Conecte con nosotros

LOCALES

Sección 39 del Snte, adiós a los años dorados

Publicado

el

Compartir:

Con interés leí una nota de Rotativa libre, en donde se publica el caso del profesor Christian Vega Cruz, que demanda a las autoridades estatales consulta médica y medicamentos, así como préstamos personales. Lo hace a nombre del Comité Delegacional de Primarias Matutinas de la sección 39 del Snte (D-I-II).

Califica al profesor Heriberto  Valladares de pasivo y omiso. Que éste sea pasivo y omiso no es ninguna novedad, pues ese es el perfil que adoptaban todos  y cada uno de los ex dirigentes de esa sección sindical, lo diferente radica en que los tiempos cambiaron –vivimos en un contexto diametralmente distinto- y también los maestros de Colima están frente al peor gobernador de todos los tiempos del PRI. La sección 39 del Snte siempre había apoyado en forma corporativo al PRI y, hoy, éste está en caída libre hacia su extinción. El PRI ya se fue. El PRI de Colima son los restos de un naufragio.

La sección 39, ya entró en su fase acelerada de decadencia, sus años dorados se acabaron y la realidad los alcanzó. Alguien debe informarles a los dirigentes sindicales que el corporativismo está agonizante y seguir actuando de conformidad con esas prácticas sindicales y políticas es un  suicidio. Están dejando a sus agremiados morir poco a poco (esto es literal). 

Los dirigentes de la sección deben entender, porque la realidad la tienen enfrente, el PRI va en picada y este instituto político no es capaz de construir nuevos esquemas políticos. Siguen trabajando con los sindicatos  bajo los viejos esquemas corporativos, donde se privilegiaban los grupos de presión, esquemas de intercambio de favores y acuerdos inconfesables. Fueron fieles al PRI porque les garantizaban dadivas, que por cierto a otros sindicatos afiliados al PRI no les daba, pero eso ya se acabó. Porque también ningún sindicato puede controlar el voto corporativo de sus agremiados y éstos ya no pueden ser fuentes seguras de votos. La sociedad ya se diversificó y rescató el poder y control de su voto.

La sección 39 fue una isla, indiferente a lo que sucedía en la sección 6 del Snte –por ejemplo-, incapaz de otorgar solidaridad a los maestros federales en alguno de sus problemas laborales importantes, a pesar de ser hermanas como gremio y como parte del mismo corporativo sindical. Cero solidaridad es su marca distintiva. Cosa que no es enorgullecedora. 

La lucha que dieron los maestros, a nivel nacional contra la mal llamada Reforma Educativa, que por cierto ganaron, no mereció un mínimo apoyo a los maestros, que al verse amenazados sus conquistas laborales fueron capaces de manifestarse públicamente para combatirla y mantener en alto el orgullo magisterial, sino todo lo contrario, algunos de esos maestros fueron reprimidos por el mismo sindicato. Esto último fiel a su esquema corporativo.

Su nueva realidad es que tienen un sistema médico en picada y peor su abastecimiento de medicinas y una forma incompleta e injusta del pago de los seguros y ahorro a los maestros fallecidos.

Qué curioso que un solo maestro, Christian Vega Cruz, esté exigiendo a Nacho Peralta, el inútil, que pague los 300 millones de adeudo al Instito de Pensiones de los Servidores Públicos del Estado de Colima. Qué éste pague las cuotas y las retenciones que se les hace los trabajadores. Asunto verdaderamente grave. ¿Dónde están los líderes?

La sección 39 no tiene otro camino que la democratización como una forma de ponerse al frente de sus agremiados y dejar de tener la cabeza metida en el hoyo como un avestruz. Las reformas a las leyes laborales lo van a obligarse a abrirse a la pluralidad, ¿por qué no hacerlo ya?, ganarle tiempo al tiempo para instrumentar mecanismos de defensa de sus conquistas laborales.

La reformas los van obligar a aplicar el voto universal y secreto. ¿Qué están esperando?

Es una vergüenza que un sindicato de maestros se comporte como un sindicato de los más atrasados e injustos del país. Su tarea es defender a sus agremiados no dejarlos a la buena de dios.

En la sección 39 del Snte, la cuerda se está rompiendo por su parte más frágil, por su sistema de pensiones que se está devorando el presente y el futuro de los maestros y los burócratas del gobierno del estado.

El sistema médico de los maestros se está derrumbando y sus dirigentes son incapaces de dar una explicación transparente y decorosa.

Cuando sus agremiados llegan a los años dorados, la 39 perdió sus años dorados de corporativismo. No tienen opción, deben cambiar.

La pasividad y las omisiones de su líder, Humberto Valladares, es un síntoma de que no saben qué hacer en estos tiempos de cambios y alguien que no sabe qué hacer debe dejarle los espacios a quienes sí sepan actuar. Los maestros necesitan líderes no burócratas.

A La sección 39 la devoró su egoísmo político. Quieren seguir en las mismas cuando el gobierno del estado ya se devoró los ahorros y las cuotas de los trabajadores y su opacidad es superlativa.

Lo único claro, ahora, es que Nacho Peralta está manejando a discrecionalidad al Ipecol y los sindicatos, como la sección 39 del Snte, lo están apoyando. 

La sección 39 tiene un dilema ante sí: o se pone al frente de sus agremiados o continúa en su política de sumisión y colaboracionismo del gobierno corrupto en turno.

Seguir sosteniendo una política corporativa es un suicidio, lento pero seguro.

Su deber es ponerse al frente del sindicato y llamar a cuentas al gobernador y solicitar transparencia de lo que ocurre con los dineros de los maestros y poner a salvo los intereses de los maestros. ¿O será que llevan tajada?

La realidad es que el sistema de atención médica de los maestros y de pensiones, ya es historia, no lo supieron defender sus líderes. Qué sistema soporta comprar medicinas a sobre precio. El gobierno federal por ello tomó determinación de comprar las medicinas bajo el esquema de compras consolidadas que los gobiernos estatales, como el Nacho Peralta, rechazan.

Lo positivo es que la sección 39 puede volverse un sindicato abierto y democrático y dejar atrás su cerrazón y su egoísmo. Tienen cuadros muy aptos para liderar este proceso. Su problema es tomar la decisión y hacerlo a tiempo. 

Su otra vía es la pasividad, que no es sino una manera eufemística de defender la corrupción.

Los maestros deben de dejar de quejarse en privado de sus líderes y comenzar a hacerlo públicamente para darle a su organización una nueva oportunidad.

También pueden esperar, sentados, a que los salve un milagro. Que los conservadores triunfen en los próximos comicios y la corrupción, a nivel nacional, vuelva  a ser la forma de abordar los problemas, es decir, continuar con el sistema de privilegios especiales, o sea, regímenes especiales.

La realidad es que en la sección 39 está aflorando una crisis de consecuencias y de pronóstico reservado.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.