Conecte con nosotros

LOCALES

El tufo criminal de la administración de Sánchez

Publicado

el

Compartir:

Escrito por: Juan Gabriel Moctezuma Castellanos.

El narcoestado gobernado por el economista José Ignacio Peralta Sánchez se pudre.

Arrancar el problema del narcogobierno será una tarea titánica para aquél que pretenda gobernar a Colima en el próximo sexenio.

Es claro que la mafia inserta en la administración peraltista echó raíces con la complacencia, colusión o dolosa omisión del gobernador del estado.

Es imposible probar jurídicamente cuáles cargos directivos, coordinadores, secretarios de estado o mandos medios fueron cuotas solicitadas por las bandas delincuenciales y entregadas por el gobernador, sin embargo, los narcomensajes arrojan luz y descubren que así es.

Suponiendo sin conceder que al gobernador no le quedó otra alternativa más que ceder algunas posiciones al crimen organizado para conservar la gobernabilidad, y pensando como él (político) que cuando gobiernas lo haces para todos, debía ceder para ganar y ganando para mantener tranquilos a los “señores del narco”, hoy vemos que el costo-beneficio fue negativo.

Desde el gobierno se protege a quienes roban flora, fauna, autos, alhajas, gasolina, maquinaria, menajes de casas, y lo que usted imagine.

La estadística no tiene controversia, en Colima de cada diez delitos que se cometen, se procesan judicialmente tres y de esos tres, se castiga solo uno.

El índice de corrupción elaborado por Coparmex ratifica que en Colima en el gobierno peraltista se perpetraron más actos de corrupción que en la administración anguianista.

Luego de tres años, no existe ningún servidor público de la administración vigente que esté sometido algún proceso judicial por delitos de la función pública.

En resumen, aun cuando las cifras negativas crecen, la impunidad solapada por Sánchez es lo que abunda.

¿Hacia dónde nos conducirá este gobierno de continuar como hasta hoy?

A la quiebra financiera. Con los excesos en el dispendio de los recursos públicos, sin el contrapeso que debería realizar el Congreso del Estado, el gobernador dilapida el dinero en birrias, mariscadas y viajes en vuelos privados, olvidando sus adeudos con los profesores, quitándoles la pensión a los adultos mayores, reduciendo el salario de los burócratas, además que el sector salud no tiene insumos para realizar su trabajo, ni medicamentos para contener enfermedades crónico degenerativas, como cáncer, enfermedades renales, hepáticas y diabetes.

La parálisis financiera se percibe, los grandes negocios de este gobierno los realizó con sus amigos, gente de otros estados, los constructores locales sufren las consecuencias del “olvido gubernamental”. Los nuevos proveedores de esta administración son empresas del Estado de México, Puebla, Jalisco y CDMX, basta revisar superficialmente el padrón de proveedores.

Aunado a lo anterior, la inseguridad, tema toral para nuestro estado es terrible, y el gobernador nos reveló que trabajaría para restablecer el estado de derecho en Colima, pues según su dicho, Colima era un estado fallido. Es claro que Sánchez ignoraba la implicación de la acepción. Luego trató de componer su dicho, pero como sabiamente reza el viejo adagio, el pez por su boca muere.

Efectivamente Colima es un estado fallido. El nivel de impunidad garantiza el libre tránsito de los maleantes, con la complacencia de las autoridades, prueba plena es Gerardo Mendoza Chávez. El criminal fue arduamente buscado por la PGR y PGJE durante cinco años, vino la Sedena y lo encontró pacíficamente viviendo en Ixtlahuacán.

El gobernador del estado, el señor Sánchez, fue sorprendido con la aprehensión del presunto asesino del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos, y como era de esperarse, la federación no lo informó del operativo, claro, para que el presunto no se fugara.

El dato alentador en esta administración es que la extrema pobreza disminuyó 3%, ahora son solo pobres, y por supuesto, los pobres incrementaron. El problema adquiere otro matiz cuando las cifras arrojan que un 30% de los colimenses están propensos a caer en pobreza. Lo que significa que la clase media se extingue.

La casi nula generación de empleos, la pobre apertura de nuevas empresas y los empleos mal remunerados, terminan por cerrar la pinza, la economía en Colima empeorará en breve.

Sin rumbo claro en su gobierno, ante la ausencia de cumplimiento de la palabra empeñada y la ligereza de su comportamiento faltando a la investidura que le fue conferida, Sánchez se convirtió en el colimense más viajero y con más millas recorridas, desafortunadamente nada bueno ha traído para los colimenses, solo infelicidad, muerte y miseria.

Lo rescatable es que desde este momento el tiempo es su peor enemigo, su administración está por concluir y en breve, volverá a la justa medianía de su tamaño.

Compartir:
Clic para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Congreso del Estado

Ayuntamiento de manzanillo

universidad de colima

aires acondicionados de occidente

Atención

Agregados El Seis

Sainz Agencia de publicidad

Bordados

rincón del mar

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.