Conecte con nosotros

LOCALES

Sí, él necesita bules para nadar

Publicado

el

Compartir:

La semana pasada Rubén Pérez Anguiano fue nombrado secretario General de Gobierno. Rubén es un hombre bien intencionado y buen político. Tiene hoy la oportunidad de demostrarlo con atinadas obras y políticas precisas.

¿En qué condiciones encontrará Rubén al gobierno de Peralta Sánchez? Un muladar. Un tiradero. Un fin de fiesta. Botellas vacías, manteles manchados, vasos esparcidos por todos lados, sillas tiradas, mesas rotas, basura por doquier y, sobre todo, a todos los funcionarios con una cruda inmensa y con un agudo dolor de cabeza… y rastros de sangre que van a dar a las fosas clandestinas que abundan en Colima.

El inútil de Peralta Sánchez, agudizó el problema de la inseguridad en Colima; está haciendo un pésimo manejo de la pandemia del COVID-19; tiene las finanzas públicas al borde del colapso; mantiene una clase burocrática con salarios de ensueño; pretende endeudar más al estado, entre otras, y sigue haciendo turismo político con dinero de los colimenses.

La llegada de Rubén Pérez a la Secretaría General de Gobierno puede tener varias lecturas, yo platearía dos extremas: la primera, podría ser, la construcción de una cortina de  humo para cubrir y proteger al ex secretario de Seguridad Enrique San Miguel y al ex secretario General de Gobierno Arnoldo Ochoa González y; la segunda, que se trata de un puente para con el Congreso y los ayuntamientos gobernados por colores diferentes a los de su partido, el PRI.

Empecemos por el segundo escenario. Si Pérez Anguiano es el puente que le está tirando el gobierno a sus contrapesos; entonces, qué debe hacer el nuevo secretario General de Gobierno: uno, replantearse todas las políticas públicas y dar un golpe de timón en algunas de ellas; dos, abandonar el grupo de gobernadores golpistas y parar sus viajes turísticos, es decir, hacer política y dejarse de la politiquería y; tres, dedicarse a reconstruir el tejido institucional y social colimense.

De las políticas públicas

Con respecto a las políticas públicas primero debe dedicarse a lo más urgente: la pandemia y sus daños colaterales. El gobierno actual debe de reconsiderar su actitud y concentrarse en atender el asunto de la pandemia: debe priorizar estar al pendiente de la reconversión de los hospitales y los insumos necesarios de cada uno de ellos, pues lo importante es que los servicios de salud no vayan a ser rebasados por malas decisiones –ya se tomaron malas decisiones al adelantar el confinamiento; por tanto, no debe haber más errores de ese tamaño- pues lo importante es que ninguna persona vaya a morir por falta de atención médica, sea el origen de la persona el que sea, pues no debe ser pretexto que no se atienda a una persona por ser de otro estado o de condiciones económicas precarias.

Y por otro lado, ya estuvo bueno de comprar medicinas a sobre precios y hacer negocios con el dolor de todos los colimenses. Aquí debe hacer una política de punto final a la corrupción en la adquisición de medicamentos.

La seguridad pública debe ser un asunto de atención 24/7 (24 horas los siete días de la semana) el gobernador debe levantarse temprano y dejar ser el holgazán que se ha desentendido de la seguridad y debe tomar la seguridad en sus manos y no delegarla más en manos de terceros. Rubén bien puede atenderles los demás asuntos mientras él se concentra en lo importante y urgente. Pues su falta de carácter y su flojera nos han metido en la espiral de violencia e inseguridad, ya a niveles insoportables.

