Conecte con nosotros

OPINIÓN

El Primero de Mayo en medio de la pandemia debe ser de lucha y reflexión

Publicado

el

Obra de David Alfaro Siqueiros. Imagen tomada de Pinterest.
Compartir:

Por: Frida del Carmen Linares 

Integrante de la O. Bloque Popular

Los traidores a la clase asalariada que únicamente asoman su silueta para dar malas noticia como pájaros de mal agüero hoy lo vuelven hacer, aparecen en Colima para informarnos en un desplegado publicado hace varias semanas atrás que ellos suspenden el primero de mayo debido a la contingencia. Quiénes son esos jinetes del apocalipsis que se presentan como propietarios en Colima del día internacional del trabajo. Aunque los conocemos no está de más mencionarlos; a la cabeza está el Partido Revolucionario Institucional, seguido por sus nefastos integrantes que trabajan permanentemente contra los deseos de los trabajadores, los dirigentes de: la CTM, el STSGE, el SNTE, el STRM, el SUTUC y el SNTSAGARPA. 

En la memoria histórica de los trabajadores son símbolos de desdichas, de muerte y destrucción de la civilización. El PRI y sus corporaciones -más tarde acompañados de sus cogobernantes, los panistas- hicieron de México y en particular de Colima, una de las sociedades más desiguales. La pandemia que genera destrucción y provoca terror es el hábitat natural de estos dirigentes-traidores; siempre han estado cerca de la muerte, del sufrimiento y de la miseria. Fueron cómplices de la muerte del líder Pimentel Llerenas a manos la burguesía local, al callar y no exigir su esclarecimiento. Dejaron que el ventarrón se llevara la memoria de este dirigente de los trabajadores colimenses. 

Ellos apoyaron al actual sistema de pensiones que presagia la miseria futura de muchos de los pensionados. Evitaron protestas y silenciaron a los trabajadores para obligarlos agradecer a los gobiernos en turno el que les hayan robado el futuro. Ellos fueron los que respaldaron el sistema actual de crédito a la vivienda que manda al trabajador al mercado a endeudarse de por vida. También impulsaron la privatización de la educación y la salud y con ello dejaron a miles de gentes sin ejercer estos derechos sociales. Como representantes populares, redujeron, año con año, el presupuesto en estos rubros en lo federal y local.  

Esos deberían de ir a la cárcel por acallar la vida, la energía y las ilusiones de los trabajadores, pero principalmente, por corruptos, traidores y represores. Deben ser excluidos de todas las conmemoraciones del 1 de mayo. No son trabajadores, son sujetos políticos del Estado para dominar a los trabajadores y desnaturalizar las organizaciones sindicales.  

El cinismo en ellos es grande que los lleva a presentarse como representantes de los trabajadores, cuando han fomentado y protegido el outsuorcing; han aceptado y elegido la contratación de miles de trabajadores como eventuales, sin derecho a prestaciones, aguinaldo, vivienda y salud.  Han sido paladines de las fuerzas más oscuras de este país y de Colima para destruir cualquier esfuerzo por una sociedad solidaria donde las desigualdades sean rémora del pasado. 

No saben ni siquiera distinguir entre los tiempos oscuros como los actuales de los tiempos de bonanza, por no ser verdaderos intérpretes de los intereses de los asalariados; en su desplegado se presentan como representantes “de sus aspiraciones para mejorar la calidad de vida”; declaración falsa, si no lo hicieron ni en tiempos de crecimiento económico y  en cambio optaron por el congelamiento de salarios y el recorte de personal, menos lo harán en los tiempos de crisis social y económica que se avecina, cuando han perdido fuerza al ser abandonados por los trabajadores. 

En las actuales circunstancias, las banderas que tenemos que levantar las fuerzas democráticas y populares, son: la renta básica universal, una reforma fiscal democrática, el derecho a la salud gratuita y universal y 8 horas de trabajo por día con un total de 40 horas a la semana con pago de 56; demandas que deben de emerger de las asambleas sindicales y populares ante el holocausto económico y social de la era post-coronavirus

Este primero de mayo tenemos que reflexionar en nuestras casas, tomar energía y estar dispuestos a luchar por un futuro más humano y solidario, por el que dieron la vida los “Mártires de Chicago”, por quienes celebramos ese día. Recordemos siempre: la emancipación de los explotados y dominados será obra de ellos mismos.  

* Obra de David Alfaro Siqueiros, Trabajadores Mexicanos. Imagen tomada de Pinterest.

Compartir:

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

Universidad de Colima

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.