Conecte con nosotros

LOCALES

Cárcel a Salinas, Calderón y Peña

Publicado

el

Compartir:

Morena es un partido-movimiento que tiene la gran responsabilidad de poner en el banquillo de los acusados a Salinas, Calderón y Peña. El tiempo es oro.

Tenemos tres vías para demandar su enjuiciamiento, que tienen un mismo origen: el pueblo. Un tercio de los diputados y de los senadores lo pueden hacer, el mismo presidente pueden solicitar el juicio, además los ciudadanos, directamente. Que tendrá un solo destino para los traidores, la cárcel. O la hacemos ahora o nuestros hijos nos lo restregarán en la cara. Lo que pudimos hacer y no hicimos. El parte de aguas para impulsar el renacimiento de México está en nuestras manos. 

El proceso de la 4T es muy amplio y precisa de causes, causas e instrumentos que vuelvan realidad las aspiraciones de los votantes afines, y de quienes se sumen, en esta nueva etapa. 

Morena, desde el primero de julio de 2018, ha entrado en una suerte de parálisis que le ha impedido ser un instrumento político efectivo de la sociedad y del presidente. No procesa bien sus asuntos internos, como se supone lo debe  hacer un partido ganador.

La parálisis de Morena ha venido desesperando a todos los miembros de la sociedad que impulsan los consensos en todos y cada uno de los centros de trabajo, dígase: escuelas, universidades, oficinas, talleres, comercios, restaurantes, plazas, en fin, en todos los lugares donde la gente hace la vida laboral y cotidiana, además de las redes sociales.

Vamos a enjuiciar a los ex presidentes. Ya se les llegó su hora. Todos los ciudadanos estamos armados para, con una pluma, imprimir nuestra firma y solicitar formalmente el juicio a un hatajo de ladrones que siguen impunes porque su red de complicidades todavía está viva y goza de cabal salud. Al sistema Judicial lo debemos presionar, a todos sus mecanismos, a sus cómplices -donde se encuentren-, los debemos derrotar con argumentos, razonamientos, valores éticos y morales.

Morena tiene dos vías directas para impulsar el juicio: sus representantes populares  y a su partido en sí.

Morena debe impulsar los dos, ¡pero ya! Debe iniciar, lo más pronto posible, con la colecta de firmas para juntar no 1.6 millones, sino 2 o más millones, para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación no tenga ninguna duda de lo que queremos y mandatamos los mexicanos. Esto implicaría la movilización de los militantes organizados de Morena y sus simpatizantes.

Morena debe movilizarse para salir de su parálisis que no es otra cosa que un ensimismamiento, producto de sus contradicciones, que son resultado de su diversidad orgánica. A Morena, paradójicamente, lo inmovilizó la victoria; a sus enemigos la derrota. Su parálisis es un problema de éxito. El que Morena se dedique a organizar esta tarea, de amplio impacto político, lo dinamizaría nuevamente y volvería a ser el instrumento político que la sociedad precisa; además, los traidores y oportunistas, quedarían evidenciados en el proceso, lo que le evitaría, a este instituto político, fricciones desgastantes en la próxima selección de sus candidatos a la elección intermedia, de gran valor estratégico para profundizar el cambio de régimen.

Pero también debe impulsar simultáneamente la búsqueda de un amplio consenso en las dos cámaras del Congreso de la Unión, para que éstas también, se movilicen en la lucha contra la corrupción y la limpia de los aparatos del Estado del dominio del narcotráfico. Las dos cámaras (diputados y senadores) deben presentar demandas de juicio contra los ex presidentes, delincuentes y vergüenza de nuestra patria.

Estamos viviendo momentos decisivos.

 En concreto esta movilización, en Colima, nos traería como consecuencia ir eliminando a los enemigos que se montaron en la ola de la transformación para seguir lucrando del gobierno. Por ejemplo, traidores como Joel Padilla, César Farías y Guillermo Toscano y los diputados del partido Verde, con Virgilio Mendoza a la cabeza, con qué cara podrían abordar una lucha de este calibre si en su práctica política le aprobaron un crédito a un gobierno en descredito. No son tiempos de luchas de poder palaciego, de lucha por el poder mismo, sino de luchas para transformar la vida política de nuestro país. Vamos por cosas grandes y hacer historia. Estamos obligados a enjuiciar a los ex presidentes por haber faltado a sus funciones y haber traicionado a los mexicanos.

El partido Morena y sus éxitos, no se pueden entender como un asunto sólo de su vida política, sino que éste instituto político está ligado a amplios sector de la sociedad que, sin militar, apoya y también da pautas políticas a seguir. Son tiempos donde los colectivos cobran sentido y modifican las decisiones. Los acuerdo internos de los líderes en lo oscurito son los tiempos del PRIAN. Que la mayoría de la sociedad despreciamos por autoritarios, injustos y corruptos.

Solicitar el enjuiciamiento, en las dos cámaras, pondría en acción a la fuerza mayoritaria, y a sus aliados, promoviendo un debate político, cultural e histórico para que, por la vía de los consensos políticos, se enjuicie a los ladrones y saqueadores del patrimonio nacional.

El requerimiento de la aprobación de la mayoría de las cámaras obliga a un debate más amplio y la concurrencia de la aprobación del poder Judicial terminará por movilizar a toda la sociedad política que tendrá que escuchar a la sociedad civil movilizada.

Estamos en vísperas de un gran movimiento pacífico que removerá los cimientos de lo que fue el México autoritario, ese es el tamaño de la acción de enjuiciar a los ex presidentes.

Y finalmente, el mismo presidente debe solicitar el juicio, como consecuencia del amplio acuerdo de los ciudadanos, es decir, demostrar que es un mandatario, no un autoritario.

Demandamos un juicio porque Salinas, Calderón y Peña deben de estar en la cárcel, en ningún otro lugar, la cárcel debe ser su morada.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.