En finanzas el gobierno debe instrumentar una política de austeridad que se sienta cercano y solidario con los menos favorecidos de la sociedad: urge, que los funcionarios públicos bajen su sueldo al 50%; que el gasto corriente se limite al máximo en el que sólo se considere lo estrictamente indispensable para el funcionamiento operativo del gobierno y eliminar los viajes turísticos e inútiles del gobernador; poner a la venta la casa de gobierno, ubicada en la Calzada Galván, vender también la casa de la oficina de representación en la Ciudad de México para comprar insumos para la pandemia y asumir pagos de créditos a corto plazo; concentrar el gasto en lo urgen y prioritario, aplazar la obra del Ci5; aplazar la obra de remodelación de Palacio de Gobierno; eliminar organismo inútiles como el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción que sólo producen burocracia y cero resultados; disminuir los subsidios a los partidos políticos estatales, entre otras cosas.

De los rijosos gobernadores golpistas

Dejar el grupo de gobernadores golpistas que pretenden más promover la corrupción y continuar con las políticas de derroche más que atender a las necesidades de sus gobernados. Asumir posturas de negociación frente al Efectivo federal y dejar de gastar tanto en regalos y viajes onerosos cuando la gente está muriendo en los hospitales.

Negociar con el Ejecutivo federal no pelear con él. El pleito es más una actitud evasiva, poco seria y francamente distractora de los asuntos importantes.

De lo local

En Colima el gobernador debe de reconstruir el tejido institucional y recomponer las relaciones con los gobiernos municipales y el Congreso. Debe de dejar de buscar siervos incondicionales como Locho Moran y Felipe Cruz y tener una política de integración y coordinación entre todos los ayuntamientos y dejar de golpear al ayuntamiento de manzanillo porque es de un color diferente a su partido. Dejar de tener la tentación de manejar las estadísticas del COVID-19 como instrumento político para golpear a la presidenta municipal de Manzanillo solo porque ésta no está de acuerdo a su política de derroche.

La política sanitaria contra el COVID_19 debe ser científica e institucional y no un instrumento de politiquería y darle su verdadera dimensión humana.

Rubén Pérez Anguiano tendrá la tarea de conciliar el tejido político con los ayuntamientos como Manzanillo, que son políticamente distintos al suyo, y dejarlos trabajar. En pocas palabras dejar de utilizar la pandemia como arma política enderezada contra los espacios gobernados por Morena. Eso es politiquería, no política. Debe dejar los acuerdos informales y darle paso a la formalidad; eliminar los contubernios con los empresarios cimentados con base en privilegios fiscales y acceso principal a la información preferencial. Se está quedando sólo. Ese no es el camino. Colima no se lo merece.

Las renuncias

Las renuncias de Enrique San Miguel Sánchez, secretario de Seguridad Pública, y Arnoldo Ochoa González, secretario General de Gobierno, no deben de ser sinónimo de impunidad, sino todo lo contrario, estos dos funcionarios deben de ser investigados escrupulosamente para evitar la propalación del rumor como alimento principal de información al pueblo. Es fuerte el rumor que sostienen que la camioneta usada por los criminales fue encontrada en un taller ubicado en la capital colimense que vincula a los criminales con la política local -según datos revelados por el portal Eje Central-, incluso, habla de una persona detenida en el cateo realizado en dicho taller; además, deben de fincarse responsabilidades de lo que resulte de las investigaciones. La impunidad no es opción.

Rubén tiene que tejer fino o de lo contrario estará solamente haciendo el papel de político barco que estaría ganando tiempo para que Peralta Sánchez siga pegado a la ubre de los dineros del poder y terminar su sexenio, perpetrando así la burla perfecta hacia los ciudadanos colimenses.

Si Peralta sigue viajando y continúa con sus mismas políticas antipopulares y desastrosas Rubén tan sólo será el bule que necesita para flotar porque el lastre de su ineptitud lo hunde, minuto a minuto, al fondo del mar junto a su partido el PRI y la BOA que lo acompaña.

La gente le dio la mayoría al partido Morena en las elecciones de 2018 y la agenda debe surgir del Congreso porque así lo mandataron los ciudadanos. El PRI en las decisiones populares es minoría.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.