Conecte con nosotros

LOCALES

Política de alianzas: ni juntos ni revueltos

Publicado

el

Compartir:

Los políticos andan desatados por el nuevo hueso. Piensan que hay olvido y que hay perdón. Pero la verdad es que ni perdón ni olvido en los tiempos de transformación. Algunos piensan que el haberse aliado y cooperado con el Prian y con Nacho Peralta y con toda su corrupción fue un chistecito. Traicionar a los ciudadanos que confiaron en ellos es un asunto grave.

Dos mil veintiuno será diferente porque a muchos políticos que pidieron el voto por el PT, el Verde y el PES, a nombre de Amlo, ya los conocimos y no volveremos a votar por ellos, al PRIAN, PRD y Movimiento Ciudadano ya los conocemos, desde hace muchos años, y votar por ellos es un suicidio que no tiene perdón de dios.  Esa es la diferencia.

La elección de 2021 tiene la peculiaridad de disputarse en dos frentes con dos  diferentes objetivos bien precisos:

Uno.- La disputa de la Cámara de Diputados.

Dos.- La disputa de la Gubernatura del estado, diputaciones locales, presidencias municipales y regidurías.

Frente uno.- La Cuarta Transformación precisa de ganar mayoría absoluta en la Cámara de Diputados federal, como lo hizo en el 2018, pero hoy, tiene la posibilidad de tener mayoría calificada. Entre otras razones porque el presidente está combatiendo a la corrupción tan contundentemente que va a generar un hito en la historia de México. Por tanto, la tarea de Morena se centra en ganar los distritos con gente confiable y comprometida con la 4T. Quienes traicionaron y vacilaron en su momento no tienen el derecho de volver a participar con Morena porque quien traiciona una vez traiciona siempre.

El Tumor o lo que es lo mismo la Liga defensora de la corrupción aglutinada en Sí por México ya se alista a hacer una alianza estratégica en los 300 distritos federales. La derecha está muy sólida y compacta, tan compacta, que todos caben en un solo partido. 

Por su parte, al poner Morena el proyecto de la Cuarta Transformación como condición indispensable para pactar una alianza, está poniendo como racero la línea política de Amlo. Sin duda que los otros partidos que decidan ir con Morena deberán hacerlo en los lugares y espacios donde Morena no tenga presencia y el partido coaligante sí la tenga y, por tanto, la oportunidad de ganar, porque la consigna también es ampliar la base social y garantizar mayoría en la Cámara de Diputados.

Frente dos.- Donde se disputa la Gubernatura, como el caso de Colima, Morena debe seleccionar bien a sus aliados.

Por principio, los partidos que optaron por traicionar al pueblo, como el PT, PES y Verde Ecologista que apoyaron el endeudamiento inmoral y todas las acciones del corrupto gobierno de Ignacio Peralta Sánchez deben de abstenerse de buscar la coalición con Morena. Tendrían poca vergüenza si buscan una candidatura vía Morena. 

Apoyaron al PRI y a su gobernador. Apoyaron al PAN y sus transas. Se aliaron con el Panal y Movimiento Ciudadano para beneficiar a los corruptos y querrán en 2021 que les devolvamos la confianza pidiéndonos el voto vía Morena. Para eso se necesita tener muy poca vergüenza y muchas ganas de llenarse los bolsillos de dinero. Se fueron con los corruptos pues que pidan el voto junto con los corruptos.

Se imagina usted a Guillermo Toscano, a Carlos Farías, a Julio Anguiano, entre otros, pidiendo el voto por la vía de Morena o en coalición con ella, cuando traicionaron al pueblo. ¿Tendrán tanta desvergüenza que se atreverán? Ellos deben pedir el voto vía PRI o PAN porque a ellos sirvieron.

En Colima los candidatos del Verde, Panal, PT son impresentables como individuos y mucho más como aliados de Morena.

La gubernatura la va a definir Morena, por ello, todo gira a su alrededor y todos estos partidos satélites como el Verde, Panal y PT buscan colgarse de alguna candidatura. Pero además los partidos de la tienda de enfrente, PRI y PAN, buscan imponer su candidato favorito dentro de Morena. Por eso no debe de extrañarnos que el PRI le esté haciendo campaña a Claudia Yañez y a Virgilio Mendoza. Piensan en el dinero y el poder a todas horas. Los proyectos y programas de gobierno, para ellos, es un fastidio legal, pues hasta flojos son.

Personajes de ambos sexos -que no militan en Morena- aspiran a la candidatura sin importarles sus cartas credenciales.

Hasta ahora yo no he visto a un solo candidato o candidata preocupados por sus antecedentes que marquen buena conducta o probidad probada. No los veo ofreciéndonos sus historias impecables de vida. Sólo veo precandidatas y precandidatos que han transitado por el camino de la indecencia, y a pesar de ello, aspirar a gobernarnos. Los veo habidos de poder y de dinero. Todavía no veo un solo precandidato o una precandidata decente.

Salga de donde salga el candidato a gobernador deberá tener carta de buena conducta, de lo contrario, –quién sea- estará inhabilitado para desarrollar el programa de la Cuarta Transformación que es básicamente: la lucha contra la corrupción; la separación del poder político del poder económico; y las políticas sociales de apoyo a los que menos tienen que es lo que la gente está demandando.

De una cosa sí estoy seguro, el futuro gobernador de Colima no será un niño popis, esos ya tienen reservado un lugar prominente en el basurero de la historia.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.