Conecte con nosotros

LOCALES

El general saltando laberintos

Publicado

el

Compartir:

El caso Cienfuegos puede convertirse en una catapulta o el sepulcro de la 4T, mientras tanto, será el hito de la política del actual régimen; será el referente interno y el detonador de la política exterior mexicana. En la próxima toma de posesión de Joe Biden se vislumbrará el destino mediato del actual régimen.

La Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) como integrante de la estructura del Estado norteamericano es una parte que, por los primeros indicios, da muestra de lo decadente e ineficiente que es aparato burocrático norteamericano. La pandemia está dejando ver, a través de sus grietas, una nueva realidad en el orden mundial. No muy buena para los EE.UU.

Por primera vez, en forma inconsciente, tanto los de izquierda como los de derecha coincidieron en algo: su odio hacia la falta de justicia y el no ejercicio de la justicia contra ciertos grupos privilegiados, en este caso, las altas esferas del Ejército mexicano. Cuando la Fiscalía General de la República (FGR) decidió no ejercer la acción penal contra Salvador Cienfuegos Zepeda todos estuvieron de acuerdo en que algo está muy podrido en la República. Salvo algunos comentócratas que estuvieron de acuerdo, más por pose, que por estar convencidos de lo sucedido. Sin embargo, el asunto en la medida que evoluciona  está tomando giros insospechados.

La derecha apoya a los órganos autónomos, pero su postura infantil, los lleva a condenar a la Fiscalía –olvidan, acaso, que es un órgano autónomo- y su postura, luego entonces, se vuelve tragicómica y vacía consecuentemente.

La izquierda confirma que órganos autónomos no termina  por convencer. Dependientes del Ejecutivo o autónomos no dan resultados y su prepuesto es lo único que aumenta.

La FGR sigue con su paso de tortuga y hasta ayer anunció que citará a declarar a Jorge Luis Lavalle Maury (próximo día 26 de enero) ex senador del PAN involucrado en el caso Lozoya-Odebrecht. Ojalá y ahora sí comience el ejercicio de la justicia sobre todos los diputados y senadores que se enriquecieron vendiendo su vota para despojar a México de sus recursos naturales y energéticos y para que los abusivos prianistas hicieran negocios al amparo de los recursos fiscales.

Por cierto, el expediente  que la FGR puso a disposición de los ciudadanos, a diferencia del publicado por la Secretaría de Relaciones Exteriores, está lleno de tachaduras y obstrucciones de datos –su publicación parece más una vacilada, son puras hojas en negro-. La FGR sigue sin transparentar nada. Otra más de los organismos autónomos.

Por otro lado, el caso de Cienfuegos y la incapacidad de la FGR de asumir su responsabilidad frente a la sociedad y dejar que la Presidencia de la República lo haga, habla de la minoría de edad de los organismos autónomos cuando se trata de asuntos verdaderamente serios. Para cobrar, robar, hacer negocios y politiquería para eso se pintan solos. Ahí está el INE cobrando y tratando de aplicar la mordaza al presidente pero de investigar los fraudes y hacer bien su trabajo nomás no hay nada.

En el orden interno la derecha, al no saber tomar posición en el caso del general Cienfuegos, quedó atrapada en su laberinto de apoyos a los corruptos; de no transparentar los casos de Ayotzinapan y Tlatlaya; de defender la justicia solo para los poderosos y ricos; y su política de tapete y sumisión a la potencia norteamericana.

La izquierda está atrapada en su laberinto de indecisiones e incomprensiones para definir lo prioritario y dejar para después lo secundario.  Reventó inicialmente contra la exoneración de Cienfuegos, por quedar en suspenso los casos de Ayotzinapan y Tlatlaya, pero ponderó la rápida jugada de abrir los expedientes de la DEA que, sin lugar a dudas, serán los mensajeros de una política nueva con relación con nuestros vecinos del norte.

El caso, para bien, es que FGR ha empezado a moverse, y esperemos que no sea tan lenta como hasta ahora, y que deje de estar, subordinada de facto –para lo que le conviene-, del Ejecutivo federal y asuma sus decisiones con el profesionalismo y la calidad moral y ética que los tiempos demandan.

El Gobierno de México se siente en un laberinto y temerariamente –en un afán por movilizar las instituciones internas- lanzó el reto de exhibir al gobierno norteamericano aprovechando su inmovilidad producto de su proceso electoral decadente que está viviendo; por la pandemia que los tiene agobiados social y económicamente; y su crisis de racismo y violencia entre ricos y pobres, supremacistas blancos versus etnias negras, latinas y asiáticas.

Lo único cierto es que México cuenta con una sociedad muy viva que está muy echada para adelante y va a mover al gobierno a realizar las transformaciones.

La derecha está fuera de lugar en estos últimos acontecimientos nacionales. La derecha no tiene para donde darle porque sencillamente la política está del lado de los políticos de izquierda y será, dentro del proceso de la Cuarta Transformación, donde se resuelvan estos asuntos políticos. La derecha está fuera de lugar. Ella sola se excluyó y de hoy en adelante su participación será meramente testimonial, y si se pone lista, logrará proponer algunos matices a las soluciones de fondo.

Por lo anterior planteado, no se entiende porque el partido Morena sigue anclado en su laberinto de partido del pasado lanzando candidatas –señaladas de corruptas- a la gubernatura cuando su papel debería correr paralelo al ritmo del presidente y ser parte de la solución que no del problema. Morena en Colima, y otros estados, decidió dar un debate contestatario y a la defensiva cuando el presidente está dando este tipo de batallas épicas. Al parecer gustan de marginarse del debate nacional y optaron por su laberinto aldeano.

La sociedad en estos laberintos busca afanosamente por aventar a todos hacia adelante y estoy cierto que lo logrará. La situación es compleja, promete batallas difíciles, pero con grandes probabilidades de victoria.

La derecha, como siempre, demandará subordinación al imperio.

Serán tiempos difícil pero por primera vez, en muchas décadas, lo haremos de pie.

Salvador Cienfuegos Zepeda, este corrupto general, será el pretexto para enfrentar problemas que no hacíamos hace muchos años.

Compartir:

Universidad de Colima

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.