Connect with us

OPINIÓN

Carlos Farías, el envilecimiento de la política

Published

on

Compartir:

Los sátrapas tienen como consigna poner orden, es su justificación para destruir la democracia, negar la participación de la mayoría y beneficiar a una élite  depredadora y corrupta.

En el golpe de Estado, en 2019 en Bolivia, cuando Jeanine Áñez, un 12 de noviembre, asumió el poder de facto y destruyó la economía y manejó desastrosamente la contingencia epidemiológica del Covid-19 lo hizo con base en una frase tan retóricamente vacía, como demagógica y trágica, señaló que asumía el poder en Bolivia –dijo-  (por) “la necesidad de crear un clima de paz”. Lo dijo después que el ejército al mando del general Williams kalimán –su cómplice- habían expulsado a Evo Morales, triunfador legal de las elecciones.

Guardando las proporciones, en su segundo informe de “labores” (si a ese se le puede llamar informe de labores) Carlos Farías Ramos destacó como logro importante la eliminación del caos que vivía el H. Congreso del Estado de Colima, logrando recuperar el orden y la gobernabilidad. Destacó también la recuperación de la explanada cívica de la Plaza de la Bandera la cual como espacio público sufría una ocupación sin causa. Para Farías el orden ante todo. Con estos logros y parámetros cualquier fracasado puede llamarse triunfador. Es un signo más de la decadencia del gobierno de Colima.

No está de más recordar que él llegó a ese puesto apoyado con la fuerza de policía estatal que le proporcionó su amigo, el secretario General de Gobierno, que literalmente tomó de facto el Congreso del Estado de Colima, y en suma con todos los partidos políticos perdedores, usurparon un poder que los ciudadanos nunca les confirieron. Son una minoría usurpadora.

Por otro lado, el diputado distorsiona lo aprobado en el Senado de la República al afirmar que se aprobó el uso de la marihuana sólo para usos terapéuticos, falso. De acuerdo al diputado local por el Partido del Trabajo (PT), Carlos César Farías Ramos, lo aprobado por los senadores es para el uso terapéutico, en ningún momento es para fomentar el consumo, recalcó, más bien para que quienes tengan esa fármacodependencia por alguna razón, que es un tema de salud, pueda de manera legítima acceder a ella. Dijo textualmente: “Quien sea farmacodependiente, podrá adquirirla a sabiendas de que su origen es legítimo”. Aclaró que la reforma no va enfocado a la creación de centros de consumo, sino que es tendiente a legitimar que quien por alguna cuestión de salud les sea requerido su consumo puedan consumir de manera legítima. Tanta estupidez no puede ser verdad.

Alguien debe aclararle al diputado que al aprobarse la Ley Federal para la Regulación del Cannabis y la creación del Instituto Mexicano para la Regulación y el Control del Cannabis, ya no será la secretaría de Gobernación sino la de Salud quien se encargue de regular la cadena productiva, derivados y el consumo. Es decir, que deja de ser el consumo de la marihuana un acto criminal y los ciudadanos podrán consumirla con fines lúdicos y recreativos. Esto es muy importante porque con esto se está dando un duro golpe al tráfico ilegal de la marihuana y a partir de esta ley se podrá comercializar libremente baja ciertas regulaciones, es decir, que los narcotraficantes perdieron un producto para hacer negocio. Y obviamente que también queda legalizada para usos terapéuticos, farmacéuticos y medicinales. En síntesis, podría decirse, que la legalización de la marihuana con fines lúdicos y recreativos fue una derrota del no a la criminalización y fue un triunfo del sí a la libertad.

De conformidad con la nueva ley, incluso, se podrán crearse clubes y cooperativas de producción. Se podrá consumir en espacios públicos, centros de trabajo públicos y privados, universidades, institutos de educación superior, siempre y cuando sean zonas exclusivas y al aire libre. Se podrá portar hasta 27 gramos y de 28 gramos hasta 200 se sancionará administrativamente.

O está muy mal informado el diputado o no dimensiona el logro que significa este avance en materia de regulación de la marihuana.

También es muy importante esta ley porque permitirá la libración de personas procesadas y sentenciadas por posesión simple y la eliminación de antecedentes penales porque también se modifica el Código Penal Federal. Por cierto, gran cantidad de estas personas son de muy bajos recursos. O sea que se les criminalizó por ser pobres.

La ignorancia y limitaciones del diputado Carlos Farías Ramos son evidente y rayan en lo patético. Pues lo suyo es el golpismo y la grilla barata y lo verdaderamente importante no es su fuerte. Estos actos lo muestran como un hombre limitado y francamente aldeano. 

Farías debe entender que la regulación del uso lúdico, recreativo y médico de la marihuana forma parte de la estrategia para limitar la acción de los criminales que tienen al país en la zozobra y el caos que él dice combatir. Tres son las vertientes que el gobierno federal está impulsado para combatir al crimen organizado: primera, les está cerrando los instrumentos de financiamiento como el uso de la banca para transferir sus recurso a cargo de la Unidad de Inteligencia Financiera; segundo, el despliegue de la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina como elementos disuasivos y coercitivos y; tercero, este último, que es quitarles una parte importante de materia de tráfico ilegal, la legalización de la marihuana viene a acotar a los criminales al quitarles elementos de comercialización ilegal. Ahí es donde radica la importancia de esta reforma, no en la terapia para farmacodependientes.

Si se tratara de sólo legalizar su uso terapéutico, farmacéutico y medicinal no se estaría avanzando en la pacificación del país sería una reforma muy limitada.

Esta reforma del uso recreativo y terapéutico es un gran avance que está logrando el gobierno federal progresista que el diputado Carlos Farías, al parecer, no comparte pues sus ideas aldeanas no se lo permiten. Él es claramente colaborador y partidario del Prian.

Antes de nosotros sólo había caos y desorden. Con nosotros llegó el orden y la paz, sostiene el diputado Farías. Y había que agregarle que también las visiones chatas del desarrollo y progreso del estado. Lo suyo está en sólo aprovecharse del erario y hacer negocios con el dinero público pues no dan para más. El nuevo libramiento y la autorización de créditos inmorales es lo verdaderamente suyo.

Carlos Farías envilece la política y junto con sus cómplices, el gobernador y los demás diputados basura, se enorgullecen de sus actos con una pedantería propia de canallas. 

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.