Conecte con nosotros

LOCALES

Internet, “el paraíso” de los depredadores sexuales

Publicado

el

Compartir:

Colima, México, Avanzada (02/04/2020).- Un día cualquiera, sin importar en qué país del mundo vivas, te conectas a una red social, buscas a tus amigos, sus publicaciones, así como  la información sobre los grupos a los que te has unido y de pronto, te encuentras con que alguien, un desconocido, colocó un video sexual explícito donde participan adultos o menores de edad, muchos de ellos, casi niños.

El internet es un excelente medio de comunicación, pero también es el paraíso para los depredadores sexuales y para aquellos que comercializan con imágenes y videos  sexuales donde participen infantes.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil con 5.4 millones de casos por año.

Este delito ha encontrado en el internet un mercado ideal para comercializar la  prostitución infantil, pero  también a un público que, a través del anonimato que otorga una pantalla y una conexión, está dispuesto a consumir y a pagar por videos sexuales infantiles.

El 24 de agosto de 2019, en el Senado de la República, la representante del Área de Seguridad y Bienestar de los usuarios de Facebook en América Latina, María Cristina Capelo señaló que la industria de internet está trabajando para proteger a los usuarios de la explotación sexual infantil y de redes de pederastia que afectan a millones de niñas y niños en México y en el mundo.

En su participación en el foro: “Violencia Sexual, Infantil y Adolescente: retos legislativos” que se organizó en el 2019 en el Congreso de la Unión, expuso que las redes sociales pueden ser un vehículo para dar y exacerbar  este tipo de comportamientos que constituyen un delito,  “de ninguna manera queremos ser parte de ello”, dijo la integrante del equipo de Facebook.

Explicó que Facebook, una vez que detecta un contenido inadecuado,  utiliza tecnología de vanguardia para remover dichos contenidos y para “ir directamente contra la gente que crea perfiles falsos o grupos que buscan formas de sobrepasar las políticas que tenemos contra la violencia sexual y la pornografía infantil”, explicó.

Durante su participación,  señaló que la plataforma de Facebook, en coordinación con autoridades en materia de seguridad mexicanas trabaja en una red de prevención, para ser más rápidos y detectar cuentas falsas que alienten la violencia sexual y la pornografía infantil.

LA OPERACIÓN DE LAS REDES DE PEDERASTIA

En agosto de 2019, en el foro “Violencia Sexual Infantil y Adolescente: Retos Legislativos”, el director médico del Hospital de Pediatría del Centro Médico Siglo XXI, del IMSS, Javier Enrique López Aguilar,  advirtió que desde hace 20 años, Tlaxcala es la entidad con mayor incidencia de pederastia y trata infantil, seguido por Querétaro y Chihuahua, lo que muestra la inoperancia de la justicia penal y civil en esta materia.

Aunque, a través del internet y las redes sociales, en cualquier lugar del país o del mundo se puede registrar la explotación sexual, el informe de la organización civil Alianza por Seguridad en Internet (ASI) advierte que  el 23 por ciento de los niños de entre 11 y 15 años tuvo una cita con alguna persona a la que conoció por internet y el 10 por ciento, reconoció que habló sobre algún contenido sexual con personas desconocidas en la red.

La misma organización mexicana ASI señala que los depredadores sexuales cibernéticos de niños y adolescentes actúan bajo siete etapas para conseguir su objetivo y lograr un encuentro físico con el menor de edad,  quien podría convertirse en una nueva víctima de las redes de pederastia o trata de personas.

La ONG indicó que la primera etapa se denomina “cortejo” y existe un primer contacto digital con la víctima. El depredador ya conoce fotografías del menor de edad, que obtuvo de la red social y también sobre sus amistades y contactos escolares.

La siguiente etapa es la interacción con el niño o adolescente a través de la red social y la tercera etapa, es cuando el delincuente se ofrece como una persona confiable.

En la cuarta etapa, el depredador recopila toda la información nueva que el menor le ofrece, creyendo que es alguien de su edad; en la quinta etapa, el adulto, busca concretar una cita física con el menor de edad y en la sexta etapa, el delincuente recurre al chantaje emociona para convencer al niño o adolescente de verse.

Compartir:

Universidad de Colima

CONGRESO DEL ESTADO

AYUNTAMIENTO DE MANZANILLO

SAINZ AGENCIA DE PUBLICIDAD

AGREGADOS EL SEIS

RINCON DEL MAR

Más leidas

Copyright © Diario Avanzada.