Conecte con nosotros

NACIÓN

“El Michoacanazo”, golpe fallido de Felipe Calderón contra supuestos narcopolíticos

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (16/05/2020).- Hace poco más de una década, en 2009, el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa asestó lo que pretendió ser un golpe espectacular contra el cártel de La Familia Michoacana, mediante la detención de 35 funcionarios de su entidad natal, entre alcaldes y funcionarios estatales.

Sin embargo, el desaseo de la operación y la falta de sustento provocó en unos meses una derrota para el calderonismo, que se le revirtió al presidente en términos de opinión pública, pues con el paso del tiempo casi todos los detenidos quedaron libres por falta de pruebas en su contra o por mala integración de las averiguaciones previas por parte de la entonces Procuraduría General de la República.

La argumentación de las detenciones fue el hecho de que el cártel michoacano operaba en 87 de los 113 municipios de esa entidad y controlaba los prostíbulos, las máquinas tragamonedas, la piratería, la venta de armas y el tráfico de drogas, con la participación y complicidad de sicarios, jueces, policías y políticos. Las detenciones ocurrieron a finales de mayo de 2009 en la que fue cacareada como una operación sin precedentes en México.

Entre los alcaldes detenidos había del PRI, del PAN y del PRD, además de que otros capturados eran funcionarios cercanos a Leonel Godoy, gobernador del Estado de Michoacán, del PRD.

Respecto del operativo, el entonces excandidato presidencia Andrés Manuel López Obrador opinó que “Huele mucho a golpe mediático espectacular de víspera de elección; es decir, tiene mucho que ver con el manejo tan irresponsable que hacen (Felipe) Calderón y los panistas”.

Indicó que el “gobierno usurpador” de Calderón está utilizando a la Procuraduría General de la República (PGR) para fortalecer al PAN, estrategia común de ese partido en tiempo de campaña proselitista. Buscan afianzar la idea, agregó, de que el blanquiazul y el gobierno están salvando al país, cuando en realidad hay un desplome de la economía y estrategias erradas para combatir la violencia y la inseguridad.

No dudo que algunos (de los presidentes municipales y funcionarios detenidos) estén involucrados en actos ilícitos, eso lo deberán demostrar las autoridades, pero estoy convencido de que se trata de una campaña publicitaria en favor de Calderón, del PAN y la mafia de Los Pinos. Es una vil manipulación mediática, con el apoyo de Televisa, opinó.

Uno de los alcaldes detenidos durante el Michoacanazo fue el de Ciudad Hidalgo, el panista José Luis Ávila Franco, quien más de un año después quedó libre, se reintegró a su cargo y recibió y saludó de mano al propio Felipe Calderón posteriormente, durante la inauguración de un hospital regional.

“No es la primera vez que el jefe del Ejecutivo federal debe padecer los efectos colaterales del fallido golpe en su tierra. El 21 de octubre se vio obligado a sonreírle a Genaro Guízar, presidente municipal de Apatzingán. Si fuera un solo liberado por esa acción penal fallida, no sería tan duro enfrentar el fracaso. Pero son 11 alcaldes y 24 funcionarios estatales los detenidos en aquella fecha; de 35, 34 ya están libres”, publicó un columnista en 2010. 

El 1 de octubre de ese año, cuando los funcionarios y alcaldes ya habían quedado libres, el entonces presidente Calderón justificó a la Procuraduría General de la República, dependiente de él mismo, que según dijo, “actuó con convicción en la detención de 35 exfuncionarios estatales y municipales de Michoacán por presuntos vínculos con el crimen organizado”.

Agregó que en Michoacán “se debe proceder a una recomposición, yo diría a una operación completa de depuración y fortalecimiento de la fuerza pública, de la policía estatal concretamente, de la Procuraduría de Justicia y sus ministerios públicos y desde luego a nivel federal, lo que ya estamos haciendo, para que se realice un cambio fundamental en la manera en que se provee al ciudadano del servicio elemental de seguridad, del cual carece por desgracia”.

Tras encabezar un homenaje a José María Morelos en Michoacán, Felipe Calderón insistió en que hay elementos incriminatorios en contra de los funcionarios liberados, así como versiones de testigos que afirman la vinculación de algunos de esos servidores públicos con la criminalidad o listas de pago de los criminales hacia autoridades, que se encontraron en diversos cateos practicados bajo autorización judicial.

“También, según entiendo, grabaciones telefónicas que fueron exhibidas ante el juez, donde se prueba el vínculo específico de algunos de ellos con criminales. Y la manera en el (sic) que el juez las desvirtúa. No le da validez al testimonio de varios testigos en donde hacen imputación contra estos servidores, o algunos, con el argumento de que los testigos no estaban acompañados de un abogado, lo cual es verdaderamente absurdo”.

El famoso Michoacanazo fue uno de los mayores operativos fallidos contra el narcotráfico emprendidos por el gobierno de Calderón, quien pretendió golpear al cártel de La Familia Michoacana, deteniendo a políticos presuntamente involucrados con el narcotráfico.

A la postre, su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna está preso en Estados Unidos y vinculado a proceso por narcotráfico, además, otro de sus cercanos colaboradores como Luis Cárdenas Palomino es investigado por el gobierno de México, mediante la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

Compartir:

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

Universidad de Colima

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.