Conecte con nosotros

OPINIÓN

La prensa vendida

Publicado

el

Compartir:

Marko Cortés, Dante Delgado, Alejandro Moreno et al. ya fueron relevados. La llamada clase política fracasó en su intento de ser un interlocutor de altura del poder público. El golpe que les propinó la sociedad mexicana fue tan brutal que todavía están noqueados y, lejos de articular algo coherente, sólo atinan a balbucear algunas groserías e invectivas contra todo lo que les parece Gobierno.

La desaparición efectiva de los partidos políticos trajo a sus relevos: la Confederación Patronal de la República Mexicana con Gustavo de Hoyos al frente y el Consejo Coordinador Empresarial con Carlos Salazar Lomelí a la cabeza, en coordinación con los gobernadores del PAN y de Movimiento Ciudadano, entraron al reemplazo. Sin olvidar que ahora los partidos políticos van en calidad de lastre, pretendieron encabezar una oposición frente al presidente, sin mayor éxito o consecuencia significativa, por el momento.

Las acciones y los posicionamientos políticos de los partidos en la vida nacional, así como en el Senado y la Cámara de diputados han sido meramente de comparsa y lejos de plantear opciones alternativas se han concretado a decir no a todo. Sus noes es su catálogo de ideas para México. Sus nulas posturas programáticas es el tamaño del rechazo de los mexicanos.

Su desesperación los ha conducido a enarbolar posturas cínicas de la defensa de la corrupción, la injusticia y la ineptitud como consignas. Si un escritor de ficción hubiera escrito algo parecido hubiera tirado a la basura su texto por lo absurdo de la idea, pero la realidad ha resultado más surrealista.

Su falta de credibilidad hizo que los comentócratas entraran en su relevo. Entonces los opinadores de la vida nacional como Loret de Mola, Raymundo Riva Palacio, Pablo Hiriart, Ricardo Alemán entre otros, entraran en acción. Todos ellos hicieron uso de sus mejores formas de presentar la mentira, el rumor, la calumnia y todo lo afín a lo anterior, para descarrilar a la 4T; sin embargo, no lo lograron y lo único que consiguieron fue que personajes como Denis Dresser, Adela Micha y Brozo, entre otros tantos, se vieran en su justa miseria humana. Seres sin alma, sin espíritu.

Como los opinadores no han podido, se pidieron refuerzos, los refuerzos tenían que ser verdaderos profesionales del rumor, la mentira y encarnar el cinismo; entonces, pensaron en deportistas, actores (comediantes preferentemente) y similares. Las redes sociales se encargaron de desenmascararlos y ponerlos en su lugar.

Como no pudieron echaron manos de los reportes que teóricamente son objetivos y apegados a realidad y donde el periodismo tiene su baluarte; sin embargo, creo que van a perder la batalla porque su tarea es muy complicada. Su tarea es inventar una catástrofe donde no existe; su tarea es comunicar miedos y odios, donde hay preocupación  e incertidumbre reales; su tarea es crear una pesadilla para luego vender la solución, que no es otra que tumbar al gobierno. En síntesis, su misión es golpista y ésta está cobijada bajo el manto de la libertad de expresión.

Sus esfuerzos están enfocados en eliminar las mañaneras para que la gente no tenga acceso directo a los dichos del presidente.

Yo no recuerdo ninguna conferencia de prensa libre entre los presidentes neoliberales desde 1982 hasta el gobierno de Peña Nieto, con la excepción de las dos conferencias de prensa de Zedillo (no aguantó más de dos conferencias ese tipo), de ese tamaño era la libertad del ejercicio periodístico. En consecuencia ningún presidente, de entonces, cometía un solo error, todo eran puros aciertos, todo estaba controlados bajo la coacción y el chayote. Los pocos reporteros valientes sufrieron las consecuencias de un verdadero Estado autoritario. La última manifestación de la ideas frente al poder público (es decir frente al presidente, en este caso Peña Nieto) lo hizo Álvaro Delgado de la revista Proceso el 15 de junio de 2017, y las imágenes del evento son muy ilustrativas de cómo miembros del  Estado Mayor Presidencia se le echaron encima (literalmente) como perros. ¿Acaso ya lo olvidaron muchos?

