Connect with us

LOCALES

Afianza el CJNG el control del puerto de Manzanillo

Published

on

Compartir:

Colima, México, Avanzada (19/08/2020).- El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) afianzó el control del puerto de Manzanillo, de acuerdo con un estudio de Lantia Consultores, cuyas conclusiones fueron difundidas por la revista Contralínea en su edición del 12 de agosto anterior.

El análisis, presentado en la revista por José Reyez, señala que actualmente, además del CJNG, operan en el estado de Colima el Cártel del Pacífico (CDP), así como la Organización Criminal Beltrán Leyva (OCBL) y los Caballeros Templarios-Familia Michoacana (CT-FM).

Lantia Consultores narra que el CJNG –antes conocido como Los Mata Zetas o Los Torcidos– surgió en 2010 como una escisión del Cártel del Milenio de Los Valencia y fungió en sus inicios como un brazo armado del Cártel del Pacífico.

“Tras el enfrentamiento, y posterior  victoria frente a La Resistencia en 2012 –otra escisión del Cártel del Milenio aliada primero con La Familia y después con Los Zetas–, y el posterior debilitamiento de La Familia Michoacana y de Los Caballeros Templarios, el CJNG fortaleció presencia regional en Colima, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz, y afianzó el control de algunos puertos estratégicos como el de Manzanillo en Colima y el de Lázaro Cárdenas en Michoacán”.

Por lo tanto, refirió, “con el debilitamiento del Cártel del Pacífico por la extradición y conclusión del juicio al Chapo, se puede concluir que la organización criminal de Nemesio Oseguera Cervantes (a) Mencho es la organización criminal con más capacidad operativa en México”.

El CJNG cuenta con una red de protección judicial que permitió que Rubén Oseguera González (a) Menchito, hijo del líder del CJNG, saliera varias veces de prisión. También se ha convertido en una especie de “cártel de cuello blanco”. Es notable su capacidad para corromper altos funcionarios de los ámbitos de seguridad y procuración de justicia, y para vincularse con la clase empresarial.

Además, este cártel “ejerce actividades predatorias como la extorsión, usa la violencia en forma excesiva, recluta de forma forzada a menores de edad y a personas en situación de pobreza –engañándolos con anuncios de supuestas ofertas de empleo en seguridad privada, por ejemplo–; contrata abogados, contadores e ingenieros, y ex militares de México y otros países. Por estos motivos, el CJNG es hoy por hoy la organización criminal de más alto riesgo para la seguridad nacional del Estado mexicano”, expone el documento.

Pese a haber perdido capacidad de influencia en los últimos años, el CDP continúa siendo junto con el CJNG, el único que cuenta con cohesión para tener operaciones en la mayor parte del país y tiene presencia en Asia, América Latina, Estados Unidos y Europa –como lo sugiere información de inteligencia de un campo de marihuana de la facción de los “Erres” en la región de Andalucía en España y enlaces para trasiego en Londres, Inglaterra.

Conforme al texto publicado por la revista Contralínea, actualmente el liderazgo del CDP se basa en tres pilares: Ismael Zambada García (a) Mayo; la familia Guzmán Loera encabezada por Los Chapitos y la célula Gente Nueva; y Rafael Caro Quintero (a) Narco de Narcos. De acuerdo con un informe de la DEA, tras su liberación en 2013, el exlíder del Cártel de Guadalajara fue integrado por el Mayo.

Según datos de Lantia Consultores, el CDP dispone de 37 células en 29 entidades del país. Entre éstas destacan Gente Nueva en Chihuahua, Colima, Durango, Guerrero, Morelos, Nuevo León, Sinaloa y Tabasco; Cárteles Unidos-La Unión (CU/CDS) en Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Morelos (conocidos como “La Mera Verga”) y Oaxaca; La Barredora-El Comando de la Muerte en Colima, Baja California y Ciudad de México; Los Cabrera en Chihuahua y Durango; Los Erres en Baja California y Baja California Sur; Los Mayitos en Baja California y Sinaloa; Los Salazar en Chihuahua y Sonora; Los Artistas Asesinos en Chihuahua; y Los Jaguares en Chihuahua.

Para 2019, la organización criminal de Los Beltrán Leyva había dejado de existir en los hechos, pues quedan sólo diez restos atomizados y antagónicos entre sí en trece entidades federativas.

Otros grupos que surgieron de las cenizas de la OCBL –pero antagónicos y sin nexos– son: Los Rojos en Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos y Puebla; Guerreros Unidos en Ciudad de México, Estado de México y Guerrero; Sierra Unida Revolucionaria (SUR)-Cártel del Sur en Estado de México, Guerrero y Morelos; La Barredora-El Comando de la Muerte –actualmente célula del CDP– en Baja California, Ciudad de México y Colima; y Cártel Independiente de Acapulco (CIDA) en Ciudad de México y Guerrero.

Los Caballeros Templarios, y las distintas escisiones de La Familia Michoacana extorsionaron a productores de aguacate, jitomate y limón, y buscaron apropiarse de sus plantíos. En otras regiones –cerca del puerto de Lázaro Cárdenas, por ejemplo– intentaron controlar hasta las mineras.

Sin liderazgos claros, con el paso del tiempo la pulverización de La Familia y de Los Caballeros Templarios dejó doce escisiones en ocho estados –en su mayoría conformados por ex integrantes de autodefensas o de los grupos criminales michoacanos. Entre estos destacan Los Viagra encabezados por Nicolás Sierra Santana (a) Gordo en Michoacán, Colima y Jalisco; Cártel de Zicuirán-La Hermandad H-3 de Miguel Ángel Gallegos Godoy (a) Migueladas (en alianza con el CJNG) en Michoacán, Jalisco y Colima.

Compartir:

UNIVERSIDAD DE COLIMA

CONGRESO DEL ESTADO DE COLIMA

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.