Conecte con nosotros

LOCALES

El espejo de Blanca Nieves

Publicado

el

Compartir:

La demanda de Lozoya Austin está poniendo al descubierto el enorme mar de corrupción que tejieron los políticos del PAN, PRI y sus aliados para mantenerse en el poder con credenciales de decencia.

El Financiero, desde el inicio del actual gobierno, se ha especializado en calumniar, mentir, ofender, torcer la verdad, y todo lo afín a estos conceptos, con el único propósito central de impedir que avance el combate a la corrupción. 

Lourdes Mendoza, de El Financiero, recibió una bolsa Chanel con un valor de 5000 dólares y la colegiatura de la escuela de su hija, entonces las tareas de esta “periodista” (pluma prostituida, por decir lo menos) fue inventar y mentir, a últimas fechas, lo hacía contra el proyecto del Tren Maya.

El Financiero intentó obtener un crédito con Nafin, y le fue negado, por lo que Jacques Rogozinski, su director, casi pierde su trabajo; sin embargo, Bancomext le otorgó un crédito por 100 millones de dólares –que en menos de un año ya había impagos con riesgos financieros para el Estado mexicano-. Lo anterior significa que El Financiero es propiedad del Estado mexicano, en los hechos, por su enorme deuda, ya impagable.

Todos los periodistas y los columnistas de este periódico atacan al actual gobierno y ya sabemos, en forma documentada, porque lo hacen. De hecho Pablo Hiriart ya dejó el país.

La revista Nexos es otro caso. Recientemente la Secretaría de la Función Pública (SFP) sancionó a esta revista por actos ilegales. La sanción fue: que todas las dependencias federales y estatales “deberán abstenerse de recibir propuestas o celebrar contrato alguno sobre las materias de adquisiciones, arrendamientos, servicios, obras públicas y servicios relacionados con las mismas, con dicha moral, de manera directa o por interpósita persona por el plazo de dos años”. Y una multa en efectivo por casi un millón de pesos.

La sanción es la consecuencia del delito cometido por la revista de haber falsificado comprobantes del Infonavit.

Para Héctor Aguilar Camín, director de Nexos, replicó a la SFP alegando que esta sanción se trata  de “una tontería, una precipitación burocrática o es un ataque político. Lo entendemos como una declaración de hostilidad de parte del gobierno hacia esta publicación”. Además en los noticiarios de sus amigos –virtuales cómplices- grita, histérico, que en México se está restringiendo la libertad de expresión. No está de más precisar que nadie ha secundado estás ideas políticas del “intelectual” venido a menos.

La SFP señaló que la sanción a Nexos no se trata de atentar contra la libertad de expresión, sino de inhibir que se presenten documentos falsos en las licitaciones públicas, además no existe censura hacia la publicación de Aguilar Camín “ya que los editores de Nexos han sido de los más férreos propulsores y defensores del Estado mínimo. Hoy pueden seguir publicando libremente sus ideas sin depender del financiamiento del Estado”. 

El periódico El Financiero y la revista Nexos siempre lo sospechamos, pero ahora ya tenemos pruebas documentales, que han vivido del gobierno y ahora que se les está cortando el suministro de dinero fiscal -digámoslo sin eufemismo-, les quitaron el chayote, ya no saben de qué van a vivir y su reacción ha sido el insulto y el berrinche histérico que linda en los espacios de la psiquiatría.

 En los gobiernos encabezados por el PRI y el PAN se dedicaron a ser el espejo de Blanca Nieves –tal vez estaría mejor decir el espejo de la bruja del cuento Blanca Nieves- que le decían al gobierno en turno lo que quería oír y publicaban sus mentiras mil veces para convertirlas en verdad. Y todo el pueblo tonto viviera de sus dichos inventados. Pero resultó que ellos se creyeron sus propias mentiras y el pueblo, que ellos creían tonto, siempre construyó su propia verdad. La demanda de sufragio efectivo fue letra muerta con ellos. Y si se mantuvieron en el gobierno fue gracias a sus mafiosas relaciones. Los fraudes, más escandalosos, los conocemos desde 1968, año de la fractura, y hasta la fecha. Las mentiras que ellos inventaron se las tragaron todas ellos mismos, nosotros nunca les creímos.

Los casos ilustrativos de El Financiero y Nexos son una muestra de cómo periodistas y académicos vivían de la corrupción, y se decían honrados. Hoy tenemos pruebas que compartían el estercolero, y gritan y lloran, porque se acabó el chayote.

Gobernaron gracias al fraude electoral. Ellos se la pasaban viendo el espejo de Blanca Nieves, pero los ciudadanos, el pueblo siempre veíamos el retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde y nunca estuvo fuera de nuestra vista porque vimos cómo se fue corrompiendo y mostrando su putrefacción horripilante.

Lozoya es un ladrón que está poniendo al descubierto a sus cómplices -también delincuentes-, así lo entendemos todos. Lozoya y sus delatados forman parte de la misma mafia, la diferencia es que éste los está incriminando, y asombrosamente, lastima a muchos que se dicen demócratas, es decir, los comentócratas que gustan de hablar de la política como el eterno juego palaciego.

Derrotar a la corrupción es ahora o nunca. Tú decides de qué lado estás.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.