Conecte con nosotros

LOCALES

Uno

Publicado

el

Compartir:

Con los Ojos en la Cara. 

Escrito por: Ramiro Cisneros García.

Aunque ya se presentía, sin decir agua va, de pronto se comienza a gestar la reconciliación de ¿los irreconciliables? Y de manera ahora más acelerada se comienza a consumar la muerte de, ¿las ideologías y los principios partidistas? Porque, llegan las “negociaciones”, “las mesas de acuerdo” con el único objetivo de recuperar el poder.

Ya no me importa cómo pienses ni lo que hayas dicho, proclamado y vociferado en las anteriores campañas. Ahora lo único que interesa es ver hacía adelante. Vamos apostando al olvido de los viejos agravios, a todo lo que se dijo por fuerte que haya sido. Olvidemos las traiciones, los madruguetes. Ya no es tiempo de permitir que las brechas se ensanchen, tenemos que dar muestras de civilidad en busca de un proyecto común para sacar a esta patria nuestra del atolladero en que se encuentra. Vamos haciendo a un lado las descalificaciones del pasado y hagamos un frente. 

Ahora de lo que se trata es de pactar, de hacer convenciones y reconvenciones, buscar y encontrar consentimientos, convenios…Urgen el respeto a las diferencias, la complementación de ideales, la concordancia en un solo pensamiento y corazón: México. Necesitamos ajustarnos porque es ahora o nunca el tiempo de la conformidad, la concordia, ser condescendientes, compatibles; que haya conformidad de voluntades, acomodos y concertación. Todo esto significa que tendremos que ceder y hacer un solo haz, se trata de estar abiertos porque solamente de esa manera lograremos lo que nos proponemos. El poder. Es quizá una palabra que puede sonar fuerte a los puritanos, pero es la verdad y hoy más que nunca deberemos ser congruentes y coherentes. La realidad nacional no solo nos lo demanda, nos lo exige. Es un clamor y hoy cobra sentido como nunca aquello que dice que la voz del pueblo es la voz de Dios.

                                             DOS

A este propósito, Gustavo Gutiérrez importantísimo Teólogo de la Liberación en América Latina dijo, “Una conciliación suele ser una ideología falsificadora de un desorden profundo, un artificio para que unos pocos, generalmente los mismos, sigan viviendo de la miseria de los demás”. A su vez, José Saramago, nos habla de alianzas perversas citando a Almeida Garret: “Y  yo pregunto a los economistas, políticos y a los moralistas sin han calculado el número de individuos que es necesario condenar a la miseria, al trabajo desproporcionado, a la desmoralización, a la infancia, a la ignorancia crapulosa, a la desgracia invencible, a la penuria absoluta para producir un rico”.

Conceptos muy fuertes que hablan de una realidad en la que se pretende  seguir manteniendo a los más pobres :en la desmoralización, la ignorancia, el infantilismo, la desgracia y la penuria haciendo uso de la manipulación  a través de la mentira por medio de la infodemia.

                                       TRES

Ahora resulta que todos los políticos están conscientes de la situación por la que atraviesa el país y de la voluntad manifiesta de los dirigentes para ofrecer una calidad de vida diferente. Para ello se requiere de formalizar alianzas, juntar fuerzas. “Uno para todos y todos para uno”.

Ahora ya hay acuerdos para repartirse el pinole…Ahora, la unidad hace la fuerza.

“Tomemos la decisión de unirnos, al fin y al cabo, la gente es dócil y aguanta nuestra deslealtad; somos sus padres y sin nosotros no son nada, sin nuestra guía están perdidos…Hemos sido hechos a un lado, hemos sido agraviados, nos han quitado el manejo de las arcas, ya no somos canales para llevar el agua, el pan y el bienestar”.

No tengo ni la menor idea de los argumentos que esgrimirán para conseguir lo que quieren, lo que ansían, lo que anhelan con fervor patriótico…No se que van a decir ahora del agua y del aceite; no sé como le van a hacer para reconocer virtudes en el de enfrente cuando antes rifaban la descalificación y los trapos en el sol. No tengo ni la menor idea de como van a desmentir lo que dijeron hace apenas tres años. Seguramente dirán que fue al calor del enojo.

En realidad, lo que está de por medio es la sed de poder de dinero y de volver o continuar con los lujos, regresar a los lugares de privilegio porque no se merecen vivir fuera.

Además, es necesario que estén en la jugada no en la banca.

Si algo les sobra para para defender su “modus vivendi” es su reconocido “modus operandi” y “modus essendi”.

