Conecte con nosotros

LOCALES

Palos de ciego frente al Covid-19

Publicado

el

Compartir:

EDITORIAL

La pandemia del covid-19 sacó a relucir la incapacidad, negligencia y desinterés de autoridades de los tres niveles de gobierno para tomar las mejores decisiones, así como implementarlas políticas públicas adecuadas para salvaguardar la salud, la vida y el bienestar general de la población, como les obliga de manera natural el ejercicio público de los cargos que ostentan.

Resulta sorprendente cómo a estas alturas, más de cuatro meses después del inicio de la contingencia en Colima y en el país, el uso del cubrebocas continúe siendo un asunto de discusión en el que no se pueden poner de acuerdo los distintos niveles de gobierno, mientras que en México ya murieron casi 50 mil personas y en Colima nos encontramos en plena fase 3, con más de 230 decesos, en una tendencia que se aprecia peligrosamente creciente.

Han sido tan contradictorios y confusos los mensajes de diversas autoridades en torno a la efectividad del uso o no de ese auxiliar, que buena parte de la población prefiere no usarlo, aún cuando se expone y expone a los demás al contagio. Habría qué preguntarse si tan sólo el presidente Andrés Manuel López Obrador utilizara el cubrebocas en sus apariciones públicas, cuántos de sus seguidores harían lo mismo y cuántas vidas se habrían salvado.

En el caso de Colima, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez ha mantenido una actuación errática frente a la pandemia del Covid-19, en la que antes que conducirse de una manera responsable y ejercer un poco de autocrítica, ha preferido culpar a los ciudadanos y a otros niveles de gobierno del crecimiento exponencial y explosivo de los contagios.

Mientras que en el inicio de la contingencia, el mandatario prácticamente amenazó con multas y arrestos policiacos hasta por 36 horas a ciudadanos que deambularan por las calles sin justificar una actividad esencial, con el paso del tiempo se fueron relajando las medidas y, frente a la presión por la estrepitosa caída de la economía, la apertura empezó a darse precisamente en los momentos de entrada a la fase 3 de la pandemia.

Al mismo tiempo, Peralta se ha involucrado en el movimiento de gobernadores inconformes con las políticas del gobierno federal, que han tomado el tema del covid como el mejor pretexto para el enfrentamiento político que los llevó incluso a exigir la renuncia del responsable federal de enfrentar la pandemia, Hugo López Gatell, pero que en sus estados no han sido capaces de tejer una estrategia coherente para contener la transmisión del virus.

En realidad, en sus desatinos e incapaz de convencer y concientizar a la ciudadanía sobre los riesgos del covid-19, el gobierno de Colima se ha manejado con diferentes rostros, desde la amenaza autoritaria, la relajación, la imposición de la culpa y la propagación del miedo, sobre todo con los últimos promocionales que muestran coronas fúnebres y ataúdes.

En el ámbito municipal, el alcalde Leoncio Morán Sánchez se ha visto más preocupado por la reapertura de su negocio de la calle Madero que por asumir medidas efectivas para el combate al covid-19, por lo que ha preferido lavarse las manos y trasladar la responsabilidad al gobierno federal.

En lo federal, mientras tanto, se advierte todavía una descoordinación entre los dichos de López Gatell y los actos del Presidente de la República, quien en otro de los despropósitos anunció que sí habrá ceremonia del Grito de la Independencia, a pesar del peligro que implican las concentraciones masivas.

Lo menos que podría decirse de este tipo de decisiones es que constituyen muestras de irresponsabilidad frente a una pandemia que ha costado decenas de miles de vidas y contra la que están luchando, en primera fila, muchísimos elementos del sector salud, con el costo de vidas humanas.

Lo cierto es que dentro de esta crisis sanitaria que vive México, ninguna autoridad se ha mostrado capaz de afrontar con efectividad el aspecto del cuidado de la salud y la vida por una parte, ni de paliar la crisis y la debacle económica que se ha empezado a experimentar debido a la parálisis de algunas actividades primordiales, con la consecuente caída de los empleos y la reducción de la liquidez.

No es agradable decirlo, pero desafortunadamente lo peor está por venir.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.