Conecte con nosotros

LOCALES

La familias bien de Colima

Publicado

el

Compartir:

La familias bien de Colima se acabaron. Se volvieron tan pobres que lo único que les quedó fue el dinero mal habido. Hasta terminaron asociadas con el narco. Los niñitos popof hicieron añicos su reputación. Su reputación quedó en el tendedero estercolado de la política estatal.

Hace muchos años las familias bien eran muy respetadas. Los hijos de los ricos y los pobres se saludaban y se daban la mano por la única razón de ser vecinos. Se respetaban sus fortunas porque eran producto de su trabajo, disciplina y dedicación. Así era en la mayoría de los casos. Los abusivos y ladrones también ahí estaban pero eran mal vistos y se les saluda con los dientes apretados. Cada quien sabía la historia de cada cual.

José Ignacio Peralta Sánchez dicen que, no sabe hacer nada, que para nada sirve. Eso es absolutamente falso. Nacho ha tenido la fina capacidad para destruir un apellido: el Peralta.

Después del sexenio de Nacho los Peralta ya no serán lo mismo.

Los escándalos de sexo, alcohol, asesinatos, narcotráfico y corrupción le darán otro sentido al apellido Peralta, ya no será el mismo. Ni toda el agua del mar del océano Pacífico será suficiente para lavarlo.

Las familias bien se juntan porque se tienen iguales, se miran con un destino único. 

Me cuentan que un compadre de Locho –recientemente llegado de la CDMX y de larga estancia en Las Vegas, Nevada- llevó al restaurante Sabores del hotel Concierge Plaza La Villa a un inversionista llamado Gibrán Bojalil y le platicó de sus planes futuros -le dijo, entre otras cosas- que Locho y Nacho son descendientes de las familias bien de Colima. Que aunque pertenecen a distintos partidos políticos (uno a Movimiento Ciudadano y el otro al PRI) sus orígenes los hermanan. Que ya tienen todo preparado para la sucesión de la gubernatura, que el PRI va apoyar a Locho y ya tienen los amarres con los sindicatos de burócratas, campesinos, maestros y obreros que, el PRI controla, y con los sindicatos patronales que Locho gobierna. Es tan fuerte la relación de ambos -le explica el compadre con emoción incontinente- que en todas borracheras donde concurren con los demás miembros de los gobiernos municipal y estatal ellos siempre se escapan con los más allegados –como Walter Oldenbourg- y terminan sus borracheras en la intimidad de la casa de gobierno. El compadre encarrilado -y delirante diría yo- le presume que hasta empresas high-tech se instalarán en el estado.

Me cuentan que el compadre de Locho se abstuvo de comentarle que desde los tiempos que Ovidio Nodal, que se retiró en enero de 2019 de la APIMan (Agencia Portuaria Integral de Manzanillo), el gobernador estaba tramitando beneficios para sus parientes. Nodal había sido puesto en ese lugar por instrucciones de Ricardo Martínez Gómez y Alejandro Hernández Cervantes altos funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Obviamente también el compadre omitió platicarle que la Drug Enforcement Administration (DEA) norteamericana está investigando a Ovidio Nodal y a Héctor Mora Gómez, ambos ex directores de la APIMan, por tráfico de fentanilo, droga de diseño que preocupa a los gringos su alto ingreso por el puerto.

Cabe precisar que también la Fiscalía General de la República que dirige Alejandro Gertz Manero está tras las pista de los traficantes de drogas de diseño y del fentanilo en particular. Este salto de Nacho pone a las familias bien de Colima en otra dimensión. Las convierte en familias narcas, aparte de corruptas, ineptas y malas para gobernar. Nacho con esto rompe todos los paradigmas de los políticos y de las familias bien colimenses. Las lleva a una nueva dimensión delincuencial. Las inscribe dentro de la narcopolítica que ya es mucho decir.

Las familias bien de Colima pasaron a ser las familias del narcogobierno. Eso sí, bien peinadas y bien perfumadas, para parecer decentes.

El compadre tampoco le dijo a Gibrán que Nacho tiene apenas un 2% de aprobación, es decir, que un 98% lo vomita.

Con esto Nacho pasa a ser un gran destructor. También tenemos que reconocerle que tuvo el poder de destruir el apellido Peralta que antes inspiraba respeto, y de hoy en adelante, será reconocido como el apellido del gobernador que permitió y participó en los negocios ilícitos en el puerto de Manzanillo que le abrieron la puerta a la violencia y a dolor que los colimenses estamos padeciendo. 

Nacho será recordado como el gobernador decadente por excelencia.

El Tumor (todos unidos contra Morena) quiere seguir gobernado, ya no, con las otrora familias bien de Nacho, sino con las familias bien narcas, pero ahora con Locho. Nacho y Locho son lo mismo porque su origen son las familias bien de Colima.

Antes sólo hablábamos de familias bien… después de Nacho se hablará de las familias bien narcas. Bien corruptas. Bien asesinas. A Nacho le debemos de reconocer, no podemos negarlo, que transformó a las familias bien de Colima. Ya no más familias bien, sólo familias narcas.

Las familias bien ya no serán lo mismo.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.