso no estaría bien… además, llegó muy cansada. Mañana es sábado y vamos ir a misa y le voy a decir que nos sentemos en una banca del jardín aunque sea a abrir la boca… quien quite y se nos meta una mosca. Sonríe por la ocurrencia. Algo vamos a hacer para estar un rato contentos. Además nosotros todavía podemos caminar bien. Jodidos los que ya no caminan y que nomás los sacan a la puerta y allí están asomándose a la calle. Nosotros estamos muy bien, ellos nomás sacan la cabeza como las iguanas. Hay de jodidos a jodidos. Unos, así de jodidos están.

Mañana, ya dije, voy a ver a mi hermano y como que no quiere la cosa voy a hablar con él. Aquí lo conoce toda la gente. Le  voy a decir que no se vaya. También le diré: yo no sabría qué hacer en un lugar donde nadie me conoce y en donde la gente nomás  se te queda viendo como con desconfianza. Aquí ya le hallamos el modo a la vida y no falta quien te de la mano. Además, ya quedamos solo nosotros, él y yo, todos mis hermanos ya murieron y luego, ya no es un muchacho. El tiempo tendrá que curar aunque sea un poco las heridas. Yo no digo que olvidar. Todo eso le voy a decir y tendrá que darme la razón. Está llegando la madrugada y con ella comienza a refrescar…allá a lo lejos se oye como cantan los gallos, se escuchan las gotas en el tejado y se oye que truena. Luego se oirán los chorros cayendo y con ellos el olor a tierra mojada, el olor de la humedad y el aroma de la vida que sigue su marcha sin que nadie la detenga ni siquiera la muerte. Mañana, dice, será otro día y pasará lo que tenga que pasar.

Celina luego nos veremos y compartiremos el pan y la libertad.

Compartir:
2 comentarios

2 Comments

  1. Johnd928

    19/09/2018 a 8:29 am

    Id forever want to be update on new articles on this internet site, bookmarked ! . cedabbdfdeke

  2. Howtostartanonlinepharmacybusiness

    20/09/2018 a 4:42 am

    Te quedaste cortisimo. Lo que dijo Rosa Bartra fue mucho mas fuerte e falso de lo que tu escribes. Bartra se mandó de hacha y señaló que ella sí esperaba que Vizcarra presente una cuestión de confianza, porque “si hay un cierre del Congreso” el informe final de la Comisión Lava Jato, que ella dirigió, no se conocerá. Estamos hablando de esa misma Comisión que votó para que Alan García no fuera incluido y que a Keiko Fujimori no la entrevistó, sino le dio besitos en el cachete. Pero ahí no quedó la cosa, Bartra estaba realmente fúrica: “Hay un fiscal valiente Pedro Chávarry ahora que por fin está exhibiendo toda la corrupción que su antecesor Pablo Sánchez entrampó y ocultó. El trabajo que nosotros hemos hecho, independientemente si es vinculante o no, si la fiscalía lo acoge o no, el Perú va a conocer la verdad”, acotó. Achorada la comadre. Pero eso era de esperarse.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.