Conecte con nosotros

LOCALES

Se le acabó el tiempo a Gertz Manero

Publicado

el

Compartir:

Son dos años y dos meses que llegó a la presidencia Andrés Manuel López Obrador. Inició con él Alejandro Manero como procurador General de la República y, a los pocos meses, -con base en la ley- el senado de la República, a propuesta del Ejecutivo, lo nombró Fiscal General de la República, con carácter de autónomo.

El país ha entrado en una vertiginosa espiral de cambios por la lucha del Ejecutivo contra la corrupción y, en este frenético tránsito, del actual gobierno federal, las resistencias han luchado abiertamente por contener la limpia que el gobierno federal ha propuesto; sin embargo, muchos de los caso no se han judicializado –la mayoría- y la paciencia de los mexicanos empieza a mostrar síntomas de agotamiento.

Se le acabó el tiempo a Gertz Manero.

El caso Obedrecht parece dormir el sueño de los justos, Luis Videgaray, Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox y todo un ejército de ladrones siguen tan campantes porque la fiscalía autónoma no actúa. Los goberladrones de Querétaro y Tamaulipas, entre otros, no pierden el sueño porque la fiscalía, al parecer, no tiene intenciones de judicializar sus casos. Ricardo Anaya y todos los diputados y senadores sobornados por la empresa brasileña Obedrecht siguen en la calle y bien campantes disfrutando de su dinero y riéndose del pueblo. Y Morena está muy ocupada en postular candidatos corruptos del pasado y del presente, con la idea de no castigar la corrupción, según el mensaje de Mario Delgado y su partido. Clara Luz Flores en Nuevo León, Félix Salgado Macedonio en Guerrero, Indira Vizcaíno en Colima, entre otros, como si los tiempos ordenaran olvido y vuelta de página.

Dos años y Gertz Manero no actúa contra nadie, puro rollo y discurso mediático, pero nada de judicializar los casos.

Para colmo  ya van 55 días desde que Salvador Cienfuegos Zepeda fue repatriado a México y la Fiscalía no ha hecho nada. Ni sabemos si se investiga, mucho menos, que se esté judicializando su caso. El ejército al parecer será intocable. ¿Serán los límites de la 4T?

Vicente Fox fue nominado por la sociedad mexicana como el perfecto mesero, por aquello de que se hacía pendejo con el cambio. Y el PAN pagó las consecuencias.

El síndrome de Vicente Fox empieza a asomarse al gobierno de la Cuarta Transformación que en los asuntos de corrupción y su judicialización se ha convertido en puro bla, bla, bla y nada de efectividad.

Urge que Alejandro Gertz Manero inicie los procesos de judicialización e informe a la sociedad sobre sus avances porque la sociedad tiene un límite y este ya está en los márgenes finales: su tiempo se agota.

Gertz Manero debe iniciar los procesos para que no se crucen con los tiempos electores y la derecha, tan básica que tenemos, empiece con su cantaleta de que se está politizando la justicia.

Alejandro Gertz Manero debe actuar ya o renunciar por el bien de la sociedad mexicana. Si no puede que se vaya.

El síndrome de Vicente Fox se levanta agigantadamente como una seria amenaza sobre la Cuarta Transformación. O se actúa o la 4T naufragará entre los deseos de limpieza y la simulación grotesca. El tiempo se acaba.

Compartir:

Universidad de Colima

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.