Por eso me encantó el ejercicio de los niños que el 30 de abril tuvieron una charla-entrevista con Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud.

Los niños fueron amorales. Les importó muy poco las reglas morales, preguntaron lo que quisieron. Contrariamente a los reporteros de los medios que cotidianamente son inmorales en sus preguntas. Fueron imaginativos, como Daniela,  pues ésta le propuso “vacunas de jabón” a López-Gatell, pues Daniela sugiere que el Dr. López-Gatell es muy tonto porque  éste no relaciona el lavado de manos, para protegernos, con el lavado interior, piensa Daniela: “si nos lavamos por fuera por qué no lavarnos por dentro”. Los reporteros chayoteros no tienen imaginación, para preguntar, pues todos los días preguntan lo mismo, por una sencilla razón, buscan el fracaso y la muerte porque a eso los mandan a las conferencias mañaneras sus patrones, los dueños de los medios, a hacer del fracaso y de la muerte una apología. Los niños fueron divertidos porque como Alexandra pidió resolver la epidemia  a López-Gatell, a más tardar el siete de mayo, pues el ocho es su cumpleaños y ella tiene que hacer su fiesta de cumple. Los reporteros son y están amargados porque el fracaso no aparece en el horizonte de nuestro país, aunque lo desean con vehemencia y, distorsionan la información para que así sea, pero no, el fracaso y los muertos no llegan. La niña Mariana preguntó el porqué del método Centinela. Los reporteros pidieron la aplicación de  pruebas y más pruebas, haciendo eco de la postura política de Enrique Alfaro, y al método Centinela lo ignoraron porque bien saben que es una estrategia correcta y los resultados están a la vista.

Los niños fieles a su sincretismo fueron  amorales. Los reporteros fieles a sus patrones son inmorales.

México está transitando en un convulsionado periodo de crisis sanitaria con la carga de la plaga de ladrones que quieren sus privilegios restaurados y una sociedad harta de sus saqueos.

También es cierto que en este México inédito estamos viviendo el reacomodo de los referente y lo que antes era una cosa hoy ya no lo es. Tengo amigos que antes eran de izquierda y hoy son, vía de los hechos, muy conservadores, y, viceversa, amigos que yo creía conservadores los observo decididamente de izquierda y emocionados con los cambios.

La prensa no es diferente, no se hizo chayotera hoy. Su genuflexión al poder viene de tiempo largo atrás. La diferencia es que se acabó el chayo. Una nueva prensa está surgiendo. 

Yo sólo veo un medio fiel a su espejo: La Jornada. Los demás tendrán que reinventarse.

Ante la derrota política de los partidos conservadores los comentócratas asumieron la línea de fuego; luego los comentócratas se vieron diezmados por su baja credibilidad y los cómicos y artistas asumieron la línea de combate; cómicos, artistas y deportistas fueron exhibidos como mentirosos y los dirigentes de los sindicatos patronales tuvieron que pasar al frente de guerra y éstos debido a su nulo éxito tuvieron que echar mano de los medios y sus reporteros para hacer política. Eso es lo que estamos viendo hoy, la fuerza militante de los medios de comunicación chayoteros, que antes llamábamos prensa vendida, y mandaron a la guerra a sus reportes para hacer política, mucha políticas.

No están haciendo periodismo, el periodismo es asunto de los verdaderos periodistas éticos y profesionales, que hay muchos, y yo tengo fe que más temprano que tarde su fuerza profesional, mora y ética se sentirá porque todos los mexicanos los necesitamos y surgirán porque siempre han existido a pesar de la corrupción y el poder corruptor que los aplastaba y aplasta. Ahí están y trabajan mucho. 

Los chayoteros están tocando fondo, los verdaderos periodistas están ya construyendo el futuro.

Compartir:

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

Universidad de Colima

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.