Conecte con nosotros

OPINIÓN

Fideicomisos, el arte de desaparecer el dinero público

Publicado

el

Compartir:

Vamos a hacer un estudio minucioso de todos y cada de los fideicomisos existentes, es decir, de los que hemos heredado. Voy a nombrar una comisión para que realicen un estudio de ellos. Vamos a ver: ¿cuáles son legales y cuáles no? ¿Cuántos se usan con honestidad y cuántos no? ¿Cuáles son conveniente dejar y cuáles desechar? ¿En cuántos se gasta con probidad y en cuántos hay deshonestidad? Voy a constituir y nombrar  diez comisiones para que les dé seguimiento a dichos fideicomisos y, a la vuelta de un año, tomaré una decisión. Con base en los resultados de la investigación y si encuentro corrupción, como sospecho y tengo presunciones fundadas, voy a actuar con todo el peso de la ley contra los corruptos. 

Si el presidente hubiera actuado así, la derecha, lo primero que hubiera dicho sería: puro atole con el dedo. No va hacer nada.

Pero no. El presidente actuó y la derecha llora, inconsolable, porque perdió su mina de oro que eran los fideicomisos. En México un fideicomiso, hoy sabemos, era para robar legalmente y, todavía más, para que estuviéramos muy agradecidos porque nos robaran. Era el crimen perfecto. El Centro de Análisis e Investigación Fundar en un estudio que realizó, en 2018, acerca de los fideicomisos lo título: Fideicomisos en México, el arte de desaparecer dinero público. En general, esto fideicomisos, fondos y contratos análogos se caracterizaban por ser manejados con arbitrariedad, discrecionalidad y opacidad. Tenían candados para ser fiscalizados amparándose en el secreto bancario y el fiduciario. Sostienen estos investigadores de Fundar.

Cito como paradigma al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Durante el sexenio de Peña Nieto se desviaron al sector privado el 40% de los recursos de los fideicomisos públicos del Conacyt. La institución desvió, entre 2013 a 2018, recursos por 17, 819 millones de pesos. Quedó demostrado que se desviaron recurso públicos para proyectos privados sin que se guiara un proyecto de Estado y, mucho menos, prioridades de bienes sociales o de cuidado ambiental, así lo expresó María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora del Conacyt. 

Empresas, como Pisa, que vendía a precio de oro su medicina; Sabritas de Pepsico, S. A., Bayer, Monsanto, Ford, Sigma Alimentos, entre otras empresas, fueron las beneficiarias; Eugenio Derbez hacía sus churros cinematográficos con dinero público. Debo aclara que yo nunca he visto una película de este mediocre actor. Gracias a dios.

La mayoría de los fondos tenían un subejercicio de más del 70% y los recursos no fueron reintegrados a la Secretaría de Hacienda.

¿Quiénes se beneficiaban de este robadero?

Empresas privadas, como ya las señalé, actores, investigadores mediocres, aviadores, jueces y partidos políticos.

El fonden era el fideicomiso que se utilizó con mayor frecuencia para desviar los recursos a las campañas políticas, ahí están los casos documentados de la campaña a gobernador de José Ignacio Peralta Sánchez en Colima, la de Chihuahua, Coahuila y Guanajuato por citar sólo algunas.

El dolor que la oposición siente es que no va poder financiar sus campañas políticas de 2021. 

En el colmo del saqueo lo ilustra el fondo destinado para arreglar las casas de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ganan millonadas al año y todavía hacen un fideicomiso para reparar sus casitas.

Lo ridículo fue el desvío del dinero, apadrinado por Salomón Chertorivski ex secretario de Salud, que financió a su primo para realizar investigaciones para hacer salsa para pizza. Este ratero con el dinero robado a Conacyt construyó sus restaurantes de lujo.

Después de la revisión exhaustiva que se realice a los 109 fideicomisos, dentro de ocho días, sabremos más cosas que, seguramente, nos sorprenderán. 

La oposición, que ya se volvió una plañidera profesional, dice: que se eliminaron los seguros de los depósitos de las cajas de ahorro; que se afectará la operatividad y continuidad en investigaciones científicas; que se dañará la mejora de las aduanas; que se dejará sin garantía a pequeños y medianos empresarios; y que se disminuirá el circulante de la banca privada. Falso todo lo anterior. Porque el dinero no va a desaparecer sino que lo van a dejar de recibir quienes no tengan derecho. Lo cierto que es un duro golpe a la corrupción y un paso más a la transparencia de las finanzas públicas.

La derecha quiere seguir dándonos atole con el dedo, eso ya se acabó. 

El golpe a las empresas factureras falsas fue devastador, la eliminación de la condonación de impuestos fue otro duro golpe y la eliminación de los fideicomisos es otro golpe fulminante a los corruptos del Prian y a sus amigos empresarios.

Estamos iniciando una de elección que culminará el seis de junio de 2021 y que será la más libre -según estamos viendo- de los últimos años, todos los actores políticos tienen que entenderlo. Este golpe a los fideicomisos dejó a los partidos políticos y a los gobernadores “federalistas” sin caja chica (ni tan chica) para la próxima elección. Esperemos que ya hayan entendido el mensaje. 

Al desaparecer el fondo de desastres se dejó a los partidos políticos sin dinero para sus campañas. Se les acabó la fiesta donde ellos comían y bebían y el pueblo era el que pagaba. 

Sólo quedará el chillido de los cerdos gimiendo por el dinero perdido.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.