Conecte con nosotros

LOCALES

El sonido y la furia: bla, bla, bla…

Publicado

el

Compartir:

Cuando leí El sonido y la furia de William Faulkner no comprendía ni una palabra, no entendía nada. La culpa la tuvo el traductor. Yo confiado trataba de darle sentido al título que se había traducido literalmente. Debió traducirse, a algo parecido a, hablar por hablar o un bla, bla, bla. Yo caí víctima de sus imprecisiones. Desde entonces los títulos de los libros y las películas los tomo con reservas.

La oposición en México está extraviada, ya ni siquiera tiene retórica, las ideas y las propuestas políticas, hace mucho tiempo que los abandonaron, por ello, a continuación les presento un  protocolo para entenderla.

Fase I. La negación

La oposición, en los primeros meses del actual gobierno, entró en un proceso de negación. Estaban todos tranquilos diciendo que no pasaba nada. El presidente Amlo haría lo que hacen todos los presidentes, afirmaban serenamente. Abandonaría su discurso de campaña y empezaría a aplicar medidas “realistas”, vaticinaban alegremente. Aclararía que una cosa es la campaña y otra muy diferente la realidad, pontificaban. Sí, continuará con los gasolinazos, profetizaban; la mal llamada Reforma Educativa continuará, porque así lo demanda la nación; aplicará nuevos impuestos porque la recaudación fiscal es muy baja y; en cuanto a la corrupción, hará los mismo de siempre, tomará preso a un pez gordo, al azar, digamos, a Luis Videgaray, lo meterá a la cárcel y todo seguiría igual, concluían muy seguros de sus dichos. 

La oposición en tono indulgente y condescendiente les decía, a los pobres chairos, que lo entendieran porque así es la política real. Los románticos no existen, murieron en siglo XIX, concluían.

La oposición estaba esperado esto pero no pasó.

La oposición estaba en su fase de negación.

Fase II. La frustración

La oposición se fue con todo contra los adultos mayores y los ninis. ¿Cómo es posible que a la gente que no produce le den dinero? Es un desperdicio darles dinero a los viejos que no sirven para nada y, mucho mayor es el pecado, cuando se trata de ninis que son unos buenos para nada, además, los quieren poner a estudiar dándoles becas. Eso es inadmisible, explotaban.

Sí, el gobierno les estaba dando dinero a los viejos y a la bola de chairos que votaron por el cambio, que votaron por Morena. Bola de incultos, indios prietos y patas rajadas. Esos son los culpables de que el gobierno decretara la austeridad y la eliminación de los salarios altísimos. Poner fin a la clase dorado de burócratas, que osadía. La eliminación de fideicomisos, como el de turismo, nos va a llevar a la catástrofe económica, presagiaban.

La separación del poder económico del político va y los fifís desplazados del poder encuentran en los indios, en los prietos y marginales a sus verdugos. Esos son los culpables: los chairos pueriles. Ven la vuelta al poder como algo imposible. Les están robando a México. “Anlo devulvenos a nuestros país, deja en paz a México”, gritan desaforadamente. Es su frustración plena.

Hicieron del insulto racista y clasista su mejor instrumento para expresar su frustración del poder perdido ante unos indios, prietos, sucios y pobres. 

Niegan o afirman, según el nivel de histeria circunstancial, por ejemplo, Sergio Sarmiento tuiteó: “Detienen a “El Marro” (sic), jefe del cartel de Santa Rosa de Lima de Guanajuato. Bien…/Pero, ¿no habían dicho que ya no iban detrás de los capos?

Su histeria parece no tener límites. Pues nada les embona.

Fase III. La negación

Todos los capitales se van a ir del país porque no se está respetando el estado de derecho, el gobierno de los Estados Unidos nos va a vetar como país confiable. La inversión se va caer, las remesas se esfumarán y la seguridad nos llevará al colapso.

Nada de eso pasó. La inversión extranjera, a pesar de la pandemia, ha venido creciendo, se firmó el T-MEC (Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y Canadá), y las remesas han venido creciendo consistentemente. Y la seguridad ha venido mejorando, cuanto los gobernadores panistas se hacen a un lado dejan operar a las fuerzas federales. Como sucedió recientemente en Guanajuato.

Niegan conocer todo lo malo de su periodo de gobierno. Calderón niega conocer a García Luna y el PAN  a través de Marko Cortés niega la militancia de ambos en el PAN, dijo textualmente en un tuit: “Felipe Calderón hace años que no es panista y Genaro García Luna nunca fue militante, cualquier delito cometido es totalmente ajeno a nuestra institución que es mucho más que dos o tres personajes.” A ese ritmo terminarán negándose a sí mismos. Dirán: “El PAN niega que exista el PAN.

Fase IV. La depresión

La oposición dice muchas cosas encontradas, sin sentido. Apoya la corrupción y está exigiendo un Ingreso Básico Universal, cuando su historial como gobierno ha sido incapaz de votar una sola iniciativa con carácter social, han hecho todo lo contrario, ahí está el outsourcing como ejemplo. En los estados donde gobiernan no han instrumentado un proyecto similar que refleje su sentido de la propuesta. La verdad es que su discurso está extraviado, perdido entre incoherencias, estupideces y sin sentidos que lo ha hecho caer en un humorismo involuntario que mi amigo Alberto Barreto lo llamó  el humor de “los comediantes grises”.

Pasan de la comedia a la tragedia sin percibir dónde están. Hoy dicen una cosa y mañana ellos mismos se contradecirán –sin notarlo-. Se perciben tristes, melancólicos. Piden una nueva oportunidad un día (panistas sonorenses)  y al otro llaman a un golpe de estado, en reuniones públicas –en las redes-, como lo hizo Felipe Calderón.

Traen una crisis existencial horrible. Es su depresión que los ha llevado a realizar caravanas de autos lujosos, donde desde su imaginario, piden la renuncia del presidente sencillamente porque su histeria se los aconseja.

Es tal su depresión que hasta columnistas como Pablo Hiriart anunció, en forma elegante y eufemística, que se va de México “Les comento que a partir de mañana tomaré vacaciones, y en pocas semanas me incorporo como corresponsal de El Financiero en Estados Unidos para la cobertura y análisis del proceso electoral en ese país.” Escribió el 3 de agosto de 2020.

Fase V. La aceptación 

Aquí todavía no llegan ni llegarán. Estimo que no llegarán pues la Fiscalía General de la República y los electores en julio de 2021 los tienen en la mira.

Colofón

La para entender a la oposición es conveniente mirar su discurso como un bla, bla, bla, sin sentido, dicho por tipos enajenados. Dice Augusto Monterroso en su libro La palabra mágica: “Por ahora yo sólo me atrevo a proponer a ustedes que vean en su Concise Oxford Dictionary lo que “sound and fury” quiere decir en el texto de Shakespeare: únicamente “bla, bla, bla”. Como El sonido  y la furia de William Faulkner es un bla, bla, bla… 

Observen su discurso, ni los más preclaros representantes de la oposición son capaces de articular un discurso coherente y racional y, por ende, realista. Son el sonido y la furia son: bla, bla, bla…ni siquiera su discurso es retórico.

La oposición anda extraviada, muy extraviada.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.