Conecte con nosotros

LOCALES

Las fiestas de Felipe

Publicado

el

Compartir:

En reunión del 18 de marzo del año en curso el Consejo de Protección Civil de Colima acordó la suspensión de toda actividad esencial y que los ciudadanos se recluyeran en sus domicilios para mitigar el contagio de COVID-19, por cierto, en Colima se adelantó el confinamiento  por la histeria de los dirigentes políticos locales (munícipes y gobernador).

En la Declaratoria de Emergencia en su inciso X (décimo) se especificaba que un ciudadano podía ser arrestado, hasta por 36 horas, si éste salía a la calle sin causa justificada.

Felipe le vio la cara Nacho al no aplicar al pie de la letra la Declaratoria de Emergencia del gober y la policía, con mucha sensatez, actuó no haciéndole caso al gobernador y aplicando un criterio muy inteligente.

Desde entonces y hasta la fecha, porque el semáforo está en naranja, las unidades deportivas están cerradas, los jardines están vigilados para que las amas de casa no practiquen sus acostumbrados ejercicios de zumba, porque de hacerlo serán seriamente sancionadas.

Nadie puede hacer ejercicio para evitar las aglomeraciones y conservar la sana distancia. Que bueno que así sea. La salud es primero.

El problema es la hipocresía de cómo se gobierna, me explico.

El presidente municipal de Villa de Álvarez tiene extrañas formas de entender la vida pues él concibe que hacer deporte es imposible en tiempos de pandemia, incluso guardando la sana distancia, pero si es posible organizar fiestas.

De acuerdo con testigos oculares, alrededor de las nueve de la noche, sujetos armados llegaron al restaurante el Rodeo de Los Fugitivos, que se ubica en los terrenos de la feria de la Villa, y abrieron fuego directamente contra dos hombres que resultaron heridos de gravedad y dos más fueron heridos por estar en las cercanías. Como ya es costumbre los agresores huyeron con rumbo desconocido y, por tanto, no fueron capturados. La Cruz Roja auxilió a los heridos y los trasladaron a recibir atención médica.

Para Felipe es más seguro que usted esté en una fiesta que en un centro deportivo. Él está convencido que en una fiesta usted no va contagiarse de coronavirus y morir y, es más altamente probable, que usted se contagie en un centro deportivo o en un jardín y fallecer.

La fiesta de Felipe pudo haberse ocultado. La fiesta de Felipe pudo no existir para los ciudadanos. El problema es que en dicha fiesta ocurrieron hechos de sangre.

Cuál sería la conclusión que uno puede sacar de estos hechos: que a Felipe le preocupa más que usted se muera de COVID-19 pero le importa muy poco que a usted le den un plomazo.

La realidad en la Villa es que es más seguro que usted muera de un plomazo a que se contagie de coronavirus porque el gobierno municipal es muy estricto en la aplicación de los protocolos contra el COVID-19 pero es muy permisivo cuando de obtener ingresos para el municipio se trate.

La confianza o la desconfianza en un gobernante se gana o se pierde por medio de  las pequeñas cosas. La falta de transparencia de muchos presidentes municipales, como el caso de Felipe, provoca la pérdida de confianza. Es claro que a él no le preocupa nuestra salud. Para qué fingir. A los miembros del Bloque Opositor Amplio (BOA por sus siglas) le interesa más ya la campaña política que la salud de la gente. Esa es la verdad.

En épocas de pandemias, como la actual, la transparencia y la honestidad son fundamentales para que la confianza permanezca en nuestras autoridades.

En Villa de Álvarez, en una fiesta organizada por Felipe, usted de coronavirus no va a morir, pero de un plomazo quién sabe. Si la gente enferma de COVID-19 a los gobiernos de oposición al gobierno federal les importa muy poco. Para ellos lo importante es su promoción política. 

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Anuncios

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.