Les sobran palabras, discursos, demagogia y entonces son capaces de llorar por amor al pueblo. Ellos, los salvadores, los redentores, los mesías; ahora multicolores y con la policromía en su espledor y en su magnificencia arrollada y abollada como bote apedreado.

Hablando del teatro del absurdo han dejado muy lejos a Samuel Becket y ellos ya están preparando el escenario virulento.

                                     CUATRO

 Ante todo esto he recordado las propuestas políticas de un hombre  que llegó a estas tierras procedente de España y que se asentó en Michoacán, concretamente en la Meseta Purèpecha porque fue consagrado obispo de esa región. Se llamaba Vasco de Quiroga: Cuando vio la realidad, pensó en las cualidades que debían tener sus colaboradores en cada uno de los pueblos. Pensó en un líder al que llamó, “El Principal” y que debía ser elegido democráticamente con una duración de tres a seis años en el puesto, pero sin reelección. Estas eran las cualidades que debía tener: “ser el más hábil, el más útil y el más suficiente para el bien común.” 

Ahora, el bien común es concepto olvidado ahora solo se piensa en ganar, vivir a cuerpo de rey, pasar por encima de los demás y para completar el cuadro no son los más hábiles ni los más útiles ni los más suficientes. Ahora son hábiles para el bandidaje, para el tráfico de influencias y hasta para aliarse, para servirse con la cuchara grande y para permanecer en el poder al precio que sea.

                                   CINCO

La fundadora de la escuela de Trabajo Social, Vasco de Quiroga de Comala, sostuvo un importante diálogo con Sergio Villa Godoy según nos refiere Adelina Palomar Romo en el libro MARGARITA SEPTIEN, “Una mujer ejemplar que sirvió a los demás con los pies en la tierra”

Ella fue hábil, útil y suficiente y además visionaria. Hace casi 40 años, así veía la situación política del país. Esto fue lo que conversó con Sergio en términos generales.

“En la política existen infinidad de intereses creados, de compromisos políticos que se agigantan como si se vieran con lentes de aumento, presión cotidiana, burocracia. Con este fardo tan pesado, las buenas intenciones y las promesas pueden olvidarse. Dijo Sergio Villa, hablamos de políticos ambiciosos, de procedimientos deleznables, de erráticos conductores sociales y espirituales, hicimos mención de la gazmoñería de respetados ciudadanos, comentamos de la corrupción cada vez más generalizada y muchas cosas más. Estuve de acuerdo con ella en cuanto a la degradación moral de las clases dominantes y de la cada vez más acentuada permeabilidad o imitación o contagio de gran parte de los miembros de la sociedad, de nuestra sociedad…Nos reconocimos miembros de una sociedad mediocre conducida y gobernada por valores simulados y logros inventados.

De una sociedad que confunde la hipocresía con la discreción; el cinismo con la sinceridad, que se dice tolerante cuando es cobarde y que se comporta complaciente hasta la indignidad…

Margarita decía que la solución estaba en la sociedad misma pero que esta participación debe comenzar con un comportamiento individual CÍVICO, que nuestro país, nuestra sociedad, nosotros pues, de continuar desairando la conducta cívica pasaríamos de la desconfianza a la inseguridad; de una democracia del discurso al desorden, al fracaso social.

Las reflexiones de Margarita en el año de 1986 fueron proféticas. Se inventaron los legisladores de partido a modo de golosinas (plurinominales) para los partidos chicos, pero con altos costos para la comunidad.

La PARTIDOCRACIA, conduce la política de nuestro país; es el fruto prohibido DE LA ALIANZAS Y ACUERDOS INMORALES, de los golpes bajos, DEL DESPRECIO POR LA SOCIEDAD. Vivimos en la anarquía. La inseguridad es evidente, no sabemos si el que asalta es policía ni si la autoridad a la que acudimos pertenece al grupo de asaltantes. La corrupción es conocida y tolerada. La conducta cívica es concepto olvidado.  Convivimos en una AMORALIDAD SOCIAL sin normas claras, sin compromiso. La degradación acelerada prevista por Margarita se ha consumado…

                                      SEIS

Cada que leo el libro , MARGARITA SEPTIEN y otros textos que ella nos dejó termino por entender y tomar conciencia del desprecio que muchos de los políticos del color que sea , sienten por la sociedad y me llegan sentimientos encontrados al constatar que personajes sin conciencia social y que jamás en su vida han pensado en el bien común llegan a puestos de representación popular y es entonces que recuerdo a uno de los  maestros más sabios que tuve y que decía a propósito de políticos, líderes religiosos o de otra índole que no asumían su responsabilidad con honestidad: “ EN TIEMPOS DE AGUAS HASTA LA MIERDA SE PONE VERDE.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.