Conecte con nosotros

LOCALES

No hay embajada de Estados Unidos en los Estados Unidos

Publicado

el

Compartir:

Francisco I. Madero fue víctima del cuartelazo encabezado por el alcohólico y sátrapa de Victoriano Huerta. El apóstol de la democracia fue asesinado junto con José María Pino Suarez y en México se desencadenó el movimiento revolucionario más portentoso del siglo XX: la Revolución Mexicana.

El cuartelazo fue organizado y operado desde la embajada norteamericana, entonces ocupada por Henry Lane Wilson (embajador en México del 5 de marzo de 1910 al 18 de febrero de 1913), quien se encargó de organizar a los conservadores para oprimir al pueblo mexicano, para defender sus intereses y privilegios políticos. La intervención de Lane Wilson fue todo un escándalo y una vergüenza entre la clase política norteamericana. El cuartelazo fracasó porque Francisco Villa, Carranza y Zapata opinaban muy diferente. Lo demás es historia.

En  1973 América Latina se conmovió por el golpe de Estado dado por Augusto Pinochet y el Ejército chileno que traicionó al presidente Salvador Allende y a todo el pueblo. Las consecuencias fueron catastróficas para Chile; sin embargo, para los Estados Unidos fue la inauguración de su modelo –nuevecito- el neoliberalismo. En la actualidad los chilenos están quitándose de encima la loza de ese pasado lleno de muerte, desigualdad e injusticia. Recientemente votaron por quitarse de encima la constitución pinochetista y la esperanza vuelva a transitar por las avenidas de Chile.

Ese golpe de Estado, según el memorando NSDM93 de noviembre de 1970, que dice textualmente “Que se adopten todas las medidas para desestabilizar al nuevo gobierno de chile”, no es sino la instrucción de la operación Track II, organizada por la CIA, desde la embajada norteamericana, entonces ocupada por Nathaniel Davis (1971-1973). La embajada fue el eje orgánico del golpe que los gringos cobardemente le asestaron al pueblo chileno.

Estos son, tan sólo, dos ejemplos de cómo desde las embajadas gringas se operaban y se operan los golpes de Estado organizados por la “democracia gringa”, de hoy en adelante, certeramente, entre comillas.

En estos día me imagino a un Barack Obama, cínico y perverso, riendo a carcajadas – con su medalla del premio Nobel de la Paz colgada al pecho-  porque los americanos no tienen quien los salve del fraude electoral. El negro de Obama, traidor de sus hermanos afroamericanos, expulsor masivo de migrantes latinos, belicista por convicción, lo imagino satisfecho por haber ganado la elección “haiga sido como haiga sido” y celebrando que no haya embajada de los Estados Unidos en Gringolandia.

Su cínica sonrisa, se amplía más, cuando piensa que los demócratas tienen el camino libre para intervenir, sin el descaro ni la vulgaridad de Trump, sino con la hipocresía y la perversidad de los Clinton. Con la imposición de Joe Biden saben que tiene el camino abierto para actuar en el mundo y en América Latina por medio de golpes blandos –especialidad de la casa en tiempos de demócratas-. Esto significa que habrá intervenciones más osadas y cínicas. Los demócratas demostrarán que, son muy buenos haciendo lo que mejor saben hacer, desestabilizar gobiernos a través de financiar e impulsar movimientos de protesta como el de las feministas lideradas por Rita Segato.

Su cínica sonrisa, sepulta el fascismo de Trump, pero abre la hipocresía de los demócratas e irónicamente y, a manera de chiste muy reiterado, le dice al oído a Biden: “qué bueno que no hay embajada de los Estados Unidos en los United States”. Ambos sueltan la carcajada y se disponen a contestar las felicitaciones por haber ganado “democráticamente” la Presidencia de los Estados Unidos a través de la CNN, NBC, CBS y ABC, entre otras televisoras.

La elección norteamericana sepultó al periodismo y a la comentocracia. Los desnudó y  mostró como son: mendaces. Vendedores de mentiras. Su valor es igual a la basura.

Y los demócratas y los republicanos se muestran ante nuestros ojos como lo que realmente son: gente perversa, cruel y sin escrúpulos. Su diferencia es que unos visten de color azul y otros de rojo.

Nota al margen.-

¿El Cuerpo de Marines norteamericanos invadirán Washington para imponer la democracia y salvar al mundo libre del autoritarismo, el fraude y la corrupción? La respuesta es arcana (¿).

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.