Conecte con nosotros

LOCALES

Caso Julián Assang: Obama, Trump y Biden criminalizan la libertad de expresión

Publicado

el

Compartir:

El ofrecimiento de Lopez Obrador de asilo político a Julián Assang es un acto justo, de dignidad humana y maestría política.

Justamente el tres de enero de 2020, hace un año, López Obrador tan solo se solidarizó con la causa de Julian Assang, y nada más, entonces, expresó su solidaridad con el periodista y condenó la postura autoritaria de los Estados occidentales. Pidió que se le liberara y dejara de torturar, en síntesis, pidió que se dejara de criminalizar la libertad de expresión que solo busca que lo público sea cada vez más público.

El 4 de enero de 2021 López Obrador hace un acto humanitario, y políticamente audaz, al ofrecer asilo político al periodista creador de Wikileaks y verdadero héroe de la libertad expresión. Un hombre que tiene en vilo su vida por su lucha de convertir al mundo un sitio que pueda reivindicarse como humano.

Gracias a él supimos de los crímenes de guerra de los Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán; las condiciones de la cárcel de Guantánamo en Cuba y; los cables secretos de la CIA de 2010 que evidencian crímenes y corrupción de los Estados Unidos y sus aliados occidentales.

En el caso de México Wikileaks sacó a la luz pública dos cartas donde los diplomáticos estadounidenses califican a López Obrador, en una, como un tipo carismático y, en otra, como un terco para hacer triunfar su causa.

Durante el sexenio del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa Wikileaks liberó varios cables que dejaron al descubierto las fallas de la llamada guerra contra el narcotráfico y la manera en que Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad, y pieza clave de esa estrategia, se subordinó frente al Gobierno de los Estados Unidos.

El 27 de febrero de 2007, cuando habían transcurrido 89 días de que Calderón Hinojosa asumió el cargo en medio de una ola de protestas por la comisión de un supuesto fraude electoral, fue liberado el primer cable con número 07MEXICO983, en la que se relataron los diálogos que sostuvieron durante una reunión García Luna, Eduardo Medina Mora, entonces procurador General de Justicia, y Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interior de los Estados Unidos respecto a temas migratorios y de seguridad nacional. En ese episodio, García Luna habría ofrecido acceso total al funcionario estadounidense respecto a toda la información de inteligencia de México.

Estos documentos exhibidos por Assang desnuda a los hipócritas presidentes norteamericanos que sostienen una cosa en público –su cara amable y democrática- y en secreto son unos represores y autoritarios que cualquier dictadura palidece junto a ellos. Obama y Trump son iguales pero con diferentes vestimentas, pero autoritarios y corruptos los dos. Joe Biden es igual sin temor a equivocarme pues es su manera de operar desde el centro del imperio capitalista.

El ofrecimiento de asilo político de López Obrador a  Julian Assang tiene dos variables que me parecen muy interesantes: la primera es el silencio vergonzante de los líderes de los periodistas que se dicen defensores de la libertad de expresión particularmente los asociados en la ONG denominada Artículo 19 que en México –ahora está muy diáfano- se alinea con la derecha conservadora para desgarrarse las vestidura pidiendo a López Obrador que clausure las mañaneras porque las utiliza para atacar a los periodistas y luego entonces la libertad de expresión –según ellos-; sin embargo, en este caso de Assang guardan silencio convirtiéndose en cómplices de los autoritarios y represores presidentes gringos como Obama, Trump y el próximo que, muy probablemente, será Joe Biden. Artículo 19 se evidenció como una organización pronorteamericana y subordinada a los intereses más oscuros del capital americano. López Obrador los pone en su lugar con un movimiento simple y contundente; por otro lado, el haber hecho el ofrecimiento el día 4 de enero es tácticamente impecable por las siguientes razones: Donald Trump está sumamente ocupado en las elecciones extraordinarias al Senado en el estado de Georgia, pues quien gane esa posición –sea republicano o demócrata- definirá la mayoría de la Cámara y el balance de poderes, también, en estos momentos Donald Trump está a 15 día de dejar la presidencia y; por otra parte, Joe Biden todavía no toma las riendas del poder pues el relevo de mandos está siendo muy complicada y tortuosa con la amenaza real de Trump de sabotear el proceso en el Senado y complicar el cambio de poderes en los Estados Unidos. Estos eventos generan un vacío real de poder que el presidente de México está aprovechando.

Ni Trump se ha sido del todo ni Biden ha llegado. Ambos presidentes –en funciones y el electo- no están en el punto de reclamar agravios pues están más ocupados en lo importante para ellos que es afianzarse en el poder real. Esta ventana de vacío la está aprovechando magistralmente el presidente mexicano.

Ojalá y que la decisión de la jueza británica de no extraditar a Julian Assang a los Estados Unidos se combine con una buena gestoría del gobierno de México que bien podría contar con el apoyo de Jeremy Corbyn del partido Laborista –que estuvo en la toma de posesión de López Obrador en México- y se logre la libertad de Julian Assang, por el bien personal de Assang y de la libertad de prensa mundial.

Julian Assang es un verdadero héroe de nuestros tiempos y merece la libertad. México se podría convertir en su próxima casa y los mexicanos seríamos dignos de su presencia por la causa libertaria que representa y moralmente un triunfo de los débiles frente a los dueños del dinero.

Obama, Trump y Biden se presentan con piel de oveja, pero estos peligrosos tipos criminalizan la libertad de expresión.

Movimiento político magistral del presidente, sin duda, ojalá la oposición aprenda.

Compartir:

Universidad de Colima

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.